SHAMBALA PRIVATE, LIMPOPO, SUDÁFRICA

En el sector de Vaalwater, en la provincia de Limpopo, se encuentra este hotel construido entre arroyos, como si fuera un campamento zulú. Imagínese llegando de un safari por la reserva africana o de un paseo por el río Douw Steyn y arribar por fin a este refugio enclavado en pleno parque nacional Marakele. La lenta atmósfera, los tonos del atardecer que van del rojo al azul estrellado y que combinan la belleza natural y un fondo romántico, contexto ideal para un retiro de lujo.

62440188-H1-Shambala-ext1

O proyéctese tomando un masaje en el Shambala Spa, a cielo abierto, con vista al río y las estrellas, con el rugido de los animales y el canto de las aves como sonido de fondo.

En total son ocho suites donde además es posible pasear en crucero al atardecer, salir de pesca, recorrer en un tour en jeep o sobre el lomo de un elefante para observar a los animales salvajes que habitan la zona y terminar en un picnic atendido por el personal hasta el último detalle.

LA MAMOUNIA, MARRUECOS

Tres años llevó restaurar este hotel señorial de Marruecos, cuya data es de 1923. Un total de mil artesanos trabajaron para hacer de este lugar el mejor de su categoría, con el diseñador parisino Jacques Garcia a la cabeza, quien buscó a los pintores y ebanistas más talentosos de la ciudad. Así, bajo estas diestras manos, fueron instalados millones de azulejos, cada uno cortado manualmente; las paredes se unieron con marquetería de madera y se tallaron refinados diseños en las columnas de yeso. Todo para exhibir un palacio marroquí tal como en sus mejores tiempos donde priman los intrincados patrones arabescos basados en las tradiciones bereberes y árabe-andaluz.

Los tres restoranes ofrecen auténtica cocina marroquí, francesa e italiana en espacios íntimos, con una atención propia de príncipes. Luego se recomienda una noche de spa o caminar por las siete hectáreas de jardines que lo transportarán a otra época.

THANDA SAFARI KWA ZULU, NATAL, SUDÁFRICA

Su nombre significa amor en isizulu, y la verdad es que este lugar es ideal para el romanticismo al más puro estilo de Out of Africa, con Meryl Streep y Robert Redford. Ubicado en el norte de Zululandia. en KwaZulu Natal, este hotel promete una auténtica experiencia silvestre.

El lugar fue Inaugurado por el monarca zulú, su majestad el rey Zwelithini Goodwill kaBhekuzulu, y aquí se encuentra abundante vida salvaje, incluyendo a los ‘cinco grandes de Africa’: leopardo, león, elefante, búfalo y rinoceronte.

52195817-H1-Exterior_View_Of_The_Honeymoon_Tent

Diseñadas como una tradicional granja zulú, las suites tienen 220 metros cuadrados con salones, un majestuoso dormitorio principal, chimenea de doble cara y un cuarto de baño con duchas exteriores e interiores. Las zonas comunes son coloridas, adornadas con cuero y madera. Los visitantes pasan sus días en safaris y caminatas, y las noches se reservan para comer a la luz de las velas, disfrutando de los vinos de la bodega bien surtida, relajarse alrededor de la fogata y observar las estrellas.

SOFITEL LEGEND OLD CATARACT, ASWAN, EGIPTO

A orillas del Nilo y bordeando el desierto de Nubia se erige el Sofitel Legend Old Cataract Aswan, completamente esculpido en granito rosa. En su interior combina tesoros faraónicos con arte francés, arcos moriscos, candelabros de color rojo rubí, alfombras persas y muebles tallados a mano. En suma, una elegante reinterpretación contemporánea de códigos tradicionales egipcios.

Además de los panoramas en torno al desierto nubiano, las visitas al templo de Khnum, el museo de Aswan y la isla Elephantine, el lugar ofrece una piscina infinita que evoca a una cascada en el río. Se suma un spa que invita a perderse en un masaje nubiano profundo con aceite de sándalo o en un envoltorio de papiro con arcilla blanca. Qué mejor que terminar el día contemplando el atardecer en la gran terraza de granito junto a un té de hibisco.

1666_ba_00_p_1024x768

Imperdible es su histórico restorán, construido en 1902, por el arquitecto H. Favarger, bajo una cúpula árabe, rodeada por ventanas 
de mashrabiya