“Nunca olvidaré ese vuelo”. Scott Lantz recuerda vívidamente la primera vez que se subió a un avión de Emirates. En ese entonces trabajaba para otra aerolínea (Lufthansa) y tomó un vuelo de Amsterdam a Dubái, ciudad sede de la compañía a la que años después llegaría a trabajar.

“Fue una experiencia de otro nivel”, resume de aquel primer embarque. Avanzar al siguiente nivel es justamente el objetivo de la aerolínea de lujo que inició operaciones en julio de este año recibiendo, como es tradicional, el “bautizo” de los cañones de agua en el aeropuerto Arturo Merino Benítez. Un Boeing 777-200LR fue el primero en estrenar la ruta de cinco vuelos semanales que unirán Santiago y Dubái vía Sao Paulo. El CEO de Emirates en Chile lleva cuatro años trabajando en la compañía. Dos de ellos fueron en la casa matriz ubicada en Nueva York, más tarde se trasladó a Panamá y de allí pasó a Chile, donde lleva cuatro meses perfectamente instalado en una casa en el sector de Vitacura.

Scott Lantz nació hace 41 años en Iowa, no tiene hijos y su familia está repartida por distintas ciudades de Estados Unidos. Cuenta que si bien ha estudiado mucho de nuestro país, porque “tenemos muchos clientes que vienen a visitar la Patagonia, Atacama, Isla de Pascua, Valparaíso, Santiago”, aún tiene pendiente recorrerlos personalmente, porque como es natural en estos primeros meses el ritmo de trabajo ha sido muy exigente. ‘Ahora es el momento’ El aterrizaje de Emirates era un objetivo que la compañía venía buscando desde hace años.

—¿Por qué Chile era un destino importante para Emirates?

—Porque somos una compañía que busca satisfacer a los clientes que viajan por negocios y a los pasajeros que lo hacen por placer. Este país ofrece las dos posibilidades. Por un lado tiene una economía muy robusta, bien diversa y con muchos empresarios viajando entre Santiago y China, entre Medio Oriente e India, en ambas direcciones. Hay muchos turistas que tienen interés en viajar a Chile porque reúne una variedad de destinos para visitar en el norte, el sur y en las islas del Pacífico.

—¿Cómo ha sido la recepción en países asiáticos a la apertura de esta nueva ruta?

—Empezamos por el Medio Oriente. En Dubái tuvimos una campaña de publicidad muy fuerte de tres semanas, empujando a Chile como destino. También estuvimos en Seúl promoviendo nuestros destinos en Sudamérica. China, Corea, Japón, Tailandia son nuestros mercados más importantes. Además del lujo y el confort llevados al siguiente nivel, otro de los grandes beneficios de la llegada de Emirates es el transporte de mercancías, explica Lantz: “La carga está saliendo de Chile. Principalmente exportamos salmón, pero en algunas temporadas tendremos frutas y flores. Y lo que llega a este país es principalmente tecnología de Asia”, reseña, agregando que Emirates SkyCargo permite el traslado de cargas de hasta 14 toneladas.

emiratesinterior

—¿En qué se traduce esto para la economía local?

—Agrega competitividad al mercado chileno. Los productos pueden llegar a un restaurante en 30 o 35 horas y antes tardaban más. No hay forma más rápida para llegar.

—Y para los turistas chilenos, ¿por qué viajar a Dubái?

—Queremos abrir nuevos mercados a los chilenos que quieren salir del país. En primer lugar hay que pasar por Sao Paulo, tienen esa opción: viajar solo por esa ruta. La ventaja es que no necesitan visa para entrar a los Emiratos Árabes. Lo que hay en Dubái es una gran variedad de atracciones para las familias, como parques temáticos, playas y campos de golf, entre otras.

—En 2016 Emirates fue elegida la Mejor Aerolínea por SkyTrax y en 2017 por TripAdvisor. ¿Qué la han hecho merecedora de esos reconocimientos?

—Es una aerolínea de lujo, pero representa calidad y no necesariamente a un precio inaccesible. Ida y vuelta a Sao Paulo cuesta US$ 290 y a Dubái US$ 1.199, lo que no es malo para un trayecto tan largo. Muchos pasajeros pasan por Dubái haciendo paradas de tres días y luego continúan viaje hacia India, o Estambul. Nuestros pasajeros pueden llegar a Dubái y combinar con más de 150 destinos alrededor del mundo.

—¿Qué les ofrecen a bordo?

—Wifi y televisión en vivo. Eso significa más de 3.500 canales de entretenimiento: películas, series, música, noticias. Además contamos con tripulantes de más de 150 países, que hablan muchos idiomas. Y la oferta gastronómica es muy amplia, con todo incluido. Tenemos alimentos Kosher, cocina hindú, pescados, comida vegetariana y por supuesto bebidas alcohólicas y no alcohólicas.

—¿Cómo es la preparación de los tripulantes?

—Inician con un entrenamiento de capacitación en Dubái de seis semanas enfocado en la seguridad y en el servicio. El 29 de agosto vendremos a Chile en busca de tripulación de cabina y pilotos. Hace unos días estuvo aquí nuestro equipo de recursos humanos para los preparativos.

—¿Con qué otro servicio cuenta Emirates?

—Tenemos drive service. Le ofrecemos un chofer a quienes viajan en business vía Sao Paulo hacia Dubái. Incluye el traslado desde la casa al aeropuerto y cuando llegan al destino final habrá un chofer esperándolo. Lo mismo al regreso. Ninguna otra aerolínea ofrece ese servicio acá en Chile.