Japón o ‘el origen del sol’, es otro mundo. Uno en el que torres futuristas con luces de neón y bulliciosos karaokes contrastan con templos zen, palacios milenarios y tradicionales casas de té.

Su geografía y diversidad climática le confieren una personalidad distinta a cada una de sus islas y ciudades, pero manteniendo una característica común: la increíble hospitalidad de su gente. Aquí a diferencia de muchos países del Sudeste Asiático por ejemplo, la práctica de timar o acosar al turista no es común, todo lo contrario.

Wp-broadway-450

En términos de seguridad uno puede moverse tranquilamente y sin miedo por sus calles a cualquier hora.

La mejor época para visitar el país es durante su primavera, de marzo a fines de mayo, y con ella llenarse los ojos con el romántico y delicado espectáculo del florecimiento de los cerezos. Pero en cualquier caso, otra opción es hacerlo durante los meses de octubre a noviembre, en pleno otoño, cuando hay agradables temperaturas, y no menos espectaculares vistas del follaje otoñal.

Para conocerlo mejor es importante explorar sus dos caras: la tradicional y la moderna. Kioto, su ex capital imperial, conserva algunos de los monumentos más importantes, y en donde muchas japonesas, incluso las más jóvenes visten aún de manera tradicional.

Wp-japon-450

Aunque no posee aeropuerto propio, se puede llegar desde el de Kansai en 75 minutos a través del JR Haruka Airport Express, o en 120 minutos en taxi privado. Lo ideal es reservar alojamiento en un ryokan, un hotel de lujo y muy tradicional que cuenta con hermosos jardines y baños termales.

Uno de los más famosos es el Hiiragaya Ryokan, inaugurado en 1818,  que comenzó ofreciendo alojamiento para los samurái y con el paso de los años evolucionó hasta convertirse en un hotel de primer nivel que le ha dado la bienvenida a destacadas estrellas del cine, entre ellas Elizabeth Taylor y Charlie Chaplin.

Wp-kioto-450

Visitar el distrito de Gion es una de las actividades imperdibles para conocer la ciudad. Es común toparse en esta zona con maikos (aprendices) y geikos, sin embargo para verlas actuar se debe acudir a lugares específicos como los ya mencionados ryokans, restoranes o prestigiosas casas de té.

Las verdaderas geishas, generalmente provenientes de Kioto o Tokio, se diferencian de las del resto del país llamándose geikos. Esto debido a la mala fama que ha ganado el término luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando era común encontrar a prostitutas publicitándose como geishas. Especializadas en danza, música, ceremonia del té, teatro y comunicación, convertirse en una mujer de las artes tradicionales de Japón puede llevar un periodo de tres a seis años.

Entre los lugares más destacados de Kioto está el Templo Kennin ji, uno de los más antiguos, que con su imponente estructura alberga magníficas obras de arte. También es posible realizar una visita al castillo de Nijo, un viaje increíble a través de sus pinturas, jardines y tallados en madera.

Wp-gato-450

Arashiyama, ubicada al oeste de Kioto y a 30 minutos en tren del centro de la ciudad, es un destino famoso por su impresionante bosque de bambú. En la localidad se pueden visitar algunos templos budistas, dar un paseo en bote, o simplemente relajarse en algún restorán o salón de té.

A 45 minutos en tren de Kioto se encuentra Nara, un lugar poco conocido mundialmente, pero muy importante para los japoneses, ya que fue la primera capital que tuvo Japón durante su época medieval. La ciudad es histórica, y ha recibido a decenas de visitas ilustres, y la mayoría de sus monumentos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.

Su principal atracción son sus más de 1.000 ciervos, los cuales pueden ser alimentados con bolsitas de comida que se venden en el parque. Según la leyenda, estos animales fueron venerados por ser mensajeros divinos, es por eso que su protección y cuidado se mantienen hasta el día de hoy. Cuando atardece la ciudad se transforma y los templos se iluminan brindando una postal fascinante.

Para finalizar, un destino que no puede quedar fuera, y que se encuentra a dos horas y media en tren bala o Shinkansen es Tokio. La actual capital de Japón además de ser una de las más eficientes y modernas del mundo, es una de las más pobladas con un aproximado de 35 millones de personas.

Wp-nara-450

Aquí es donde se topan en un mismo distrito elegantes tiendas con bulliciosos karaokes, originales hoteles cápsula con tradicionales casas de madera, teatros, museos, tiendas otaku, y miles de carteles de neón. Una mezcla que puede desconcertar a muchos, pero que de seguro emocionará a los viajeros más cosmopolitas y experimentados.

Para conocer, uno de sus distritos más importantes es el de Akihabara, barrio de la electrónica, su majestuoso Palacio Imperial, el Museo Nacional, el Parque Ueno y el Estadio Nacional de Sumo. Una visita importante es a Shinjuku, principal y destacada zona de entretención de Tokio. Famosa por sus bares y grandes centros comerciales, ha sido rostro de videojuegos, películas y escenario de historietas mangas.

El país de los helados de tofu y té verde, sushi, bares de oxígeno, ciudades que se reconstruyen una y otra vez luego de guerras, catástrofes naturales tales como tifones, terremotos o tsunamis. Tradiciones que parecen nunca acabar a pesar del paso de los años.

Wp-paisaje-450

Un lugar donde se aprecia en todo su esplendor la delicadeza y precisión de la creación de un origami, o la fuerza y equilibrio de un combate de sumos. El sitio donde los detalles valen, una sociedad tan distinta a la nuestra, pero fascinante a la vez y con mucho que aportar para el que guste de aprender.

¿Cómo llegar?… Dónde dormir, comer y comprar.

La mejor forma para llegar desde Santiago de Chile es a través de un vuelo a la ciudad de Tokio u Osaka, la cual se encuentra a 120 minutos de Kioto que no tiene aeropuerto. El valor aproximado es de 2.100 dólares ida y vuelta.

Dormir, Gion Hatanaka. Cerca del famoso barrio de Gion, este ryokan ofrece autenticidad para aquellos que deseen una completa inmersión en la cultura nipona. El hotel organiza exclusivos eventos de danza y cenas en compañía de maikos y geikos. Imperdible. 605-0074 Kioto, Higashiyama-ku Gion Yasaka Jinjya Minamimon Mae. www.thehatanaka.co.jp/index.html.

Comer, Kitcho Arashiyama. De tres estrellas Michelin, su nombre significa buen presagio. Tradicional y exclusivo de cocina kaiseki, ha sido considerado por el famoso chef español Ferran Adrià como uno de los mejores restoranes en su estilo. Reservar con anterioridad. 58, Susukinobaba, SagaTenryuji, Ukyo-ku, Kioto, Kyoto Prefecture 616−8385.www.kitcho.com/kyoto/about/index.html

Compras, Té verde. Matcha, gyokuro, sencha, hojicha o genmaicha, con más de 40 tipos y variaciones de té verde, en Ippodo tea son expertos. Salón de té, eventos y clases para aprender a prepararlo de la forma tradicional. Teramachi-dori Nijo, Nakagyo-ku, Kyoto 604-0915. Japan. www.ippodo-tea.co.jp/en/about/index.html