Felipe Camiroaga (44) se entusiasmó a tal punto con hacer fotos en la cordillera, que cargó su cuatrimoto en la camioneta y subió a La Parva. Desde el comienzo pone énfasis en que esta entrevista es muy importante para él, que necesita aclarar malos entendidos, decir lo que le está pasando. Desahogarse. Por eso abre las puertas de su refugio más privado y desconocido. “Acá recargo pilas. En invierno hago deporte y en verano vengo con mis binoculares a mirar, a pensar”.

Nos instalamos, y a los pocos minutos se puso a jugar con la moto sin importarle el barro que salpicaba su traje y la camisa. Está relajado, terminó de grabar Animal nocturno y se siente casi de vacaciones, aunque todavía le faltan unos días para irse a España donde esperará el nacimiento de su primera sobrina. “Voy a chochear. Le dije a mi hermana Paola (actriz y animadora) no molestaré, estaré en la pieza del lado con los paños húmedos, la tetera hervida y el auto encendido por si falta algo. Mi padrastro es médico y mis tres hermanos españoles nacieron en la casa. Ella repetirá la experiencia. Eso me tiene alucinado”.

Acaba de cerrar un año que en febrero lo tenía animando el Festival de Viña y en diciembre en medio del escándalo, críticas y rechiflas por la salida de Katherine Salosny. A pesar de los remezones, sigue como uno de los mejor evaluados de la TV chilena y para el 2011 suma al matinal, Animal nocturno, Halcón y Camaleón (Kramer está en conversaciones), su participación en Frontera azul y un par de proyectos nuevos que guarda en estricta reserva porque la competencia viene dura.

“Profesionalmente fue uno de mis mejores años. Renové todos mis contratos y tuve la posibilidad de irme a Estados Unidos… pero mi corazón está herido”. Lo repite harto durante la conversación.

En lo personal, está solo, después de terminar con Fernanda Hansen. Dice que aprendió la lección y hoy no habla de mujeres en particular.

Camiroaga está firme, pero mientras repasa errores y aciertos, demuestra que sí le entran balas.
Hace tiempo que vive en el hotel W. “Arrendé mi departamento. Los días que no voy a Chicureo, me quedo acá, donde me tratan tan bien…”.

camiroaga-300En su suite pasó la noche en vela después de la pifiadera que recibió en el Caupolicán durante la entrega de los premios Copihue de oro del diario La Cuarta, hace un mes. Acusado de no defender a su compañera y amiga, fue la reacción popular ante el reemplazo de Katherine Salosny por Carolina de Moras en la conducción del matinal.

Le recomendaron no ir. “Pero fui y me llevé mis tres premios. Arriba del escenario respiré, miré y traté de entender lo que pasaba. Parte del teatro abucheaba, otros aplaudían. Siento que las pifias no fueron hacia mí, sino por la situación. Pero la bofetada de esa noche me dolió profundamente, más de lo que algunos creen”.

Cuando todo terminó subió a la van que lo llevó de regreso a TVN. Junto a él iban Katherine Salosny, Mauricio Correa, Patricio Frez… Todos callados. “Llegué shockeado al canal a eso de las once y media. Me senté en la oficina de Gustavo Cariaga (productor del matinal), abatido. Nos reunimos con Mauricio (Correa), Gustavo y el Tata (Juan Carlos Díaz, editor periodístico). Todos me apoyaron y acordamos enfrentar los hechos en la mañana. Invitamos a Ricarte para que diera una visión externa. Con la perspectiva del tiempo, lo tomo como un aprendizaje. Estoy tan parado como antes”.

—¿Por qué el repudio se concentró en usted?
—Porque hubo personas que promovieron esa idea y el silencio de Kathy ayudó a que prendiera.

—¿A qué personas se refiere?
—A los que trabajan en programas que se dedican a eso. No son todos, pero hubo gente que lanzó ese tema de forma majadera.

—¿Por qué querrían hacerlo?
—Para esta industria parece que es más atractivo darle a alguien que está arriba. Lejos ha sido el evento más triste de mi carrera, y todo producto de que Kathy, por alguna razón que aún desconozco, no salió a desmentir lo que se estaba diciendo.

