Cuando empezaba a caer la noche en Santiago, CARAS tomó una despoblada Avenida La Paz –a esa hora de las pocas calles sin tacos y bocinazos– en un silencioso camino que termina en el Cementerio General. Entre esculturas sufrientes y bajo la mirada de ángeles cruzamos la puerta que nos llevó a un rincón entre este mundo y otro ‘intermedio’: un apocalipsis donde las personas deambulan (o huyen) entre muertos vivientes. Es el mismo ambiente donde esta temporada se moverán los protagonistas de la nueva serie Fear the Walking Dead. La nueva gran apuesta de historias de zombies que debuta en Chile e internacionalmente, a las 22.00,  por el canal AMC.

Así, en territorio de tumbas fuimos invitados a ver el primer episodio de esta producción que tiene como mente creadora a Robert Kirkman, el mismo hombre tras el show de culto (y comic) The Walking Dead. Esta vez, su historia muestra lo que sucede en Los Angeles cuando aparecen extrañamente estos atemorizantes seres.

Lentamente, la serie presenta en este capítulo debut a la familia protagónica –fragmentada en sus propias relaciones–, que se ve forzada a reconectarse y rearmar confianzas cuando tiene pistas del peligro zombie.

En los ojos de este clan el público tratará de resolver el puzle de la amenaza, que es todo un enigma en la sobrepoblada ciudad californiana. Un ritmo distinto, pero cargado de tensión, que adelanta que esquivar a estos muertos vivientes será una experiencia distinta en esas calles bajo el famoso letrero blanco de Hollywood y donde el desierto aparece como un escape a considerar.