El anunciado fin de la versión internacional de Sábado Gigante planteaba, naturalmente, una incógnita sobre el futuro de Mario Kreutzberger, la principal figura de la televisión local. Aunque el programa en Chile hace mucho tiempo ya había desaparecido de pantalla, sobrevivía como un fantasma a través de la figura de Don Francisco animando eventuales franquicias de concursos como Quién quiere ser millonario y Atrapa los millones además de espacios de conversación más o menos logrados. La carrera del animador parecía estar fuera del país y la percepción que generó la cancelación del show más antiguo de la televisión era clara: se trataba del fin de una era. Univisión le había puesto una lápida a una manera de entender la entretención y de paso, anunciaba el epílogo de la trayectoria de Kreutzberger. Todo indicaba que era el momento del retiro. 

Wp-don-francisco-sebastian-piñera-450

Por eso es que la inclusión de Don Francisco como entrevistador de políticos en la edición principal del noticiero de Canal 13 parecía una idea, a lo menos, descabellada. Una suerte de reconversión forzada, porque una cosa eran las entrevistas amistosas a los candidatos presidenciales en campaña y otra muy diferente era hacerse cargo de tres líderes que debían dar cuenta de una crisis política que mantiene en tensión a la sociedad chilena. El segmento ¿Qué le pasa a Chile? era una apuesta arriesgada, inverosímil. ¿Qué aporte podía significar una conversación con un animador que solía preguntar asuntos intrascendentes con referencias culturales añejas y que encima ni siquiera vivía en Chile a tiempo completo? Los pronósticos eran oscuros, sin embargo, todo resultó mejor, mucho mejor, de lo esperado.

Wp-don-francisco-ricardo-lagos-450

Aunque la muletilla de ‘la entrevista humana’ estuvo presente en los tres episodios, Don Francisco mantuvo una pauta precisa elaborada con un foco claro en las responsabilidades políticas que tuvieron y tienen Ricardo Lagos, Sebastián Piñera y Michelle Bachelet. Los tres no sólo debían hacer un diagnóstico de la realidad sino también comparecer ante la audiencia por sus errores. Kreutzberger le preguntó a Lagos por sus propias crisis, a Piñera por sus fracasos y terminó coronando la serie con la Presidenta Bachelet anunciando cambio de gabinete. El rostro del animador se convirtió en meme, su programa en trending tropic y Teletrece en el ejecutor de un golpe noticioso que pauteó al resto de la prensa nacional. 

Todo indica que aún no es el tiempo para los cuarteles de invierno.