Tuvieron que pasar 10 temporadas de su reality, la confesión de identidad sexual de su padrastro y una portada en Vanity Fair en la que ella no posaba para que Kim Kardashian dejara de ser el foco de su televisiva familia. Ni siquiera el anuncio oficial de su segundo embarazo —a horas del adelanto de la foto en corset del patriarca del clan— la reubicó en la primera línea de atención.  

Sin duda, 2015 será un año especial para esta celebridad sin secretos, desde que tomó notoriedad a inicios del milenio por ser amiga de juergas de Paris Hilton. A ésta siguió en los pasos con la revelación de un video sexual y una industria en torno a su imagen (que su madre Kris administra con dedicación total).

Son días distintos, pero no cambia su ruta pública. Incluso, ella fue la que subió al torbellino mediático a su tercer marido, el polémico rapero Kanye West. También su hija North, quien apenas balbucea palabras y ya asiste a desfiles de la Semana de la Moda en París.

Wp-kim-kanye-450

Ese ritmo no para. A sus programas de TV, los negocios como figura de marcas y la incondicionalidad de sus casi 42 millones de seguidores de Instagram, esta temporada agrega la promoción de un libro de fotos con celular: Selfish.

—¿Existe un estigma en torno a tu vida por ser estrella de reality show?

—Sería aburrido si me mostraran en las reuniones de trabajo a las que tengo que ir a diario. Así que entiendo por qué (los productores) captan el lado divertido y las cosas tontas que suceden cuando estoy en casa. Sí, a veces la gente ve solo ese lado de mí y creo surge un estigma. Pero no presto demasiada atención a eso. Me mantengo enfocada.

—¿Cómo nace tu libro de autorretratos con celular Selfish?

—Mi marido me decía que con tantas fotos que me saco con el teléfono debería hacer un libro y titularlo así (juego que alude a las selfies y a la palabra en inglés para “egoísta”). Kanye está detrás de todo, yo sólo lo escuché. Sé identificar una buena idea, así que seguí su consejo.

—¿Cómo se hace selfie ‘profesional’?

La clave es la iluminación. Si la tomas frente a un espejo, no mires la pantalla. Dirige la vista hacia adelante para trabajar tu mejor ángulo.

Conocida por sus voluptuosas curvas, que le dieron su fama inicial, Kardashian no pelea contra esa imagen. La trabaja, especialmente cuando se trata de destacar su célebre trasero. Así lo reafirmó en la portada de la revista Paper, donde equilibró una copa de champaña en su derrière.

—¿Coincides en el trato a las mujeres como de ‘objeto’ por parte de los medios?  

Por supuesto. Aunque también creo que si como mujer te sientes con poder, lo destacas. Lo usas para que la gente mire lo que queremos reflejar sobre nosotras mismas.

Wp-kuwtk-450

—¿Cómo te relacionas con tu cuerpo?

—Cuando tenía 14 años tenía talla C y D en sostén. Solía sentarme en el baño y rezar para que mi busto no siguiera creciendo. En esos días mi papá (el abogado de O.J. Simpson, Robert Kardashian) me escribió una larga carta en la que me decía que había sido bendecida con un tipo de cuerpo. Agregó que algunos hombres podrían tratar de aprovecharse, por eso la clave era tener confianza y estar orgullosa de quién era.

—Hablando de sentirse seguros, ¿cómo prepararás a tus hijos para enfrentar el racismo?

—En un vuelo desde Viena estaba con mi hija (North, hoy de dos años) y una mujer me lanzó insultos racistas. Estuve a punto de contestarle enfurecida, pero un pasajero me detuvo. Dijo que ella era la ignorante. Kanye es muy abierto, así que estoy bastante segura de que les hablaremos a los niños de la misma forma en que lo hizo mi papá (armenio): tocando los desafíos de las relaciones birraciales.

El padre de Kardashian murió cuando ella era una adolescente. En esos días su madre se casó con el medallista olímpico Bruce Jenner y extendió la familia con dos hermanas más, Kendall (hoy top model) Kylie. Fue en ese hombre en quien Kim tuvo una imagen paterna. Un lazo que ella correspondió rápidamente cuando el deportista confesó su nueva identidad de género con un nuevo nombre: Caitlyn.

En vez de aislarse de cualquier polémica, la ha ayudado a construir su reciente imagen femenina. Eligen ropa juntas, como Jenner ha contado en entrevistas y también lo ha mostrado el reality que las sigue.

 —¿Que pasó con esta revelación?

Como familia, sólo rezábamos para que la gente entendiera el tema, pese a que nosotros mismos todavía no lo asimilábamos totalmente. La razón por la que partimos abriendo nuestro hogar fue  mostrar que cada integrante siempre tendría una opinión diferente frente a distintos temas. 

—¿Cómo lo han afrontado?

—Nuestro amor no ha cambiado. Obviamente, cada uno tiene su propia transición emocional. Vamos juntos a terapia de grupo y, en el proceso, Caitlyn ha logrado que yo deje de ser tan crítica. Cada cual tiene sus propias luchas, pero estoy feliz de que la gente haya sido tan compasiva y abierta a este cambio.

Wp-kim-caitlyn-450

—¿Qué te enamora de Kanye?

—La forma en que ama, crea y piensa. Es una persona buena. Me encanta la manera en que enfrenta aquello en lo que cree con todo corazón. Nunca retrocede. Mucha de mi confianza actual viene de él. Solía preocuparme tanto de lo que la gente pensaba, hasta que él me enseñó a que no me importara. Paralelamente, también escucha mis consejos.

—¿Qué pensaría hoy tu padre?

—Estaría feliz, aunque no estuviera de acuerdo con todas nuestras decisiones. El no creía en síquicos, pero fue a ver a una después de que el juicio de O.J. Ella le dijo: Tu apellido va a ser famoso en todo el mundo. Hoy estaría orgulloso.