Nació con un pelo rojo envidiable y se hizo famosa como la chica colorina más deseada de la TV. Eran los tiempos en que Laura Prepon (35) interpretaba a la adolescente Donna en la comedia That ’70s Show. Popularidad que estuvo dormida hasta que reapareció —nuevamente en formato serie— en la aclamada Orange Is the New Black, de la plataforma Netflix.

Despistó a muchos de sus antiguos fans con el pelo azabache, anteojos de marco grueso y un uniforme en que no mostraba la figura con la que partió como modelo. Pero dijo unas palabras y era inconfundible. Tenía el mismo tono de voz ronco con el que conversa con CARAS.

Wp-thats-70-show-l-prepon-450

Antes era el objeto de deseo de un colegial. Hoy saca aplausos como Alex Vause, la ‘chica ruda’ de tatuajes que enamoró a una rubia tradicional con sed de adrenalina llamada Piper (Taylor Schilling). La enredó en una glamorosa vida de fiestas, viajes y drogas. Historia real tomada por la escritora y productora Jenji Kohan (Weeds) del libro biográfico de Piper Kerman.

Aunque cada una siguió su camino, el sistema judicial las reencuentra en la cárcel de Litchfield. Surge la química, el desamor y la traición ante los ojos de sus compañeras tras las rejas. Un mundo femenino —y humano— que obtiene premios y millones de fanáticos en el mundo, que contaban los días para el reciente estreno de la tercera temporada.

Actuaciones soberbias y un guión inteligente y lleno de sorpresas sacó al programa de los clichés carcelarios y relanzó la fama de Prepon.

—Esta vez vuelves por toda la temporada.

—¡Ay, sí! Fue genial que la producción pudiera ver una forma para mantener mi personaje cuando, por problemas de agenda, era imposible participar en el segundo ciclo.

—¿Cómo fue el salto al drama?

—Lo entretenido de Alex es que ella camina por esa fina línea que divide esos dos géneros. Una de las buenas experiencias en OITNB ha sido poder jugar con esas sutilezas.

—¿Hay cambios en tu personaje?

—Aparece una Alex distinta. Pasará por tantas cosas que muestra su lado más vulnerable, con detalles que no le conocíamos.

—¿Cómo se notará? Siempre has definido a Vause como “una chica ruda”.

—De partida, ella regresa tras las rejas. Y no sabe cómo funcionan ahora las reglas en Litchfield. Se destapa otra historia para ella.

Wp-oitnb-03-450

Uno de los hitos previos al estreno de este tercer ciclo es la aparición de la mujer que inspiró a Alex Vause en el libro. Absolutamente anónima, Cleary Wolters rompió el silencio el año pasado con Vanity Fair. Allí declaró que mucho de lo que aparece en la serie de Netflix distaba de la realidad. Por ejemplo, que no era la primera mujer en la vida romántica de la protagonista y que nunca tuvieron sexo en la cárcel; también negó ser una traficante ‘profesional’. En estos días, la ex reclusa promociona sus propias memorias: Out of Orange.

—Cuando partiste en OITNB no tenías datos de la persona que inspiró a Alex.

—Hace un par de semanas me llegó su libro. Me lo envió ella. Incluso, venía con una nota.

—¿Qué te escribió?

—Me decía que estaba muy contenta con mi interpretación de Alex. Y fue maravilloso, porque no tenía ninguna pista de cómo iba a reaccionar.

—Has descrito la relación de Alex y Piper como una mezcla de gran química con un juego de poder.

—Ellas viven en esa dinámica. Pero ahora es diferente porque Alex ya no puede sostener su ‘cara de póker’. Cuando conversamos con Jenji (Kohan) del desarrollo que yo tendría en 2015, me habló de un “pájaro herido”.

—¿Ahora Piper es la ruda?

—Alex siempre va a ser dura, pero ahora hay algo más…

—Eres la ‘mala’ por tu relación con ella. Pese a eso, tienes muchos fans.

—¡Sí, es increíble! Creo que al público le gusta su personalidad. Que Alex sea directa y no ande con rodeos. Se deja llevar por su corazón. Y en eso los fanáticos se sienten identificados.

—¿Es el personaje que estabas esperando desde que terminó That ’70s Show?

—Desde que finalizó el programa (2006) recibía material interesante. Pero todo tiene su tiempo y Alex apareció cuando tenía que ser.

—¿Cómo es saltar de la lista con las 100 Mujeres Más Sensuales de la revista masculina Maxim, a estar en el ranking de las mujeres más deseadas de la comunidad gay?

—(Da una extensa carcajada). No sé, igual es un tema de conexión: ya sea con hombres, mujeres o con hombres y mujeres. Al final, también es por interpretar a alguien que da voz a un cierto grupo de la sociedad.

—¿Cómo compararías tu experiencia de modelo adolescente, cuando trabajabas en Europa rodeada de mujeres, con OITNB?

—Es distinto por una cosa personal: era muy chica. Ya en Europa me di cuenta de que esa no era yo. Me faltaba algo que luego encontré en la actuación. O sea, ahora siento que gané la lotería al compartir con mis compañeras de la serie y con tener este trabajo en Orange is the New Black