—¿Le pidió explicaciones, la encaró?
—No he tenido la oportunidad. Cuando estábamos en plena crisis, creo haberle escuchado algo como no entiendo lo que está pasando. Pero la noche del Caupolicán, por ejemplo, nos volvimos en la van y nadie dijo nada. Silencio absoluto. Debo reconocer que yo venía en shock, pero ella ni preguntó cómo me sentía. En ese minuto recién entendí que tenía algo contra mí.

—¿Qué cosa, por qué?
—No sé, el tiempo lo aclarará…

—¿Qué pasó con el equipo del matinal en esta crisis? Muchos dicen que está dividido.
—No. Me sentí muy apoyado por todos. Han sido muy profesionales y nadie tomó partido.

“El silencio de Kathy fue letal en esta seguidilla de malos entendidos. Ahora se ha empezado a establecer la verdad y a plantear cosas que no se dijeron antes, donde queda clara cuál fue mi responsabilidad en el cambio de animadora. Incluso los mismos programas de farándula que me trataban de canalla, me han exculpado”.
camiroaga
—Es incomprensible que TVN no lo blindara.
—Siento el mismo cariño y responsabilidad por mi canal, lo adoro. Tuve la posibilidad de irme a Estados Unidos, a la señal latina más importante del mundo, pero opté por mi vida en Chile. Esto no empaña ni una gota el compromiso que tengo con TVN. Todos los que cometimos algún error en esta situación tendremos que hacer un mea culpa.

—¿Cuál es el suyo?
—No haberme defendido con más fuerza desde el principio. Pero uno sostiene conversaciones privadas que tienen que quedar en ese marco. Muchas veces me han preguntado si defendí a Kathy, pero sería muy feo salir hoy diciendo: yo la defendí. Sólo puedo agregar que respeto lo que se habló a puerta cerrada. Los que estábamos ahí sabemos lo que se dijo, por tanto mi conciencia está muy tranquila.

—¿Estaba Katherine Salosny allí?

—Fue una reunión con ejecutivos y equipos realizadores, como ocurre en cualquier empresa. Insisto, me violenta cuando se ‘filtra’ todo. Jamás participaría en algo así, por lo tanto, si me la tengo que comer, me la como. Lo que se planteó ahí lo sabemos nosotros y Katherine Salosny también.

—Entonces, ¿por qué calló Katherine?
—No lo sé, es una gran pregunta que alguien le hará alguna vez.

Ella en Cooperativa evadió el tema. Dijo que lo conversará en algún momento con Felipe.

—Igual no me queda claro por qué la sacaron.
—Dijeron aberraciones como que la encontraba vieja o que yo tenía una relación sentimental con Carola de Moras por lo tanto había pedido el cambio… Se hablaron las estupideces más grandes. Lo que pasó es que en menos de un año a TVN le levantaron tres de sus nombres más importantes: Tonka Tomicic, Rafael Araneda y Martín Cárcamo. El canal tiene todo el derecho a hacer los enroques que estime pertinentes. Y el Buenos días a todos ha sido un gran hacedor de rostros. Pero claro, como hoy existe este deporte de decir atrocidades en la TV… Algunos trataron al canal y a mí de la peor forma. Sólo quiero decir: por favor déjennos hacer la pega, reformularnos y reinventarnos para un año 2011 que viene muy competitivo.

camiroaga200—Entonces Salosny estaba mal evaluada.
—No creo. De hecho, se le renovó el contrato por tres años más, entiendo que en mejores condiciones económicas. Aquí alguien dio mal un mensaje y pagué los platos rotos. Pero bueno, mi carrera ha sido de tantas satisfacciones, que si tengo que poner el pecho y pagar en esta vuelta, lo hago.

—¿Por qué paga usted y no otro, por ejemplo, Mauricio Correa?
—Porque es más mediático irse contra el ‘rostro’. Camiroaga pifiado en el Caupolicán era un plato que algunos querían saborear.

—Tal vez pecó de soberbio…
—No, no quiero que suene a soberbia. Conmigo tuvo más repercusión el tema. Si hubieran ido contra Mauricio dura una tarde el ataque.

