Si se trata de Bali, tengo que partir escribiendo sobre la amabilidad de los balineses, a pesar de que los viajeros le hemos inundado su isla siempre te reciben con la mejor sonrisa y disposición. Es gente muy alegre, risueños, cariñosos y transparentes. Esta pequeña isla se ha hecho famosa por sus playas paradisiacas, pero la verdad es que no todo es color de rosas. Hoy Bali cuenta con muchos daños medio ambientales y un severo problema de basura que me dio una tremenda tristeza. Por más que importantes empresas como Quicksilver intentan frenar el tema de la contaminación aún no pueden detenerla. Me sorprendió también el tráfico y el smog que hay, salir en la moto con mascarilla no es una mala idea.

Wp-kuta-450

Bali ha crecido a pasos agigantados y el turismo no ha sido sustentable, las playas de postales tienen basura y los sectores de Kuta están llenas de turistas comprando emociones baratas.

Pero no todo Bali tiene esa contaminación, también encontré lugares soñados donde no había nadie. Con sólo pensar que toda la isla fue como esos rinconcitos maravillosos que encontré, se entiende cómo comenzó la merecida fama de Bali. Sus famosos templos, para mi gusto lejos los más bonitos de Asia, tienen una particularidad única, sus callecitas, mercados de frutas, inciensos y pintorescas ofrendas que día a día dejan en la entrada de las casas o locales comerciales.

Dentro de Bali existen varios sectores. En este blog les voy a contar de Uluwatu donde estuve 5 semanas y de Ubud donde estuve 6 días.

Wp-Uluwatu-450

Uluwatu es un lugar que reúne miles de condiciones que te hacen quedarte ahí por un buen tiempo. Mi alma de exploradora me hizo estar sólo un tiempo corto, pero un montón de viajeros llevaban meses estancados.

Famoso por sus ideales olas, cientos de surfistas llegan a comienzos de abril para aprovechar al máximo la temporada de surf, conocido por ser un factor que lleva un estilo de vida menos ajetreado y más sano. Además, tiene varias playas y todas muy lindas, algunos centros de yoga y muchísimos restaurantes. Lo que más me gustó de Uluwuatu es su increíble vista, siempre desde las alturas viendo el mar y gozando las puestas de sol. Para llegar a cualquier playa hay que bajar cientos de escalones, algunos tupidos de vegetación y trabados con imponentes rocas.

El sector de Uluwuatu tiene varias playas, Padang-padang, Bin ging, Thomas, Balangan e Impossible, ¡esta última mi favorita! Su increíble color del agua, sus maravillosos acantilados llenos de vegetación, sus impresionantes corales y su silencio. Ahí me pasaba tardes enteras leyendo.

Wp-playa-impossible-450

Para los amantes del yoga me atrevo a recomendar “Morning Light”, uno de los tantos centros donde se practica Vinyasa en la mañana y en la tarde, no necesitas llevar matt de yoga, sólo una botella de agua y toalla.

Dónde comer:

Padang Padang Breeze: Conserva la tradicional comida de mar balinesa, todos los productos del mar son frescos y los hacen en el minuto a la parrilla.
Platos recomendado: Mahi-Mahi

Mamo: Se puede comer comida tradicional muy gourmet y siempre exquisita. Además ofrece buena comida mexicana e italiana.
Plato recomendado: Nasi Campur

Yeyes Warung: Si estas con un grupo de amigos y todos quieren comer cosas distintas ¡este es el lugar! Tiene una enorme variedad de platos y jugos naturales. El restaurante tiene una decoración que lo hace atractivo.
Plato recomendado: Fish and Chip.
Jugo: Full Moon y Good Karma.

Uluwuatu Café: Casi al llegar al templo de Uluwuatu hay un cafe en toda la esquina, es uno de los primeros restaurantes de la zona y es conocido por tener comida fresca y local. El restaurante tiene una entretenida arquitectura, además venden arte.
Plato recomendado: Mahi-Mahi

Jiwa Juice: Bueno, bonito y barato. Este restaurante tiene una gran variedad de desayunos y sandwiches.
Plato recomendado: Hangry Bird.

Bingin: Esta playa esta llena de pequeños restaurantes llamados “warung”. Todos tienen una comida muy rica y barata. Funcionan día y noche.

Wp-arrozales-450

Ubud y sus increíbles arrozales:
Ubud es el paraíso del arte, está muy desarrollado y se ve a simple vista, en las tiendas, en la calle y en la misma gente que escogió ese lugar para vivir. Aunque es sin duda un lugar muy turístico y eso lo hace algo aburrido, si sales de las cuatro calles principales podrás encontrar el Ubud de verdad, con los balineses que siguen llevando día a día su vestimenta típica. Se puede ver a los hombres y mujeres trabajando la tierra en medio de los arrozales. Para mí haber estado en Ubud fue haber pasado por el centro espiritual de Bali, donde las tradiciones y formas de vida de los balineses están a la vista, no tienes que hacer nada muy importante para encontrarlo sólo ir manejando tú moto y perderte por los suaves lomajes y plantas de arroz.

Para los amantes de la vida intelectual, Ubud es buen lugar para ir a visitar. Hay varios bungalows y cabañas en medio de los arrozales que puedes arrendar a precio accesible y perderte un tiempo entre libros y tranquilidad. Para los amantes y aficionados de yoga y la comida sana, Ubud también es un lugar muy recomendado aunque hay varios centros de yoga y es difícil recomendar uno, yo me atrevería aconsejarles “yoga barn”. A los que les gusta el arte y las manualidades no pierdan la oportunidad de tomar clases de dibujo, pintura, joyería, cerámica y incluso cocina. Para mí Ubud es un lugar que volvería a ir cientos de veces.

Un regalo para mis lectores con alma viajera.
Recomendaciones para el mochilero aventurero:

- Libreta de notas, ¡escriban todo! después se van a arrepentir si no lo hacen.
- Maquina de fotos con doble batería. Soy de la idea que la foto inmortaliza el momento y que la imagen vale más que mil palabras.
- Nunca viajar sin repelente, tengan siempre uno con ustedes ojala con más de 15% deet, disponibles en farmacias e incluso supermercados.
- Llevar pastillas purificadoras de agua en la billetera. Se encuentran en tiendas outdoors o farmacias.
- Linterna frontal es clave ya que a veces se corta la electricidad o duermes en buses y necesitas tu propia luz. La mía es Doite y tiene cuatro luces.
- Bolso con malla y gancho ¡Imprescindible! Porque muchos baños quedan a la intemperie y no hay mesas, sólo perchas. Yo recomiendo el cosmetiquero Doite, es ideal porque se cuelga en todas partes y los insectos no pueden entrar porque tiene malla.
- Capas de agua aunque sea dry season, porque siempre sorprende alguna lluvia tropical.
- Botella de agua. También recomiendo comprarla en Doite por varias razones, al ser de aluminio son ultra livianas y conservan por un tiempo la temperatura. Además viene con mosquetero por lo que es muy fácil acarrearla.
- Monocular, el mío se me quedó en Chile y lo eché de menos todas las semanas.
- Cortaviento goretex.
- Cobertor de mochilas contra agua. Si vas a estar en zonas lluviosas lleva un cobertor waterproof adicional que te proteja no pesan nada. En Doite venden para mochilas desde 10 hasta 70 litros, seguro encuentras el tuyo.
- Kit de primeros auxilios completo.

Comentarios

comentarios