Un pueblo chico (sí, infierno grande) de Nueva Zelanda, desperdigado en la inmensidad de una naturaleza salvaje, pródiga en bosques, lagos, praderas, montañas, es el escenario en que se desarrolla Top of the lake.

Una curiosa, interesante y algo recargada trama, creada por la prestigiosa directora neozelandesa Jane Campion. A este sitio a medio civilizar —en todo sentido— regresa Robin Griffin (Elisabeth Moss, “Mad Men”), para visitar a su madre, enferma de cáncer. Griffin ha dejado hace años su pueblo natal y trabaja como detective en Sydney, Australia, donde se ha especializado en crímenes relacionados con abusos sexuales. Por eso mismo es requerida por la policía local.

Tui (admirable Jacqueline Toe), una adolescente de madre asiática, que vive con su padre, Matt Mitcham —un tipo brusco, astuto y rudimentario a la vez, capo de la droga del lugar— y con sus hermanos (sicarios del pater familia) acaba de ser rescatada en el lago.

La chica simplemente caminó vestida internándose en las aguas. En la escuela le cambian la ropa y notan lo que ya es evidente: tiene casi cinco meses de embarazo. Ya en la estación de policía, Tui permanece muda hasta que llega Robin a hacerse cargo del caso y logra sacarle algunas palabras.

En realidad Tui, los oficiales, los Mitcham, la misma madre de Robin, se parecen a la geografía que los rodea: silvestres, algo salvajes, ásperos. Y  así es como se organizan y relacionan fluidamente entre ellos. El jefe de la policía, Al Parker, parece ser el único que cuida su aspecto y muestra maneras más parecidas a lo que conocemos como civilización en Occidente.

Tui es devuelta a su hogar, desde donde horas después desaparecerá.  Entonces Robin decide quedarse hasta resolver el caso. Como la nativa que es, hace vida de taberna y se reencuentra con quien fuera su amor de juventud, uno de los hijos de Mitcham, que vive en una carpa en medio del bosque. Robin es, finalmente, una chica ruda de Laketop. Y arrastra un doloroso pasado.

Antes de la desaparición de Tui, en el mismo primer capítulo, hemos presenciado un crimen, declarado rápidamente como accidente por la Policía. Y también la instalación —para enojo de Matt— de un grupo de mujeres en un lugar conocido como “El Paraíso”.

En medio de la nada, organizadas en containers, ellas han armado una suerte de albergue de mujeres tristes —aunque no se la pasan nada mal—, comandadas por una peculiar gurú (Holly Hunter). Este cruce de historias y los distintos grupos de personajes que circulan configuran una panorámica curiosa (y hasta desconcertante) y quizás por eso singular.

El foco en la convulsionada historia personal de la protagonista y en un plano alterno el de Tui hacen particularmente interesante esta película en entregas episódicas.

De otro modo, estaríamos ante otra historia policial de alguien desaparecido en un pueblo chico, con giros sorprendentes —que sí que los hay— hacia los últimos episodios.

El albergue aporta sabor a algunos capítulos y ayuda a configurar los contornos de esta fauna humana. La duda que queda flotando es si no sobran y hasta desvían la atención en la ya atiborrada trama y subtramas.

 EL FACTOR JANE CAMPION

Una de las pocas directoras nominadas al Oscar, Jane Campion dirigió y escribió —junto a Garth David y Gerard Lee, respectivamente— esta miniserie, cuyos seis capítulos fueron mostrados en Sundance. (Campion fue nominada por “La lección de piano”, con Holly Hunter y Anna Paquin, película por la que sí obtuvo la estatuilla al mejor guión).

“Top of the lake” tiene su sello: una naturaleza, captada magníficamente por la dirección de fotografía (Adam Arkapaw), que se funde y confunde con los personajes. Lo que atrapa al espectador —más que saber el final del caso de Lui o conocer de a poco la tragedia de Robin— es este mundo que por momentos puede recordar al salvaje oeste y sus vaqueros, pero que en realidad no se parece a ningún otro. Ni el entorno, ni esa curiosa sociedad, ni la línea vital de unos personajes que no existirían en ninguna otra parte.

Top of the lake

Creada por Jane Campion.

Miniserie de 6 capítulos.

Producción: See-Saw Films, Escapade Pictures, BBC, Sundance Channel, UKTV.

Australia/Reino Unido, 2013.

En Netflix.

Comentarios

comentarios