Lo llaman el ‘país del vino’ y su fama no hace más que mejorar con el tiempo. A poco más de una hora al noroeste de San Francisco, en los valles de Napa y Sonoma, crecen y se producen los mejores vinos de California y del mundo, cetro que quedó reafirmado este año —en noviembre— cuando en su esperado ranking 2015 la revista The Wine Spectator otorgó el primer lugar —de un total de cien— a la viña Peter Michael y su cabernet sauvignon Oakville Au Paradis (2012). El mejor de los mejores y que en las tiendas especializadas del país se encuentra a 195 dólares la botella, algo así como 140 mil pesos chilenos.

Porque el cabernet es la cepa emblema de esta zona de California; “fuerte, sensual y muy diferente a los que se producen en el resto del mundo”, como asegura el empresario Agustín Huneeus, fundador de la viña Quintessa Winery, el único chileno presente en el valle y que de estas cosas sabe.

ferrari450-1

No sólo eso. La gracia viñatera de este valle trasciende sus fronteras y hoy también cuenta con una particular fama como uno de los lugares con mayor concentración de estrellas Michelin del mundo: una pequeña constelación que se resume en siete restoranes, dos de ellos ranqueados con la máxima puntuación: The French Laundry y The Restaurant at Meadowood, y que de acuerdo a la última versión de la esperada —y temida— guía francesa publicada en octubre de 2015, mantiene intactas sus tres estrellas.

Qué mejor escenario que este valle, que se extiende por 1.100 kilómetros, por caminos de alto atractivo turístico y que cada año recibe 4.5 millones de visitantes, para probar el último lanzamiento de Ferrari: el nuevo California T, la propuesta urbana que la firma del corso italiano acaba de estrenar en directa conquista del mercado americano y que ahora llega también a Latinoamérica.

Fueron casi tres horas conduciendo por la carretera de Sonoma. Las tres horas más cercanas al éxtasis. Porque el auto tiene el poder de hacer soñar: tablero sensible al tacto y los emblemas del famoso caballo en los asientos de cuero. Coqueto y audaz, permite bajar el techo en sólo 14 segundos. Eso mientras que sus características técnicas son emblema de deseo: motor V8 de 560 HP, es el primero que este fabricante italiano diseña especialmente para la ciudad. Claro que cada pisada al acelerador es un rugido que se vuelve ensordecedor al pasar de cero a 100 kilómetros por hora en 3.6 segundos. Casi un desafío a los leyes de la física. Y con un 15 por ciento menos de consumo de combustible.

ferrari-450-2

Deportivo, elegante, el nuevo California T se inspira en el legendario California de 1950. Claro que el actual fue concebido en conjunto con Pininfarina —la afamada consultora de diseño favorita de marcas como Maserati, Alfa Romeo, Jaguar y Volvo— tomando en cuenta modelos anteriores de la Ferrari, como el 250 Testa Rossa, un sello que se imprime en su parte delantera.

La furia del caballo se vive a medida que avanzamos por Sonoma Hwy. Entremedio de bosques y los viñedos que le han dado fama a esta otra California, la del valle.