—Se habló de crisis entre usted y Kathy antes del cambio de animadora.
—Rotundamente falso.

—Pero algo cambió el último año, ¿qué pasó?
—Todo iba bien hasta que el bombardeo externo de cuentos fue tal, que la relación se enturbió. Un día, después del programa, le pedí que nos tomáramos un café. Y mirándola a los ojos le pregunté: supe que dijiste esto, ¿es verdad? Respondió que sí.

—¿Cuál es su relación hoy con ella?
—Ninguna.

—¿La eliminó de su círculo de amigos?
—No la he eliminado de ninguna parte, pero cuando algo se fractura hay que darse tiempo para sentarse a conversar.

—Pero la hace responsable de todo lo ocurrido.

—Insisto, cada uno tiene que hacer su mea culpa, pero estoy convencido de que una frase de ella habría bastado para frenar esto. Si pensaba distinto, me tuvo que haber dicho, haberme mandado a la cresta… Me comí una pifiadera y una noche de terror sin tener ninguna responsabilidad.

—Tal vez ella esperaba algún gesto suyo, como la columna que escribió sobre Martín Cárcamo cuando partió a Canal 13.
—No escribí ninguna columna y te agradezco la pregunta. Me llamó un periodista de LUN, me hizo dos preguntas y publicó. Eso no quita que le deseo lo mejor a Martín, pero yo no lo hice.

—Se nota muy dolido.
—No quiero mentir, mi corazón está herido, mi carrera intacta.

—Quizá ella se la tenía guardada hace 20 años…
—(Lanza una carcajada) Puede ser, pero por Dios que me cobró caro…

—En medio de la crisis asumió Carolina de Moras, ¿qué relación tiene con ella?
—No estamos pololeando como se dijo por ahí. Me ha sorprendido por ser una mujer muy entera, porque por Dios que la han boicoteado. Es la conductora de nuestro programa, mi compañera y tengo fe que se convertirá en una gran animadora. Espero que la relación profesional que tenemos se transforme en amistad.

Asegura que Canal 13, que estaba muy alicaído, empezó a armarse, y lo hizo echando mano a TVN. “Nos quitaron cinco ejecutivos, se llevaron rostros, realizadores, pero así es la industria, dinámica. Me parece bueno que el Trece recupere un poco de terreno. Y también que CHV hoy compita por el primer lugar, vamos a tener que salir a la cancha fuerte… TVN sigue siendo líder en rating y posicionamiento. Es el canal más creíble para el público”.

—Pero Los ’80 aniquiló a Animal nocturno.
—Aunque soy bastante competitivo, tengo una visión romántica de la televisión. Cuando nos gana un producto como Los ’80, en mi sentimiento más interno, es un gusto. Le acertaron con el tema, le dieron con lo que el público quería ver. Hemos estado en un dignísimo segundo lugar.

camiroaga201—También competirá con Martín y Tonka.
—Un escenario súper loco. Ella estuvo a mi lado tantos años. Y es lejos el mejor nombre para la mañana. Pero siempre que sale competencia, el público observa y luego vuelve al Buenos días a todos.

—¡Qué seguridad!
—Ni pedante ni soberbio, así ha sido. El matinal es de esos programas que están tan metidos en el corazón. La competencia más dura fue cuando Paulina Nin partió en la mañana del 13, pero TVN rápidamente se posicionó y volvió a ser número uno.

—Con Carola de Moras bajó la sintonía.
—Fue un período de ajuste, a los tres días marcábamos los mismos puntos de siempre.

Este año también se reconcilió con Karen Doggenweiler. “Si bien estuvimos muy enojados (desde 2003), ya pasó el tiempo. Estamos en otra. Haber intentado esto en el pasado habría sido en vano. Hoy podemos trabajar juntos, conversar… Rescato momentos maravillosos con la Karen, profesionales y personales”.

—¿Qué fue lo que pasó en esa época?
—Las culpas siempre son compartidas. Hay que hacer el análisis cuando la herida está cerrada.

