Esta mujer puede ser de hierro. A pesar del clima frío de primavera en Munich, Gwyneth Paltrow lleva un vestido de verano blanco con escote en la espalda, atado a la cintura con una correa negra. No parece inmutarse con la frenética agenda de entrevistas, que no le da mucho tiempo para respirar. Como siempre, sus brillantes ojos azules tienen una mirada alerta y su postura es impecable, con el traje del héroe epónimo en el rol de Pepper Pott en la tercera película de la saga Iron Man. En la vida real también está lista para otros campos de batalla. A sus casi 41 años se prueba a sí misma en libros de cocina, cantando en los Grammy, con su sitio web Goop.com, liderando la última campaña del perfume Boss. Aunque en primer lugar de esta lista de deberes ubica a sus hijos, Apple (8) y Moses (6).

Casada hace diez años con el inglés Chris Martin (36), líder de la afamada banda de rock Coldplay, la ganadora del Oscar (Shakespeare apasionado) ha construido uno de los matrimonios más sólidos de la industria del entretenimiento: ambos evitan exponer la relación bajo toda circunstancia. Además, son fanáticos de los productos orgánicos y de la meditación. El músico, según ella misma reveló, fue su apoyo cuando perdió al tercer hijo que esperaba.

Paltrow se ha alzado con la etiqueta de mujer perfecta con su página en internet dedicada a la comida sana, la moda y a promocionar esas rutinas de ejercicios que la posicionan como uno de los cuerpos más envidiados de Hollywood. Todo, mientras mantiene su estatus de actriz respetadísima. ¿Es posible seguir sus pasos ejemplares?

paltro-horizontal—¿Cómo fue cumplir 40 el año pasado?
—Genial. Ha sido una etapa increíble. Hice un balance de mi vida y me siento muy agradecida.

—¿Cambió en términos personales desde el primer Iron Man?
—He pasado por muchas cosas, como criar a mis hijos. Aunque no siento que mi vida se haya transformado desde que empecé la saga. Todos crecimos un poco y siempre me emociona saber que volveré a interpretar a Pepper.

—Pepper puede ser muy dominante, ¿es así usted en una relación?
—Diría que no. Aunque en mi vida profesional sí soy dominante, como en los negocios de Goop.com. Pero en la parte personal me planteo como una igual. ¡Mis hijos me dominan!

—¿Es divertido hacer películas de acción?
—Sí. Nunca había hecho una secuencia de acción en mi vida y me encantó. Me sentí como una chica ruda, ya que protagonicé mis acrobacias.

—¿De niña le gustaban los cómics?
—No. Me encantaban las Barbies, disfrazarme.

—¿Cuándo escuchó por primera vez acerca de Iron Man?
—Cuando me invitaron a la película.

—¿Le gusta ser la protegida o proteger?
—Depende. Soy muy protectora de mis hijos. Y también me gusta que me protejan.

—¿Quién?
—Mi marido.

—Se ve tan en forma. ¿Qué hace?
—Sigo el método de Tracy Anderson (ex entrenadora de Madonna). Cambió mi cuerpo, estoy muy agradecida. Gracias a ella me siento cómoda en escenas de acción o en traje de baño.

—La nutrición es un tema para usted.
—Trato de comer alimentos saludables la mayor parte del tiempo. Eso sí, me engaño mucho y caigo en las papas fritas o cosas por el estilo.

paltrow-vertical-1—¿Y si sus hijos quieren hamburguesas?
—No comen carne. Además, no les gusta ir a lugares de comida rápida porque alguien les habló en el colegio que allí agregan en las comidas cosas que son como ¡Ewee…! (pone cara de asco). Son niños normales y les gustan las golosinas.

—¿Cómo controla su comida cuando filma?
—Me aseguro de que mi remolque tenga una pequeña cocina y preparo comida sana. En Iron Man 3 probé recetas para mi nuevo libro. Así que siempre consumí alimentos saludables y, en paralelo, escribía sobre esos platos.

