El revuelo provocado por las denuncias de Jorge Lanata en contra del gobierno de Cristina Kirchner y el insólito hecho de que su programa Periodismo para todos lograra mayor audiencia que los partidos de fútbol programados a la misma hora por la televisión pública llamaron la atención de los medios chilenos. Muchos viajaron a conversar con Lanata. En una de las entrevistas a propósito de su éxito el periodista aludió a un asunto que en ocasiones resulta incómodo: el sentido de espectáculo como ingrediente de un programa por muy periodístico y político que sea. “No hay que olvidarse de que esto también es entretenimiento”, dijo el argentino.

El sentido de espectáculo como ingrediente de un programa por muy periodístico y político que sea

Como en tantas cosas las medidas y proporciones son la clave para el resultado. Y como en tantos otros oficios el periodismo descansa a la vez en ciertas técnicas cuantificables y predecibles como en asuntos que no se pueden prever y sólo se prueban en el momento de la ejecución: el criterio y la ética. La más leve desproporción tiene un efecto en dominó sobre el producto final, y la mancha, por pequeña que sea, puede alcanzar a dominar el total del mismo modo en que una camisa blanca deja de ser impecable aunque la pequeña gota de café sólo cubra un mínimo de su superficie. Informe especial y Contacto, los dos programas periodísticos más importantes de nuestra televisión están en permanente negociación sobre cuál es la proporción ideal de espectáculo para cada reportaje.

Contacto es una especie de patrimonio de Canal 13 y uno de los pocos espacios que han sobrevivido a los múltiples cambios de administración desde la muerte de Eleodoro Rodríguez.

Contacto es una especie de patrimonio de Canal 13 y uno de los pocos espacios que han sobrevivido a los múltiples cambios de administración desde la muerte de Eleodoro Rodríguez. Contacto tuvo incluso un breve y fallido paso por el noticiero central. Con un pasado remoto magazinesco —su origen está en el sabatino Temas de TVN—, Contacto se fue acercando a la actualidad más candente a partir de la segunda mitad de los ’90 y logró sus mayores golpes con el desbaratamiento de una red de pornografía infantil y la captura del criminal Paul Schaeffer. La vigilancia de un entorno amenazante se transformó en adelante en uno de los principales focos de interés. Una línea de exploración temática han sido los abusos al consumidor.

Un ejemplo de esa veta es el reportaje que denunció la tramposa rotulación de pan, yogur y aceite que se venden como lo que no son y prometen efectos que no tienen. La edición indignó no sólo a los consumidores sino a la autoridad sanitaria. Pero existen otros asuntos que no tienen que ver exactamente con el mercado y el consumo, sino con ciudadanía, temas más difíciles de poner en escena.

El programa dedicado a la educación sexual emitido esta temporada se enfrentó a esta dificultad y a la de caer en la tentación del espectáculo.

El programa dedicado a la educación sexual emitido esta temporada se enfrentó a esta dificultad y a la de caer en la tentación del espectáculo y el lugar común, y las sorteó con un relato limpio, directo, preciso sin pizca de mojigatería y, lo principal, con información de servicio público. No se trató quizá de un gran golpe en el sentido estricto, pero sí de un espléndido ejemplo de periodismo de calidad, en donde el entretenimiento estaba rigurosamente subordinado a los hechos.

Comentarios

comentarios