Los Simpson. Gringos y todo, pero casi una institución chilena. Todos los días, a cualquier hora, están en algún canal de la tele, y cuando no, abundan en poleras, tazones, chapitas, juguetes, sitios web y hasta en el cine. No me voy a declarar fanática; en la vida hay cosas más importantes que ver a una familia ficticia sufriendo bajo la gran mentira del sueño americano, pero les he tomado un cariño especial. La Cami, mi hija, pasaba tardes enteras pegada a la tele; y Cris, su hermano chico, lo hace ahora. Así, no me quedó otra que ceder.

Tal vez porque soy una mujer que ha vivido los tropiezos del amor idiota, o quizá porque estamos todas hartas de los maridos pasteles, nunca he dejado de preguntarme por qué una mujer guapa, responsable, inteligente (¡graduada en Bellas Artes!) como Marge Simpson pudo terminar al lado de la aproximación humana al eslabón perdido de nuestra evolución. Porque Homero se la pasa borracho, desubicándose, oliendo mal y haciéndose cargo de nada. Entonces, ¿por qué Homero es amado por todos? ¡Claro que me da rabia!

Sí, es cierto que el tipo la quiere, la ama, hace cualquier cosa por ella, obvio que eso se valora, pero… ¿Hasta cuándo las mujeres aceptamos lo que sea sólo por amor?, ¿Hasta cuándo vamos a salir perjudicadas en las relaciones?, ¿Por qué un hombre puede ser tonto y feo y vicioso y ser amado? En cambio, cundo se trata de una mujer buena para el trago, bruta y pasada de peso, sería una pesadilla. ¿Será que hay que tener testosterona para ser vistos como un semidios?

También cuestiono a la Marge. Llevan mil años juntos y también es porque el tipo la tiene loca. Se le han declarado hombres guapos, millonarios, inteligentes y exitosos, que han sido capaces de tirarse al océano por estar con ella, pero Marge es a prueba de tentaciones, siempre fiel… “Amor de mi vida”, “pedacito de cielo” o “mi superhéroe”, son algunos de los melosos sobrenombres que la mujer de pelo azul le dedica a su obeso y calvo compañero.

Repito, no soy especialista en la serie, pero los he visto varias veces en la cama con una química que ya quisiéramos tener todas las parejas del mundo. ¿Será que Homero es un astro bajo las sábanas?. Quién sabe, entre tanta escapada a la taberna y noches que pasa borracho en la calle, debe saber como recuperar las horas perdidas…

¿Es el sexo suficiente para perdonar a un pastelazo como él? Para mí al menos, no. Por lo mismo, no pude ocultar mi alegría cuando supe que la nueva temporada traía una sorpresa brutal: Homero se mete con una chica quince años menor ¡y deja a Marge!

Marge, si en un universo paralelo puedes leer esto: ¡Arriba el ánimo y aprovecha! ¡corre! ¡HUYE! Te salvaste del peor hombre de la historia y puedes encontrar a un guapetón que por lo menos sepa arreglar una silla y hacerse un huevo frito. Hazlo por ti, hazlo por todas las que estuvimos, en algún momento con un tipo que no nos merecía. Porque todas estuvimos con un Homero Simpson.

Comentarios

comentarios