“Si vas a India tienes dos opciones: o lo amas o lo odias, no hay punto intermedio” .escuchaba yo a la gente antes de ir. ¡Que gran mentira!

India lo amas y al mismo tiempo lo odias. ¿Me puede gustar un país que alberga el 40% de la pobreza mundial?, ¿donde las vacas son sangradas entonces las calles huelen a mierda, porque hacen sus necesidades ahí mismo?, ¿donde hay 1,2 billones de habitantes y la basura está por donde mires?, ¿donde los vendedores te persiguen porque están desesperados por unas cuantas rupias?, ¿donde los minusválidos están tirados en las calles?, ¿donde el agua no es potable, por lo que debes tener cuidado con lo que bebes/comes y aún así, lo más probable es que te enfermes? Todo esto hizo que literalmente odiase este estado de Asia del Sur.

Wp-india-450

¿Se puede entender acaso que la quinta potencia económica del mundo tenga cientos de niños y vagabundos muriendo en la calle? Yo no lo logro comprender.

Pero toda esa frivolidad se pierde a ratos, como cuando estoy en el desierto de Thar con el mejor amanecer de mi vida,  o cuando estoy en una fogata cantando en hindi, cuando veo a todas esas mujeres preciosas vestidas con sus saris de colores, cuando voy a un templo, cuando los escucho rezar con tanta pasión, cuando veo las cremaciones en Varanasi y la naturalidad con la que ven la muerte…. tanta rareza,  me intriga. Hay historias y tradiciones inexplicables y sin sentido que sólo en India lo tienen, como que las vacas sean sagradas mientras el pueblo muere de hambre, o que las ratas en un templo sean sagradas porque un indio dijo que eran parte de su familia.

Wp-Camilaindia-450

Llegando a este lugar logré descubrir un poco el corazón de India, su historia, legado, sus más de 1.200 dioses y su cantidad de religiones que a veces incluso arriesgan la seguridad nacional. India te sobrecoge y  la amo porque no se asemeja a nada de lo que yo podía imaginar.
Es sorprendente, ni las películas, ni los libros han logrado retratar eso.

Wp-CamilaIndia-450.2

Lectura recomendada: Pasión India y El Sari Rojo, ambos de Javier Moro, muy entretenidos y dinámicos. El primero retrata la vida de los maharajás (título que se aplica a casi todos los príncipes de la India) y los problemas que tenían con la realeza inglesa cuando eran colonos. El segundo representa la historia política contemporánea de los Nehru-Gandhi, excelente para tener una buena visión de una país tan particular.

Nos leemos en otro destino….

Comentarios

comentarios