Si hay algo por lo que seguro será recordada la ceremonia de los Emmy 2015, entregados en septiembre, eso fueron las explosiones de llantos y sollozos con que Viola Davis agradeció su premio a mejor actriz por su rol en “How to get away with murder” (“Cómo escabullirse de un crimen”).

Y es que eso la convirtió en la primera mujer afroamericana en recibir el más importante premio de la industria de la TV en EE.UU.
La emotiva y frágil Viola Davis (“Criadas y señoras”) que vimos esa noche tiene muy poco que ver con Annalise Keating, la temeraria y dura profesora de derecho penal de una prestigiosa universidad de Filadelfia que encarna en esta vertiginosa serie, mezcla de drama legal, misterio y crimen, donde abundan las pasiones sexuales (hetero y homo).

Annalise es una sagaz abogada que elige de entre sus mejores alumnos a sus ayudantes en los juzgados. Fuerte personaje -con marido y amante-, una suerte de remolino en torno a quien corren y giran todos los demás, lo suyo es ganar en el estrado, no importa si con ello está dejando en libertad a un asesino.

El guión, desde que comienza, juega con raccontos y fuertes escenas inconclusas, hilos que dejan al espectador irremediablemente enganchado. Cualquier cosa puede suceder y estudiantes, maestros, policías y vecinos estarán involucrados en ello.

Mientras se van resolviendo casos legales en los que Annalise se luce como litigante -y sus ayudantes-alumnos compiten por conseguir el dato y el documento más relevante-, la misteriosa desaparición de una chica y otros asuntos muy oscuros van surgiendo en la compleja historia.

De escenas y cortes rápidos, “How to get…” es entretenida, rebuscada, ágil, enrevesada, todo a la vez. Y Analisse es una pantera en la sala de clases, en el estrado y en la cama. Un Emmy muy bien ganado.

“How to get away with murder”.
1 temporada de 15 capítulos.
En Netflix.

Comentarios

comentarios