Sí: Safe es otra historia sobre adolescentes desaparecidos en pueblo chico, padres desconectados de sus hij@s, celulares y redes sociales. Nada malo: nunca han sobrado ni nunca sobrarán las reflexiones sobre cómo los adultos nos hacemos cargo (o no) de quiénes traemos al mundo. Ese “¿a dónde vas? No vuelvas muy tarde” es universal: son frases que todos los padres del mundo les decimos a nuestros descendientes apenas cruzan ese umbral que los aleja para siempre de la tierra de la infancia.

Esta miniserie inglesa protagonizada por Michael C. Hall (Dexter) se inicia con un doloroso funeral. El Dr Tom Delaney (Hall) está enterrando a su esposa Rachel, tomado de la mano de sus hijas Jenny (Amy James Kelly), una adolescente, y Carrie, una niña.

Es el prólogo. Un año después, en los amplios y verdes jardines del bello condominio donde viven el protagonista y varias familias cuyos hij@s van a la misma escuela, se desarrolla una alegre convivencia, con asado, juegos y animadas conversaciones. Tom se escapa por ahí con Sophie (Amanda Abbington), la jefa de la policía local, con quien mantiene un romance.

Se trata de un suburbio protegido por una reja, cámaras y caseta de vigilancia, al que se ingresa por sinuosos caminos bellamente rodeados de jardines espaciosos por donde se distribuyen grandes y hermosas casas.

Como todo primer episodio, aquí se despliegan (casi) todas las bazas, que luego se irán retomando y desarrollando en el resto de los capítulos.

Al Departamento de Policía llega a unirse Emma (Hannah Arterton) justo cuando hay que investigar una acusación contra la profesora de francés de la escuela, Zoe, cuyo matrimonio con Neil no pasa por un buen momento. Su hijo Chris, un chico de 20 años que ha dejado la universidad, parece mantener un romance escondido con Jenny Delaney.

Cuando los padres de Sia —miembros de la vecindad— deciden irse de fin de semana a celebrar su aniversario de bodas, la chica aprovecha para organizar una fiesta, donde corre el alcohol, su poco de droga y alguna pelea.

Y que termina con la muerte de uno de los invitados y la desaparición de una de las jóvenes.

GIROS Y SECRETOS

De allí en adelante —mientras se buscan las pistas del crimen y de la chica desparecida— se irán develando los numerosos secretos que guarda la comunidad en general y algunos de los personajes en particular.

También es un espinoso camino que recorrerá Tom para caer en la cuenta que “no sé nada de mi esposa y mis hijos”.

Con sus constantes hallazgos, Safe captura el interés y mantiene en permanente tensión y suspenso al espectador.

Hay giros algo pasados de revolución y ciertos episodios y personajes con historias demasiado telenovelescas para un thriller. (Los motivos de Emma ¿en qué quedamos?). El capítulo 7, en este sentido, es particularmente débil.

Lo mejor viene al cierre: solo allí sabemos, con no poca sorpresa, quién (o quiénes) y por qué está(n) detrás del crimen y la desaparición.

En capa episodio nos han ido abriendo pistas para revelarnos finalmente qué hay tras todo lo que hemos estado viendo: un terrible secreto guardado en un pacto y que tiene mucha relación con lo que nos ha estado ocupando.

Es que nada permanece oculto para siempre.

Muy entretenida.

En Netflix: 8 episodios de 45 minutos aprox cada uno.

CONSEJO: anote en un pizarrón los grupos familiares y los personajes.

Comentarios

comentarios