Una breve y confusa escena da la partida a Quantico, la serie de ABC cuya primera temporada acaba de estrenarse en Netflix.
La cámara se centra en el rostro de una chica tapado por su abundante cabellera en desorden. A su alrededor, humo, polvo y confusión. Despierta semi aturdida en medio de restos de concreto y edificios en ruinas, mientras se escuchan sirenas por todos lados. Una bomba ha sido detonada en pleno Nueva York y ella ha sobrevivido.

8 meses antes: Alex Parrish (Priyanka Chopra) hace su trote matutino en Los Angeles antes de despedirse de su madre y sin decirle a dónde va toma un taxi al aeropuerto. Se embarca hacia Washington, aunque a Ryan, un chico que en el avión le pregunta hacia dónde se dirige, le dice que a Chile, a trabajar para Médicos Sin Fronteras (¿vienen Médicos Sin Fronteras por acá?).
En realidad, ambos van a Quantico, en Virginia, el centro donde el FBI entrena a sus nuevos re-clutas.
En las primeras imágenes nos mostrarán brevemente a los personajes principales del “curso” mientras parten desde sus lugares de origen: Georgia, Utah, N. York, Ohio.

Primera característica notoria de la serie: es multi pero multirracial y multi todo. La súper jefa es afroamericana; Alex, la protagonista, es india; hay una latina; una (o dos) árabes. Hay un mormón, un judío y también la típica chica rubia “peloláis”.
En el grupo hay un gay misterioso, que parece que no es tal, sino que está aprovechando el cupo que se exige para las minorías. (El que de verdad es gay, y que lo tiene medio “pillado” en su mentira, es un recluta muy guapo, con un aire a Luis Larraín).

Lo segundo que define la serie es que está en un constante ir y venir en el tiempo —flashback y/o flashforwords— alternando secuencias del entrenamiento y de los sucesos que hemos visto al comienzo: el peor atentado que se ha vivido en territorio norteamericano desde el 11S.

Es esta estructura lo que va atrapando al espectador y que permite pasar por alto que estos can-didatos a agentes secretos parecen más bien un casting de Elite Model o similar. Son todo/as jó-venes, lindo/as y esbelto/as.

Se supone que el FBI los ha super auscultado minuciosamente, pero cada cual irá develando algún secretillo personal que, a veces, la jefa sí conoce.
Lo que sí es real es que alguno es aquel “agente dormido” que suele ser la pesadilla de las agencias de seguridad.
Porque uno de ellos es el autor del atentado que vemos al comienzo.
Alex, nuestra protagonista, deberá, por un lado, huir de sus propios compañeros -una vez que todo apunte a que ella es la culpable de la explosión- y en paralelo averiguar quién es el o la res-ponsable.
Tanto en este presente en Nueva York, como en los meses en la Academia, las verdades y las mentiras son un puro amasijo: como en el tango, acá cualquiera es un traidor (o traidora) o está del lado que no debería.

Para disfrutar de Quantico -que es disfrutable- uno tiene que sacarse de la cabeza series como Homeland.
Porque es cierto que a veces se pone un poquito “reality”, sobre todo cuando la jefa lanza discursos motivacionales.
Pero tiene ritmo, sorpresas, harta acción y suspenso.
Y lanza tanta información por minuto (cada personaje tiene lo suyo) que es imposible despegarse de la pantalla.
En suma, muy entretenida.

Revisa el tráiler:

Datos:

-Priyanka Chopra (Alex Parrish), es una conocida actriz y cantante de Bollywood. Tiene 32 años y en el año 2000 fue Miss Mundo.
-La segunda temporada de la serie está por estrenarse por estos días en EE.UU.

Personajes:

Alex Parrish (Priyanka Chopra).
Ryan Booth (Jake McLaughlin).
Liam O’Connor (Josh Hopkins).
Miranda Shaw (Aunjanue Ellis).
Niamh y Raina Amin (Yasmine Al Masri).
Shelby Wyatt (Johanna Braddy).
Simon Asher (Tate Ellington).
Caleb Haas (Graham Rogers).
Natalie Vázquez (Anabelle Acosta).
Harry Doyle (Russell Tovey).

>Primera temporada en Netflix.
>Episodios de 45 minutos de duración aprox.

Comentarios

comentarios