—¿Perdonó todo lo que se dijo?
—No sé si uno puede perdonar sin que le pidan perdón. Fuimos muy amigos y guardo recuerdos preciosos, ese sentimiento hoy es muy sanador.

—¿Alguna vez lo conversaron?
—Nunca, pero insisto, el tiempo cura… También yo la cagué harto, para qué estamos con cosas.

—¿Se lo ha dicho?
—No, se enterará a través de la entrevista.

—¿O sea, no volvieron a ser amigos?
—No, hay un acercamiento, pero a veces el silencio aporta más que las palabras…

—Y qué fue de la química, la onda que tenían sobre el escenario, ¿se perdió?
—Creo que en pantalla existe aún. Estamos partiendo una relación profesional de nuevo y esto puede ir creciendo. Me voy de vacaciones, y estoy encantado de que anime Animal nocturno.

—¿Y si se queda con él?
—Tendría que cambiar de nombre porque el animal nocturno soy yo.

Alcanzó a cotizar una casa en Miami tras la oferta de Univisión. “Me tentaba hacer un cambio de vida, de país, de clima. Además, tenían mucha confianza en mí, pero preferí quedarme”.

—¿Miedo, falta de ambición…?
—Lo segundo. Soy demasiado feliz acá. El temor nunca se cruzó por mi cabeza.

—¿Significa que no se la jugará por una carrera internacional?
—No descarto nada, pero si no partí en esta oportunidad es difícil que lo haga más adelante. Mis amigos me retaron, dijeron que era un huevón.

—¿Se arrepintió?
—No, estaba en medio de la negociación entre TVN y Univisión, mi cabeza eran lucas, contratos… Y tuve que ir a Haití. Fue un mensaje divino, Dios me agarró de las patas y dijo aterriza. Si ya estoy bien, ¿para qué aspirar a más plata, más fama?

camiroaga-202—Pensaría que quiere seguir creciendo.
—No tengo más ambiciones que ser feliz. Jamás soñé ser quién soy, vivir lo que vivo.

—Entonces está listo para tener familia propia.
—Me gustaría, pero lo solté un poco. Cuando te obsesionas con algo, se te va de las manos.

—¿Por qué entre tantas parejas no logra concretar, nunca se enamoró?
—Me he enamorado, pero más que encontrar a una buena persona, uno tiene que estar bien, con sus procesos resueltos. Si me hubiera casado antes habría sido un gran cacho y estaría separado.

—Dijo que se casaba a los 45.
—Fue hueviando… Tampoco quiero decir ahora me siento preparado para el amor, ¿no?

—Pero sigue con ‘los procesos’, ¡qué largos son!, lleva años en lo mismo.
—Hay otros mucho más largos. Por eso tampoco quiero decir que hoy soy un producto garantizado.

—Mientras vive estos ‘procesos’ han dicho que las mujeres han sido una pantalla para ocultar su homosexualidad, ¿qué les responde?
—Bueno, para algunos soy mujeriego, para otros homosexual, que hablen lo que quieran.

—Es que tiene todo para encontrar a una mujer y no pasa nada, por eso surgen las dudas.
—Es mucho más profundo que tener una buena situación económica o cierta apariencia física. Está lleno de huevones buenos mozos con plata que se han separado tres veces.

—¡Qué miedo le tiene al fracaso!
—Me da susto sufrir e involucrar en eso a otra persona, pero cada vez lo miro con menos angustia. Eso sí, ahora tengo otras mañas, si alguna vez dije camas separadas, hoy serían casas separadas.

—Pero las quiere todas. El año pasado parecía bien encaminado con Fernanda Hansen y terminó…
—Tengo un acuerdo conmigo mismo: no hablar públicamente de eso.

—¿Hoy está con alguien?
—Eso no lo voy a responder. Quiero salir de ese circuito, guardar un poquito de intimidad.

—Pero el misterio arma el juego y genera más expectativas en los medios.
—Bueno, también esas personas sin mundo propio han dicho que yo escondo a mis parejas. Nunca le he puesto la pistola al pecho a una mujer para que vivamos una relación secreta. Lo que pasa es que frecuento otros lugares, a los que no van los programas de farándula.

Vea el video de esta producción.