Pensar que todo partió cuando aquella niña de 17 años fue fotografiada en una playa colombiana por un cazatalentos de Pepsi. Ese día su vida cambiaría para siempre. Por difícil que sea de creer, Sofía Vergara (42) en persona se ve aún más hermosa y joven que tras la pantalla. Se acerca encantadora hasta la muerte, destella con una sonrisa de neón y revolotea sus pestañas. Habla con entusiasmo y con su distintivo inglés que revela sus raíces latinas. Es así como logra derretir a cualquier hombre. Además es toda una inspiración para las mujeres, a que crean en sí mismas y que sean ambiciosas en la vida. Su estilo independiente y autoempoderado provoca esto y los resultados están a la vista. Sofía es por lejos la mujer más sexy de Hollywood y es la actriz mejor pagada en la televisión estadounidense por dos años consecutivos, sumando 30 millones de dólares por sus numerosas campañas con Pepsi y Covergirl.

Pero no todo fue siempre fácil. Su llegada a Hollywood “fue terrible”, según lo cuenta. Los directores de castings no le daban papeles latinos porque “no se veía lo suficientemente latina”, ella es naturalmente rubia y tuvo que teñirse el pelo negro. Y así, de un día para otro, todo el mundo creía que era una latina de tomo y lomo. Probablemente es la única mujer de Hollywood que tiene raíces rubias. “Pero me gusta tener el pelo oscuro, me encanta jugar a esa imagen”, cuenta la actriz.

Sofía es madre de Manolo (22), fruto de su primer y único matrimonio con Joe González.  La actriz tuvo cáncer de tiroides en 2000, a sus jóvenes 28 años, y tras recibir tratamientos de radiación y como consejo de sus médicos, decidió congelar sus óvulos para un posible futuro embarazo. Pese a su temprana experiencia como madre, que tuvo un fuerte impacto en sus inicios en la industria del espectáculo, ella asegura que su vida sin Manolo “no habría sido tan feliz, tan sabrosa ni tan alborotada”.

Wp-450-Vergara2

—Usted se casó con su novio de la infancia. ¿No era demasiado joven? 

No. Yo estaba enamorada y en mi cultura casarse a una edad temprana (18 años) no es tan inusual. También fue un gran alivio para mí, porque te cansas de ser perseguida por los hombres todo el tiempo. Después de divorciarme, ser madre soltera me dio mucha motivación para tener éxito y poder darle una buena vida a mi hijo.
Hoy, tras cancelar su matrimonio con el empresario Nick Loeb hace sólo dos meses, parece haber encontrado nueva pareja: se trata del intérprete de True Blood, Joe Manganiello. Cuando le preguntaron a este último sobre Sofía, él dijo: “Tiene las curvas, tiene una cara preciosa, un pelo precioso, es simplemente maravillosa. Su belleza es natural y tiene energía”.

Wp-450-Vergara3

Fue su papel de Gloria en Modern Family la que la convirtió en un icono cultural desde que el primer programa se transmitió en 2009. Tan pronto como el primer episodio salió al aire, la gente en la calle comenzó a saludarla. “No lo podía creer. Sé que nunca voy a encontrar un mejor papel que Gloria. Es perfecto para mí y me permite jugar con diferentes partes de mi personalidad”, cuenta. La serie le ha ayudado a amasar lucrativos contratos. Esta latina ha tenido un gran sentido cuando se trata de la comercialización de sí misma.

Pero hoy está en la pantalla grande junto a Woody Allen y Sharon Stone en la recién estrenada Casi un gigoló, de John Turturro. Sofía confesó lo “intimidada” que se sintió al rodar con el legendario Allen. “Fue una experiencia muy peculiar, porque al principio me sentía muy cohibida en presencia de un hombre tan pequeño pero que, al mismo tiempo, acumulaba tanta sabiduría. Pero es muy cercano, hablamos de música, de cine, prácticamente de todo”, dice Vergara quien interpreta un papel menor, pero que le resultó perfecto porque se encuentra en la mitad de la temporada de la serie. “John y yo nos reunimos aquí en Nueva York y enseguida me contó que mi personaje estaba basado en una de sus mejores amigas, que le recuerda mucho a mí. Ella no es hispana pero tiene como ‘saborcito’, y creo que por eso la identificó conmigo. Yo me moría por salir en la película”, cuenta.

En el filme le tocó rodar un trío con Turturro y Stone: le daba pánico. “Imagínate lo que supone que te toque hacer el primer trío de tu vida con Sharon Stone”, explica muy seria. No era para menos, Stone es una mujer experta en escenas de sexo y es inevitable asociarla como la mujer del mítico cruce de piernas de Bajos instintos

Wp-450-Vergara

—¿Qué la sorprendió de Sharon Stone?

