Conocido como el país del arcoíris por su mezcla cultural, étnica y natural, gracias a una ubicación privilegiada: entre los océanos Índico y Atlántico, es un destino para visitar todo el año. Tiene casi ocho meses de sol y 25º de temperatura promedio. Según Lonely
 Planet, cada año recibe más de diez millones de turistas provenientes de todo el mundo en busca de nuevas experiencias, en especial aventuras premium.

Un buen comienzo es Johannesburgo (Latam, la única línea latinoamericana que llega a África, posee cinco vuelos semanales desde Santiago con escala en Sao Paulo). Aquí, viven más de siete millones de personas. La ciudad nació y creció alrededor de la minería y en los últimos años ha cultivado diversos barrios con gastronomía de primer nivel y donde los estándares de alojamiento y turismo se encuentran entre los mejores del mundo. En el centro de la ciudad están las más importantes cadenas hoteleras internacionales. Una de las paradas recomendadas es el sector de Arts on Main, una moderna zona para pasear entre galerías de arte y coloridos graffitis. Cerca, se encuentra Melrose Arch, uno de los sectores más exclusivos del centro de la ciudad, lleno de restoranes, tiendas y bares. Un imperdible es Mosaic, que ofrece una completa experiencia sensorial mediante una carta que fusiona la cocina francesa y africana.

489223585

Sudáfrica es un gran productor de diamantes y por ello abundan las tiendas con diseños en oro y platino. Hay para elegir en la zona de Sandton, donde también están la mayoría de las tiendas europeas de lujo y de diseñadores.

Pero Sudáfrica es la tierra de los safaris. Y la estrella es la reserva Kruger. Con dos millones de hectáreas fue la primera creada en el continente. Desde Johannesburgo hay vuelos de 90 minutos que conectan con los lodges privados cercanos al parque. Esta es la mejor opción para vivir el África profunda. Aquí los big five: leones, búfalos, elefantes, rinocerontes y leopardos conviven libremente en la sabana con otros animales. Para hospedarse una de las mejores opciones es el exclusivo Royal Malewane, en la reserva de animales Thornybush junto al parque. Es el mejor lugar para observar animales en toda África y cuenta con los guías y rastreadores profesionales más respetados. Un paraíso de cinco estrellas donde cada suite se integra en perfecta armonía con el entorno y cuenta con su propia piscina, terraza y 4×4 para safari personalizado. Además, es atendida por un chef, un mayordomo y un rastreador. También hay disponibles paseos en helicóptero, para ver la vida salvaje y los paisajes cercanos desde el aire. El spa tiene varios premios y terapias africanas únicas basadas en mezclas ancestrales. Cerca del parque también está la reserva privada Sabi Sand con lodges como Londolozi, Chitwa Chitwa, Lion Sands y Ulusaba. Si tiene tiempo suficiente la recomendación es una escapada a Botsuana, Kenia, Tanzania, Namibia, Zambia y Zimbabue, otros fantásticos destinos de safari que también ofrecen la experiencia de lujo.

128139634

Cepas y patrimonio

Ciudad del Cabo, a cuatro horas en avión desde la reserva, y a los pies de la montaña de la Mesa —una de las siete maravillas naturales del mundo— es una urbe conocida como la perla de Sudáfrica
por sus innumerables atractivos. Además de galerías de arte, mucha vida cultural posee excelentes restoranes y sofisticada vida nocturna. Conviene un paseo por el Malay’s Bo-Kaap District, una zona patrimonial con casas de principios del siglo XVIII, donde sus coloridas fachadas formaron parte del barrio malayo y hoy conforman un eje cultural. En su territorio, hay varias mezquitas, como la de Auwal, fundada en 1794. También está el Museo Bo-Kaap original con una rica colección de antigüedades. Pero el gran símbolo histórico de la ciudad es el jardín botánico nacional de Kirstenbosch. Fundado en 1913, está al pie de Table Mountain. En su territorio, hay muchas plantas y flores que se encuentran solo en el sur de África. En el territorio del jardín comienza el camino, que conduce a la cima de la montaña. Una visita histórica también es la isla Robben. Todo su territorio es Patrimonio Mundial. Allí Nelson Mandela estuvo encarcelado durante 18 años.

981931288

No se puede concebir un viaje a Sudáfrica sin conocer el espectacular Cabo de Buena Esperanza, que indica uno de los puntos más australes del continente africano, después de Cabo de las Agujas. Antes de llegar a este paraíso natural, hay varios imperdibles en el camino. Hacia el sur está Boulder Beach, playa ubicada en una reserva ambiental protegida, donde habitan varias colonias de pingüinos. Unos cuantos kilómetros más allá está la ruta de los viñedos o Cape Vinyeards, donde se cultiva la vid desde el siglo XVII. La mayoría de las bodegas se encuentran asentadas en antiguas edificaciones coloniales. Estas viñas poseen una gran oferta gastronómica y cepas clásicas como Chardonnay, Sauvignon Blanc y Riesling (para los blancos) y Cabernet Sauvignon y Syrah (para los tintos).