En estos días está en primera plana porque acaba de estrenar Crimen perfecto, clásico policial de Frederic Knott, en su propio teatro, La Feria. Ahí interpreta a Tony, un marido inglés que planea asesinar a su esposa.

De ocho a cinco, “el horario de oficina”, está en la televisión, grabando la nueva teleserie de Canal 13, Vivir así, de Egon Wolff.
Es un camionero con problemas financieros. Deja así atrás sus papeles de galán adinerado.

En la noche, en las horas de la bohemia, dirige Oscuro vuelo compartido, de Jorge Díaz, que se presentará en julio en el Teatro de la Universidad Católica, con Loreto Valenzuela y Gregory Cohen como protagonistas. En esta obra Díaz deja de lado el absurdo y narra con realismo el dolor de una pareja de drogadictos.

A Jaime Vadell, que no confiesa su edad “por principio”, le gusta la televisión, le encanta dirigir, le fascina el teatro. Pero, sobre todo, ama la radio. Entre enfático y esperanzado, profetiza: “¡Los radioteatros van a volver!”.