Guanacaste, la segunda provincia más grande de Costa Rica —debe su nombre al árbol nacional— es una síntesis de las maravillas del mundo natural. Fue territorio nicaragüense y se anexó al país en 1824. En sus tierras bajas se ubican haciendas ganaderas, se desarrolla agricultura y se localizan la mayoría de los parques nacionales, reservas y bosques protegidos, que contienen la más grande colección de fauna y flora silvestre del país. En las áreas altas está el volcán Rincón de la Vieja, parte del parque nacional del mismo nombre, que es Patrimonio de la Humanidad. Y por supuesto, hay playas de arenas blancas por montones. 



Wp-costa-rica-suite-450


La capital de la región es Liberia, una ciudad pequeña y tranquila a 281 kilómetros de San José, pero que poco a poco se ha convertido en la puerta de entrada a las mejores playas de Centroamérica. De hecho,  tiene un aeropuerto internacional donde aterrizan regularmente vuelos desde Estados Unidos y Canadá. Una vez allí es casi obligatorio arrendar un auto o transporte turístico, pues las distancias son largas y es la mejor opción para recorrer los alrededores. 

En estas coordenadas el lujo es parte del paisaje. Hay 13 hoteles cinco estrellas, todos alejados de la urbe con vista al mar y a la vegetación exuberante. Por eso es un destino muy atractivo para actores y personajes ultraconocidos. Las distancias y geografía permiten que tanto las casas como los condominios exclusivos mantengan su privacidad unos de otros. 

La mayoría de los hoteles importantes se encuentran en Bahía Culebra en el golfo de Papagayo, donde el paisaje impresiona. El color azul-zafiro del mar contrasta con el verde intenso de los bosques. En medio de ese escenario sobresalen propiedades de cientos de metros cuadrados y también de millones de dólares. Es en esta zona donde Angelina Jolie y Brad Pitt están construyendo una casa. Antes lo han hecho Mel Gibson y Britney Spears.

Wp-costa-rica-resort-450

Además del lujo, los visitantes de Guanacaste buscan experiencias exóticas y por ello hay numerosas canchas de golf y tenis, piscinas infinitas, spa, kayak marinos, clases de buceo, pilates y yoga en medio del bosque tropical, experiencia astronómica bajo las estrellas, visitas a reservas indígenas, aventura sobre el follaje de los árboles, entre un sinnúmero de otras opciones.  

Alojar en un hotel de los más exclusivos cuesta entre 500 y mil 500 dólares por noche y pese al valor, son solicitados durante todo el año. Dentro de los servicios exclusivos que entregan a sus huéspedes estos hoteles está el de servicio de mayordomo personalizado, quien se encarga desde que la ropa, calzado y accesorios de baño estén en perfecto orden hasta que nada perturbe su estada. Existe un conserje además responsable de llevar las agendas diarias, contratar tours y estar pendiente de la más mínima necesidad de cada visitante. Para ellos lo importante es anticiparse a sus requerimientos.

Wp-jacuzzi-costa-rica-450

El concepto de lujo en este tipo de hoteles, además de la moderna infraestructura y decoración que poseen, tiene relación con los servicios que ofrecen, como la exclusividad y posibilidad de interactuar con la naturaleza. Hoy la tendencia del turista VIP que visita la zona es disfrutar durante sus vacaciones de una experiencia de vida intensa y auténtica al relacionarse con la impresionante biodiversidad del lugar y aprender de la cultura local. 

Algunos turistas que solicitan reserva en estos hoteles suelen elegir la opción de alojar en villas que destacan por su gran tamaño, privacidad y amenidades que incluyen, por ejemplo, piscina privada. Otros requerimientos son servicio de chef, autos 4×4 de lujo con chofer y cuando el hotel cuenta con pista propia de aterrizaje, la posibilidad de arribar en avioneta o helicóptero privado.

Wp-lounge-costa-rica-450

En el caso de huéspedes famosos que llegan en naves aéreas de gran tamaño, éstas deben aterrizar en el aeropuerto de Liberia, donde el hotel elegido se encarga de contratarles transporte VIP de absoluta confianza para que los vaya a buscar junto a la tripulación que los acompaña. A este tipo de huésped se le garantiza privacidad absoluta, es decir, que ningún paparazzi los va a sorprender. De ahí que muchos personajes o actores mundialmente conocidos que visitan esta zona atraídos por la belleza de sus parajes, luego decidan volver o construirse casas de veraneo. 

Pura vida es la frase con la que los ‘ticos’ dicen “todo bien, disfruta” y los costarricenses esta premisa la cumplen al pie de la letra. 

Se recomienda visitar los parques ubicados en la zona norte de la provincia de Guanacaste, donde se encuentra el Area de Conservación Guanacaste, compuesta por los parques nacionales: Santa Rosa, Guanacaste y Rincón de la Vieja; además de la Estación Experimental Forestal Horizontes y el Refugio de Vida Silvestre Bahía Junquillal. En esta área se integra un bloque continuo de ecosistemas marino-costero, bosque tropical seco, bosque tropical lluvioso y bosque tropical nuboso, en donde se estima que existen aproximadamente 235 mil especies (65 por ciento del estimado de la fauna en Costa Rica) y un 2.6 por ciento de la biodiversidad mundial.

Wp-mesa-playa-costa-rica-450

Las áreas protegidas de Costa Rica dan refugio a cientos de especies de mamíferos, reptiles, aves, anfibios, insectos, peces y plantas que son objeto de estudio de muchas instituciones a nivel local o internacional. 

Con toda esa flora y fauna por conocer, para los guías de esta zona (www.mardigitours.com), lo ideal es dividir la estada combinando experiencias: un día tomar un tour tranquilo y al siguiente, uno más intenso, que requiera de mayor esfuerzo físico. De ahí la sugerencia y el Pura vida, para disfrutar el viaje al máximo.

Una alternativa es visitar Palo verde, un parque nacional de 18. 848 hectáreas que posee áreas lacustres, y a la vez pantanos y manglares. Este es un paseo que no involucra todo el día y se realiza en un bote que se abre paso por el río Tempisque de 146 km de largo. Aquí mientras la embarcación avanza, es posible observar aves exóticas, cocodrilos, monos carablanca y congo, ciervos, armadillos, entre otras especies. 

Wp-hotel-punta-islita-costa-rica-450

Otras aventuras muy solicitadas son las caminatas al Parque Rincón de la Vieja, donde puede apreciarse la actividad volcánica y estar muy cerca de animales y aves como tucanes, pizotes, cigüeñas y reptiles. En tanto, si el visitante busca adrenalina, hay tours extremos. Muy cerca de la ciudad de Liberia y a 40 minutos de la zona de los hoteles exclusivos, se encuentra el lodge de aventura Cañón de la vieja (www.thecanyonlodge.com), donde el turista puede practicar diferentes actividades de alta intensidad, como canopy de 9 cables y 17 plataformas, rapel-rockclimbing donde se escala roca natural; cabalgatas, rafting y tubing por los rápidos del Cañón del Río Colorado, todo en un mismo día. 

Para finalizar su estadía, muchos turistas solicitan concluir el paseo con una caminata nocturna por Liberia, conocida también como la “Ciudad blanca”, debido a las fachadas de sus casas antiguas, para adquirir recuerdos y empaparse de la idiosincrasia de los guanacastecos, gente amable y cuya pasión son las corridas de toros. Sin duda, una excelente opción para concluir una ecoaventura de lujo en Centroamérica.