—¿Tomaría un papel como el de Bridget Jones que exija engordar?
—Probablemente en el pasado… pero ahora no arruinaría mi metabolismo. Es muy poco saludable hacer eso. Tal vez si se tratara de una propuesta que me apasionara, no me opongo a cambiar un poco mi cuerpo.

Ese fanatismo por la vida sana no le quita el humor. “Trabajo muy duro, pero también creo que es importante desarrollar cierta ligereza, divertirse y reírme de mí misma”.

—¿Cómo reaccionaría si sus niños quisieran convertirse en actores?
—Cuesta tener éxito como actor y mantenerlo. Aun así los apoyaría en lo que fuera.

—Viene de una familia de actores, ¿alguna vez deseó tener la vida “normal”?
—Fui afortunada porque tuve una educación muy tradicional y académica… pero al llegar a la casa me encontraba con un montón de artistas. Tuve lo mejor de ambos mundos. Con mi marido criamos a los niños de una manera similar: clases normales y un hogar donde reciben toda la libertad de pensamiento, arte y música.

—En Iron Man lucha contra villanos. En la vida real lo hizo con la depresión. ¿Qué le ayudó en esa batalla?
—Pasé por una depresión posparto después de que nació Moses. Me centré mucho en el ejercicio y la nutrición. No me mediqué, opté por un montón de terapias alternativas y una medicina alemana increíble, también vitaminas y homeopatía.

paltrow-horizontal-2—Se ve equilibrada, ¿hay algo que le moleste?
—Nada externo. Si sucede algo en mi vida personal —Dios no lo quiera— con mis hijos o marido, allí me altero. En todo aplico el ciento por ciento de autenticidad y mi corazón. Entiendo, especialmente cuando hablo de cosas que suenan vanguardistas, que sea difícil que la gente piense distinto. Comprendo proyecten cosas en mí, pero no lo tomo personal. No me importa. A menos que venga de alguien que me quiere.

—También se aventuró a cantar en la serie Glee. ¿Se ve como cantante?
—Canté en un filme country, ¡me encantó! Ahora preparo una película musical. No haría un disco, pero, sin duda, seguiría en musicales.

—¿Se imagina actuando más cuando sus hijos hayan crecido?
—Sí, definitivamente. Es difícil ahora, porque los tiempos de rodaje son muy largos. Por eso busco proyectos con un gran director, que no me alejen demasiado de casa. No puedo estar en una cinta en que deje a mis hijos antes de que despierten para luego encontrarlos dormidos. Eso no es para mí. Criarlos —lo más grande que me ha sucedido— es mi prioridad y mayor responsabilidad. A pesar de eso, cuando me sumé a Iron Man le dije a los productores: ‘Tenemos que filmar en un mes y en las vacaciones de los niños’. Fue genial. Arrendamos una casa en una isla en Carolina del Norte; los chicos se divertían nadando y visitando el set. Cuando sean mayores será mejor, aunque tengo un montón de amigos que aseguran que es más difícil cuando se trata de adolescentes. Vamos a ver.

—¿Está en Facebook, Twitter?
—No tengo Facebook. Sí twitteo de vez en cuando. Pero no soy de redes sociales.

—¿Extraña estar en un set?
—No. Trabajo lo suficiente, estoy satisfecha. Cuando aparece una cosa cada año, me pone contenta. Es perfecto porque me gusta estar en casa.

—¿Recomendaría a las mujeres a reducir su trabajo por sus hijos?
—Se trata de algo personal. Me enfurece cuando veo a la gente juzgar a las madres por las elecciones que hacen o no.

—Sus niños crecieron con los paparazzi…
—Sí, los odian.

—¿Y saben lo que hace el papá?
—Sí. Ir a sus conciertos es algo normal para ellos. Pero sólo en los últimos años se dan cuenta de su fama. Hace un par de semanas Apple llegó a la casa y le dijo: ‘Papá, tocaron Paradise en el colegio’. Ahora ella se jacta con ‘Mi papá tiene canciones en la radio’. Todo se conecta.