—Es una mujer lindísima. A veces ves a una actriz por televisión en la alfombra roja y luego te la encuentras y parece otra persona. Pero ella es imponente, exactamente como uno se imagina a una estrella de cine. Además se portó muy bien conmigo en la escena del trío y me dijo: “Mira, yo he hecho esto muchas veces, tú sígueme el juego y no sufrimos ningún drama”.

—Es la primera vez que rueda a las órdenes de John Turturro. ¿Le gustó trabajar con él?

—Muchísimo. Uno se siente muy a gusto y no se produce ningún momento de pánico. Todo está bien planificado. Hay una tranquilidad y una organización maravillosa. No tengo mucha experiencia como actriz y desde el principio se lo dejé claro. Quería que me contara cómo deseaba que hiciera las cosas. No me gusta que me digan: “Lo hiciste bien pero…”. Prefiero que sean directos: “Horrible. Tienes que cambiar esto y esto y esto”. Mi personaje de Modern Family es muy expresivo y alocado, y John pretendía que aquí bajara un poco el tono. Le pedí que me dirigiera y creo que logré ser más contenida.

—El protagonista de la película es un gigoló. ¿Está la prostitución masculina mejor vista que la femenina?

—No estoy segura. La historia de las prostitutas la hemos visto a menudo. Pero no hay tantas cintas sobre los gigolós y quizás eso es lo que hace que este filme sea más interesante. Ellos siguen teniendo un punto de misterio. Nadie sabe por qué lo hacen ni cuánto les pagan o qué les toca practicar.

—Volviendo al papel que te llevó al estrellato, ¿de dónde saca la inspiración para interpretar a Gloria? 

—He puesto una gran cantidad de elementos de mi familia en ella. La mayor parte soy yo, pero mucho proviene de algunas de las grandes mujeres de mi vida, como mi mamá y mis tías. Gloria representa cierto tipo de mujer latina, pero no me refiero a que ella sea un estereotipo de todas las latinas. Ella tiene una personalidad muy colorida, yo quería que representara el lado más divertido y más sexy de las mujeres de mi cultura. Me encanta mi personaje, me enorgullece ser un símbolo de muchas mujeres.

Wp-450-Vergara4

—¿Ser latina la ayuda a jugar con su sensualidad?

—Es más fácil ser muy femenina y glamorosa. A pesar de que he sido capaz de tener éxito en el mercado en general, también tengo muchos seguidores latinos y estoy orgullosa de eso. Me encanta poder presentarme de esa forma. Heredé esa actitud de mi familia. Mi madre y mis tías siempre se veían perfectas y hermosas, tanto para llevarnos al colegio como para salir a comer con amigos. He cuidado mucho mi apariencia desde pequeña.

—A menudo se ve imponente en la alfombra roja. ¿Tiene un sentido natural de glamour y estilo? 

—¡Ese es un gran cumplido! (Risas) Gracias. Sé qué tipo de vestidos me quedan bien. ¡Yo sé que no puedo usarlos sin espalda porque no tengo nada para apoyar mis pechos! (Risas) También sé que puedo verme muy bien con algunos tipos de rojo y algunos trajes sin tirantes. Tengo estilistas, pero siempre he tenido un buen sentido de la moda cuando se trata de trajes. Es imposible que salga de la casa mal vestida y sin maquillaje porque no quiero fotos feas mías dando vueltas por internet. Soy una latina sexy y me encanta verme lo más sexy posible. 

—¿Le divierte interpretar un lado más sexy? 

—Muchas personas creen que la belleza y la sensualidad son denigrantes para una mujer. Eso es tan ridículo. Uno puede ser hermosa, inteligente y sexy a la vez. ¿Por qué ocultarlo o negarlo? Nunca he tenido problemas con hacer roles sexy. Nadie me va a pedir que interprete a un científico o un cirujano. Las latinas son también muy animadas, nos gusta divertirnos y ser provocativas. Nos gusta ser respetadas y apreciadas, pero también divertirnos con los hombres, ser coquetas, disfrutar del romance y de la emoción del amor.

—¿Alguna vez sintió el conflicto de comercializarse a sí misma sobre la base de su figura? 

—(Risas) No, yo sé que mi apariencia es lo que llamó la atención en primera instancia, pero siempre he tenido más que ofrecer. Tenía una personalidad extrovertida que me valió un espacio en la televisión por primera vez en Colombia y en el mercado latino. Nunca he estado avergonzada por hacer dinero por tener cierta imagen. La gente te desestima si te juzga solo por tu apariencia y por lo mismo he tratado de explotar al máximo mi lado humorístico, así logro centrar la atención en otra cosa que no sean mis pechos.