¿Cómo se puede ser la misma, después de que tus ojos han visto lo más bello y lo más horrible, adentro y afuera? No es que estuviera esperando permanecer igual, evidentemente si decidí irme de Chile por un año fue porque algo estaba buscando, un nuevo horizonte, o un destino, o encontrar cuál es ese lugar donde quiero poner toda mi energía para hacerlo florecer.

Llevo 7 meses, aun no lo sé, aunque tengo nociones, después de India algo cambió, las prioridades cambiaron… No se si en algún momento van a llegar todas las respuestas, pero lo que tengo claro es que cada día me siento más completa y a la vez más liviana, quizás no todos los procesos son racionales y tienen una respuesta racional. Realmente sientes como lo esencial es tan simple y tan puro. Esto requiere mucho trabajo interno para ser un mejor ser humano y así contribuir con un bienestar para la humanidad.

Algunas reflexiones hasta aquí: No quiero discutir con la gente por tener la razón, quiero ser cada día más paciente, quiero que llegue todo lo que me molesta, observarlo y dejarlo ir. Pude vivir ese momento en India, fui capaz de poder visualizar gente y situaciones que me complicaban por alguna razón, las vi pasar por el Ganges y las dejé ir con la corriente, sin necesidad de aferrarme a ellas, esos momentos valieron ORO, no significa que al día siguiente a veces no me acordara y no sintiera algo, pero rápidamente logras recordar esa sensación de desprendimiento, de que nada es permanente ni tan importante y vuelve de nuevo una sensación de calma, estás en el lugar correcto en el momento exacto, con la gente indicada. Y esa llamada que no llegó, ese mensaje que no se envió y esa foto que no te comentó, y eso que sí pasó, es justo como tenía que ser. Y no es de resignación, es de plena certeza en el proceso del universo, lo que es para mi tiene un momento exacto para llegar. Respiras profundo de nuevo, y en cada exhalación hay algo que se va.

Ganges-oki

Respira, por favor respira, porque tus latidos irán más lento, respira lento y usa todo el espacio que tienes para llenarlo de oxigeno, porque así vivirás más tiempo y más feliz. Sabemos que la vida es tan agitada cuando uno está en el cotidiano, cuando tienes que moverte por toda una ciudad, cuando tienes que trabajar turnos extra, cuando tienes que trabajar en más de un lugar a la vez, yo también lo viví por años, pero creo profundamente en poder lograr pequeños cambios, para mi se trata de hacer aunque sea una acción consciente al día. Esto lo hago por mi, para mi, porque si yo estoy bien puedo compartirlo con los demás, igual que cuando en el avión te dicen, primero tu máscara de oxígeno, luego ayudad al de al lado. Compartir una sonrisa, una palabra amable, o un abrazo sincero, no es mucho más que eso…. En estos 7 meses lo he corroborado una y otra vez, todos buscamos lo mismo; sentirnos bien, felices, queridos, reconocidos y valorados, no importa tu país, tu color, tu apariencia en el fondo todos deseamos lo mismo, y lo que das recibes.

Playa-oki

Cualquiera que me conoció hace 5, 10 ó 20 años atrás sabrá cuan impaciente, atarantada, avasalladora a ratos, y picota pude ser, siempre habrá algo de eso en mi porque es mi esencia, ese lugar al que instintivamente accedo sin si quiera pensarlo cuando se presenta una situación adversa, pero cualquiera que me ve ahora encontrará una persona diferente. Con esto no quiero decir que ahora soy una hippie mal entendida, o una “Fiorella Zen” que nunca se enoja y que nada le afecta o le emociona, quiero decir que con trabajo se puede ser mucho más feliz, porque cuando controlas la mente puedes controlar TODO. Y esto no se lo debo solo a India, es un devenir de años de estudio y de poner en práctica lo aprendido, de llantos, de rabias y de luchas en mi cabeza, pero cuando logras ver lo que fuiste y lo que eres, no hay mejor regalo, no hay mejor retribución al alma. El Yoga ha sido mi gran aliado para eso, para poner en acción tantos estudios teóricos sobre espiritualidad. Entendamos Yoga no como una clase donde aprendes posturas, eso es una parte, una parte muy importante, pero lo más importante es vivir de acuerdo a principios, que mucho tienen que ver con tratar a los demás con dignidad humana. En cada situación adversa, uso mi Yoga (entendido como la unión entre mente cuerpo y alma) para enfrentarme a la vida, y de tanto practicarlo un buen día sientes casi como que sale natural.

Durante todo el mes que duró el curso podría decir que realmente me enojé una sola vez, ese enojo de querer gritarle a alguien, nunca lo hice, pero sentí esa emoción negativa en mi corazón… Al final pensé, ¿aporta en algo decirle algo? ¿Va a cambiar algo? O es solo por la satisfacción de decirle a esa persona que no se meta conmigo, en el fondo yo era capaz de ver que él necesitaba atención y al yo enojarme y decirle algo era hacer exactamente lo que él buscaba con sus acciones. Una vez más respiré (varias veces eso sí y mis amigas me ayudaron a calmar, los amigos son parte fundamental) y todo se disolvió y se arregló solo. Hay que ver si lo que vas a hacer, va a ayudar en algo o solo va a ser una satisfacción inmediata para ti. Así es que siempre me repetía, si no tienes nada amable que decir, entonces mejor no digas nada (habían días que tenía que repetírmelo fuerte porque 14 personas conviviendo de la forma en que tuvimos que hacerlo, no era nada fácil.) El silencio me enseñó estas cosas.

Ahora estoy en el aeropuerto de Nueva Delhi, camino a Tailandia a por una nueva aventura, cambié mis planes de recorrer todas las playas del sur por tomarme una especie de semana de “vacaciones” en una Isla de Tailandia, porque la verdad es que necesito tiempo a solas en un lugar tranquilo para digerir todo lo que ha sido esta experiencia, espero de corazón que estas palabras le sirvan a alguien, que haber vivido estas experiencias y reflexionar sobre ello les haga sentido, porque es el objetivo más importante que tengo para escribir. Gracias a los que me leen, hasta el próximo post.

*Mas datos y reflexiones sobre Yoga, Viajes y Vida saludable en: www.fioreyogini.com

Comentarios

comentarios