Coronada 19 veces como el territorio con mayor libertad económica a nivel mundial por la fundación norteamericana Heritage y el semanario The Wall Street Journal, Hong Kong es un imán para los más grandes empresarios de todas partes del mundo.

Mercado de piedras jade, islas de delfines rosados y hogar de millonarias subastas son sólo algunas de las características que la identifican. Hace 16 años era una colonia más del Reino Unido. Hoy, es una región administrativa especial de China, que cuenta con un sistema económico y completamente independiente.

La ciudad es una exquisita mezcla de Occidente con Oriente, en donde la mayoría de los empresarios acude con la intención de realizar negocios con China, y quedan encantados con su especial belleza, excelencia en comunicaciones, gestión de turismo y logística.

Wp-hong-kong-450

Los idiomas oficiales son el inglés y chino cantonés, y para que los visitantes puedan disfrutar de sus servicios en forma rápida y eficiente, se utilizan tarjetas inteligentes para realizar compras y viajes dentro de la zona. Al igual que Tokio y Dubai, posee señal Wi-Fi y tecnología 4G en casi la totalidad de su territorio, lo que la convierte en una de las urbes más modernas.

Conocida como la ‘ciudad vertical’ debido a su falta de espacio y altas montañas, Hong Kong ostenta el metro cuadrado más caro del mundo luego de Nueva York. De todos los edificios, con 490 metros de altura destaca el Ritz Carlton como el hotel más alto de esta región. Reconocido por su lujo y confort, cuenta con el bar y la piscina más elevados del mundo, además de poseer telescopios en cada habitación.

En la ya tradicional costumbre de comparar a Hong Kong con la China continental, la pasión por la comida y el té es, sin duda, un rasgo que las dos comparten, así que no es de extrañar que la ciudad posea más de 60 restoranes premiados con estrellas Michelin.

Wp-hong-kong-450-3

Los negocios de objetos electrónicos abundan al igual que los autos Mercedes Benz y Roll Royce. Las calles están limpias, los espacios públicos son minuciosamente desinfectados como mínimo cinco veces al día, y las multas por arrojar basura pueden ser sorprendentemente altas.

Los rascacielos son el ícono y orgullo de la ciudad, superando con creces en cantidad a cualquier otro destino. Para celebrarlo, los edificios concentrados alrededor de la bahía se iluminan cada atardecer para dar inicio al espectáculo A Symphony of Lights, un show sincronizado de luces y sonido, reconocido por el Libro Guinness debido a su permanente exposición.

Para apreciarlo desde su mejor escenario, se recomienda verlo desde la Bahía Victoria. Puede alquilarse un yate o velero de lujo a través de cualquier hotel, y disfrutar de una cena o cata de vino mientras se aprecia la exhibición. Para todos los gustos, los precios van desde 650 hasta los 8.000 dólares por un periodo de cuatro horas.

Wp-hong-kong-450-2

Hong Kong es también el paraíso de las compras, debido a que es centro de distribución de grandes marcas mundiales y a su economía libre de impuestos. Al sur de la península de Kowloon se encuentra Tsim Sha Tsui, uno de sus más famosos barrios en donde se concentran la mayor cantidad de tiendas exclusivas, restoranes y centros comerciales de la ciudad. Ya en esta zona se recomienda visitar Avenue of Stars, una vía diseñada a imagen del paseo de la fama de Hollywood, en donde las estrellas de Bruce Lee y de Jackie Chan, son algunas de las más concurridas.

A pesar de haber nacido en Estados Unidos, Lee creció en Hong Kong y es reconocido como uno de los rostros más ilustres de la ciudad. Para conmemorar los 40 años de su muerte, el Hong Kong Heritage Museum en colaboración con la Bruce Lee Foundation de los Estados Unidos, exhibe actualmente “Bruce Lee: Kung Fu. Art. Life”, una imperdible exposición con más de 600 artículos personales de la estrella marcial.

Wp-hong-kong-450-6

Como visita de rigor, y quizá la joya turística de la ciudad, se encuentra el Victoria Peak. Sus 554 metros de altura lo convierten en el punto más elevado de la isla, desde donde se puede observar una de las vistas panorámicas nocturnas más inolvidables que dejará sin aliento incluso al viajero más experimentado. Para llegar hasta allí se recomienda utilizar el Peak Tram, un funicular inaugurado en 1888 que fue reacondicionado para el turismo y que tarda apenas 10 minutos en llegar a la cima.

Para disfrutar lo mejor de la vida nocturna y entretenimiento, muy cerca se encuentra Macao, la otra región especial de China y ex colonia portuguesa que destaca por convertirse en ‘Las Vegas de Asia’. Para llegar lo mejor es tomar un helicóptero que demora tan sólo 15 minutos por un valor aproximado de 500 dólares. Una vez allí, el casino The Venetian es la mejor opción. Es el más grande del mundo y una parada fija de la mayoría de los artistas que visitan Asia. El lugar cuenta con un lujoso hotel y centro comercial, posee  3.400 máquinas tragamonedas y más de 800 mesas de juego en una estructura que recrea la famosa Venecia europea con canales, góndolas y románticas serenatas.

Wp-hong-kong-450-7

Pero no sólo de casinos y juego se trata Macao, The House of Dancing Water es su show estrella de acrobacias aéreas y acuáticas. El evento tiene lugar en el complejo City of Dreams, y presenciarlo desde la ubicación VIP tiene un costo de 190 dólares. Y como si fuera poco, para aquellos que hayan disfrutado de la cocina cantonesa de Hong Kong, en Macao los espera la comida macanesa. Michi, pato de cabidela y pastéis de nata son algunos de sus míticos platillos más apreciados, en donde la leche de coco y la salsa de soya son los protagonistas de esta insólita fusión portuguesa asiática.