1. Morro de Sao Paulo, Brasil A solo cinco horas en avión de Santiago, se encuentra Salvador de Bahía, y la gran mayoría de las aerolíneas ofrece vuelos diarios a esta ciudad de Brasil. Desde allí, existen tres opciones para llegar a este lugar ubicado en la isla de Tinharé. La más rápida y recomendada es en avioneta ya que sólo son 25 minutos de vuelo. En general, se ofrecen paquetes turísticos de cuatro días comenzando el 29 y terminando el 2 de enero. La Segunda Playa es el spot para observar los fuegos artificiales porque, además del maravilloso juego de colores en el cielo, los puestitos de frutas adornan la costanera dándole un encanto especial a uno noche única e irrepetible.
  2. Cancún, México En este destino –uno de los favoritos de los chilenos– son expertos si de celebración se trata. A 8 horas en avión en vuelo directo, Cancún bordea los 30ºC gran parte del año. Existen diversos hoteles para todos los gustos: desde la tranquilidad de una cena hasta fiestas con shows de humo y espuma. La frase all inclusive es un must en esta península y los tragos corren por la casa. Si la idea es salir a una de las discoteques o bares que ofrece la zona hotelera, Coco Bongo –el club basado en la película La Máscara– es el indicado, ya que además de sus típicos espectáculos de imitación de Chicago, Madonna, Michael Jackson, Moulan Rouge y Batman, el invitado especial será el afamado dj francés David Guetta.
  3. Nueva York, Estados Unidos No podía faltar. Uno de los destinos preferidos por muchos para pasar la última noche del año, y por qué no Navidad, es la icónica Nueva York. Conocida como "la ciudad que nunca duerme", este lugar es ideal para pasar Nochebuena mientras la nieve cubre por completo el Central Park y ver los fuegos artificiales desde el puente Brooklyn el 1 de enero de 2015. Si deseas seguir la tradición al pie de la letra, Times Square es un imperdible para hacer el conteo oficial antes de las doce. Luego de los abrazos, existen innumerables bares donde seguro tendrás una fiesta inolvidable. Eso sí, para todos los aventureros que deseen viajar a NYC les recuerdo que las temperaturas mínimas en estos días bordean los 0ºC ¡A abrigarse!
  4. Rovaniemi (Santa Claus Village), Finlandia Si tu deseo es pasar una Navidad al más puro estilo de Santa Claus, debes visitar el Círculo Polar Ártico, particularmente la Villa de San Nicolás. Hoteles, casas y el comercio evocan el 25 de diciembre todo el año, donde el rojo, verde y blanco se repiten cuadra tras cuadra. Durante los días cercanos a Navidad, el propio Viejito Pascuero pasea con sus renos por las calles de este lugar deseando unas felices fiestas a todas las personas con que se cruce, pero eso no es todo. La oficina de correo tiene un despacho especial donde se reciben las cartas de miles de niños que año a año piden sus regalos a Papá Noel. Es la aldea perfecta para que los más chicos de la casa hagan sus sueños realidad.
  5. París, Francia La ciudad del amor siempre está preparada para la llegada de turistas. Pero en Año Nuevo, existe un lugar que de seguro no olvidarás. Se trata de la Villa Lumière, donde tienes la posibilidad de cenar en uno de sus tantos restaurantes, todos muy cerca de la hermosa Catedral de Notre Dame. Antes de la media noche, debes dirigirte a la avenida de los Campos Elíseos donde miles de personas cuentan los minutos para comenzar un nuevo año en medio de árboles decorados con luces navideñas. A las 12 en punto, desde el fondo de la calle, comienzan a dispararse miles de fuegos artificiales que iluminan este romántico lugar.
  6. Bangkok, Tailandia Las playas y los templos son el emblema de este lugar que está al otro lado del mundo. Y por esta misma razón, son los sitios elegidos para despedir el año y comenzar un nuevo ciclo con energías renovadas. Para este viaje debes llevar un atuendo completamente blanco para la noche del 31 de diciembre, y así ser parte de la tradición de los tailandeses. Existen dos opciones: puedes ir a uno de los tantos templos budistas que hay en la región y pasar un año nuevo diferente. La idea es agradecer por el "año viejo" y concentrar toda la energías en los nuevos tiempos que vienen. Otra idea es acercarse a una de las tantas playas y echar a volar una lámpara de aceite con los nuevos deseos para este 2015. Si deseas pasar Navidad en esta ciudad, también es posible.
  7. Barcelona, España Esta es por excelencia la ciudad de la juerga en España. Ideal para los que cuentan con un espíritu más aventurero, la fiesta promete no terminar hasta el día siguiente. Puedes comenzar las celebraciones en La Rambla donde hay varios conciertos y fuegos artificiales. Además, se hacen las tradicionales 12 campanadas donde debes comer una uva por campanada para atraer la buena suerte.
  8. Venecia, Italia Este año Venecia se propuso un nuevo desafío. La idea es que este lugar se destaque por tener el final de año más romántico del mundo. A medianoche se juntarán todas las parejas que lo deseen en la Plaza San Marco para terminar un año en un beso multitudinario y comenzar un 2015 lleno de amor. Para los que no desean participar de este ritual, pueden ver los fuegos artificiales desde una vista privilegiada en uno de los tantos cruceros que embarcan en la costa de Venecia a las 12 de la noche, y hacer un ¡salud! por el año que comienza.
  9. Estambul, Turquía La puerta entre Oriente y Occidente está llena de contrastes. Una de sus mayores atracciones es el estrecho de Estambul conocido como Bósforo, donde puedes observar los fuegos artificiales desde sus múltiples restaurantes que se sitúan en la ribera con vista privilegiada. Otra opción es el puente Galata, justo en el medio de Europa y Asia. ¡Un lujo!
  10. San Petersburgo, Rusia ¡Novy God! (¡Año Nuevo!). Es la primera frase que debes aprender si quieres viajar a una de las ciudades más hermosas de Rusia en vísperas de 2015. Una de las noches más celebradas es, justamente, la del 31 de diciembre, debido a que Navidad sólo es conmemorada por los católicos (Los ortodoxos festejan del 6 al 7 de enero), y de hecho, es un día laboral. Esto convierte al Novy God en la fecha más importante del año, donde las tradiciones marcan pauta. Felicitarse y enviar regalos suele ser parte de los rituales, y las fiestas abundan en calles y bares, a pesar de los -5ºC de temperatura promedio que hay en esta localidad. Una postal imperdible es visitar la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada, a orillas del canal Griboyédova. Esta travesía es sin duda, un Año Nuevo distinto y para recordar.

Comentarios

comentarios