Sueño con mi ejecutivo que dice: ‘Joaquín… disculpas por llamar a esta hora, pero estás sobregirado…’. Despierto, enciendo el computador y ¡el sueño era real! Hago una transferencia bancaria.

08:15 hrs: Salgo a trotar y después desayuno con frutas y cereales. Perdón, otra vez soñaba… En realidad estoy acostado viendo el matinal.

09:20 hrs: ¡Obviamente me quedé dormido! Corro a la ducha. Me visto  con cualquier cosa. Eso de que los gay se producen más que nadie, ¡mentira! Zapatillas, bermuda y polera.

11:00 hrs: Grabo en Mega Ojo con clase. Tres horas después almuerzo con el equipo, aprovecho de ‘pensar’ y digo: ‘¡Qué heavy es estar tan flaco!’ Risas en toda la mesa, la mejor respuesta.

18:00 hrs: Manejo a mi nueva ciudad: Rancagua. ¡Qué felicidad no vivir más tacos, arriendos sobrevalorados, frutas y verduras carísimas, parquímetros y la prepotencia de un lugar donde no hay equilibrio social ni económico!

19:00 hrs: Llego al Tara, tapas&bar que inauguraré en la región del Libertador Bernardo O’Higgins. Me peleo con los maestros ¡por qué pusieron un calendario de Luli en bolas! Se ríen, no me pescan… ¿ por qué será?

19:30 hrs: Ayudo taladrando, lijando puertas, ocultando instalaciones eléctricas (‘expertos’ hacen la pega y dejan cables a la vista). Todo mientras bailo y canto la música de la construcción, mi placer culpable. Me gusta generar lazos con la gente que trabaja conmigo.

21:00 hrs: Tomo té con mis padres, hermanos y sobrinos. Después de vivir solo 15 años decidí mudarme con mis viejos y aprovecharlos al máximo. Creo que es uno de los mejores regalos.

23:30 hrs: Me pican las patitas por estar en Santiago con mis amigos tomando unas copas de champaña en El Toro. Me acuesto y digo como Scarletl O’Hara: ‘Tara… es mi hogar. Iré a mi casa y le daré algo para hacerle volver. Después de todo, mañana será otro día’.