Y así fue como pasó un año, y el ticket de vuelta estaba comprado, emitido y abordado. Aterrizaje: SCL- Arturo Merino Benítez. Por primera vez en mucho tiempo cuando estaba en el aeropuerto de Madrid esperando abordar y escuchaba chilenos, me emocioné un poco, eso nunca me había pasado antes. Pero esta vez había sido demasiado tiempo lejos de casa, en general ese momento siempre me cargaba porque escuchaba esas cosas chilenas con las que no conecto, pero esta vez fue diferente.

Dormí todo el vuelo, y eran 13 horas, quizás era el cansancio comprimido de un año fuera, y se que hay gente que dice, cómo te vas a cansar de viajar, pero se manifiesta como un cansancio diferente. Lo que desgasta, es sentirte siempre en estado de alerta, de que para comunicarte tienes que hacer doble esfuerzo, de subirte y bajarte de un avión todo el tiempo y el cuerpo ya no reacciona igual que a los 20, de sentir que no perteneces a ninguna parte, pero sin embargo hay países que se llevaron tu alma y son un nuevo hogar para ti.

Ya van un par de semanas en Santiago, pero todavía no he decantado, los primero días fueron una avalancha de cariño, eso se sintió muy bien, algo que solo sucede cuando has estado fuera por un largo tiempo, pero que sabes que no va a durar mucho, así que mejor aprovechas ese cariño de la gente que quiere verte, que quiere saber cómo estás… Una pregunta de doble filo, porque siempre seguido de eso viene un y qué vas a hacer ahora, y ahora qué… Me di cuenta durante este año que si uno decidió “renunciar” al sistema tradicional, por un tiempo o por siempre es precisamente porque no siempre sabe cuál será el siguiente paso. Y como dicen las canciones de Calle 13 “ no tengo todo calculado, ni mi vida resuelta”… Tengo planes, tengo ganas de hacer algunas cosas, pero no tengo idea que va a pasar ni si voy a decidir cambiar de opinión último minuto.

Fiorella-450

Por otra parte, después de sobrevivir un año fuera de tu zona de confort, sabes que eres capaz de hacer cualquier cosa en tu vida, y eso si que es algo que me gustaría transmitirle a todo el mundo: Los sueños si se cumplen si trabajas por ellos, todo es una decisión, pero siempre, siempre se puede. Si decides tomar el camino de la deriva, también es un camino, y hoy en día la gente lo aprecia como un valor agregado; cuando hablaba con una amiga sobre que su marido ya había empezado a hacer carrera en una empresa, yo me decía a mi misma y yo ya empecé a hacer carrera en la “empresa de la vida”. No es que no piense en el futuro, en qué le voy a dejar a los hijos que algún día tenga, que va a pasar cuando sea mayor, pero sinceramente y no se cómo, pero no me preocupa, siento que la vida es tan sabia que todo me lo va a mostrar o va a hacer que ocurra, seguro algunos no lo sienten así porque estamos inmersos justamente en un mundo que quiere prever todos los posibles acontecimientos; yo por ahora no estoy en ello, estoy viviendo el presente para poder decidir qué es lo que quiero hacer en el futuro. Se que va a sonar a eslogan Hippie, pero me importa más aprender lo que es el amor a través de una puesta de sol, aprender lo que es soltar el control mirando un río, aprender a luchar por hacer que mis sueños se cumplan aunque sea difícil, prefiero todo eso antes que aspirar a un mejor sueldo cada año.

fiorella-3

No critico a aquellos que están en esa ruta, cada cual decide lo que quiere hacer con su vida; pero cuando puedes vivir un año en 1 o 2 maletas, te das cuenta que no necesitas mucho más, lo esencial para mi se transformó en las experiencias que viví, todas esas bellezas naturales que vi y pude sentir, las personas increíbles que conocí mis amigos de viaje; Soul Friends, el destino que encontré.

Eso si, y esto ha sido un poco chocante para mi, he sentido que simplemente hay personas y situaciones con las que ya no encajo. No se si fue por todo lo vivido o porque estoy ad portas de los 30 (o un poco de los dos), ya no me interesa seguir tratando de hacer que las cosas funcionen.

Algo muy importante que no puedo dejar de recalcar es que todo este año jamás hubiese sido posible sin la ayuda de tantas personas que por algunas razón son generosos e incondicionales conmigo; se que ellos saben quienes son y realmente sin ustedes nada de esto sería posible, espero poder retribuirlos, y sepan que siempre tendrán a alguien que va a dar todo por ustedes.

Ahora estoy con mucha energía para compartir todo lo aprendido con mi Chile querido, a ver si en algo puedo aportar, y que el tiempo que me quede aquí pueda aprovecharlo al máximo; y aunque a veces no estoy de acuerdo con como funcionan las cosas, aquí he aprendido a querer a mi Chile, como uno quiere a un familiar, de manera incondicional.

Acompañen mi viaje en @fioreyogini

Comentarios

comentarios