Billy McBride (el siempre eficaz Billy Bob Thornton), el protagonista de Goliath,  mal vive en un barrio malacatoso de Los Ángeles. Con aspecto de no haberse duchado, sale de su apartamento-motel soportando el sol brillante como lo haría un vampiro. Es que la vida de Billy, que a la pasada le roba el diario al vecino aunque éste le grite insultos, transcurre mucho en el bar y poco en el Centro de Servicio Comunitario donde más o menos ejerce su profesión.
McBride es abogado. Y hasta hace un par de años era uno muy exitoso y rico: de hecho, la gran firma que fundó sigue ahí, sin él.

Sí. Cooperman & McBride continúa funcionando en sus inmensas y elegantes oficinas, próspera y prestigiosa.  Y mantiene el apellido de Billy, en parte porque su salida de allí fue más  bien compleja —algo de lo que iremos sabiendo— y porque su ex esposa mantiene un importante puesto en el bufete.

Cooperman es Donald (William Hurt, escalofriante personaje), su antiguo socio, un hombre que maneja todos los hilos imaginables desde una oficina que mantiene con las cortinas corridas y a la que pocos tienen acceso.
La hija adolescente de Billy —que sabe que si quiere encontrar a su padre debe ir de visita al bar— es lo único que más o menos lo mantiene con un pie en tierra.

Un día, haciendo el ridículo al atender a una cliente en el Centro, da con una abogada que le propone una suerte de trato. En realidad, es una mujer que tiene en sus manos un caso —que ya veremos, es una bola ardiendo— pero que no puede litigar porque lo penal no es su especialidad.

El punto es que al aceptar de mala gana esta suerte de “joint-venture”, Billy se meterá en una amenazante espiral de situaciones no controladas, que le demostrarán que sí tiene cosas que perder.
Las más importantes, y que probablemente no sabía que aun tuviera, su orgullo y su dignidad.

El caso es extremadamente complejo e involucra hechos dolorosos y poco transparentes. Como contraparte tiene a… Cooperman & McBride.

Todo lo anterior es tan solo una parte de lo que se despliega en el primer episodio de un drama judicial y humano, construido a ritmo de thriller, que va subiendo en intensidad, suspenso y misterio, a medida que van pasando las escenas.

Siempre lo que viene a continuación es más sorprendente que lo anterior y Billy, junto con nosotros los espectadores ,no alcanzamos a parpadear cuando se van sucediendo toda clase de zancadillas oscuras.
Aclarar lo que tiene en sus manos significa además algo mucho más complejo: introducirse en el mismo vientre de la bestia, Goliath-Cooperman, y enfrentarse a una muy bien montada maquinaria de corrupción y corruptelas.
La única ventaja de Billy-David es que lo suyo es todo o nada.

Ágil y fascinante como una pieza de cine negro, Goliath desgrana su historia en dramáticos e impactantes 8 capítulos, cada uno de cuyos títulos están tomados de conocidas películas o novelas: “Orgullo y prejuicio”, “La bella y la bestia”, “Línea de fuego”, etc.

Sí, es de esas series adictivas, ¡altamente adictivas! Y lo más importante: que no defraudan. Porque todo fluye y luego termina encajando como un puzzle perfecto.

- Muy Buena.
- En Amazon.
- Una temporada de 8 episodios.
- Creadores y guionistas: Jonathan Shapiro, David E. Kelley.
- Reparto: Billy Bob Thornton, William Hurt, Olivia Thirlby, Maria Bello, Molly Parker y Sarah Wynter.
- Globo de Oro al Mejor Actor de Serie de TV Drama para B.B.Thornton

DATO: Para acceder a Amazon solo se ingresa vía internet. Actualmente la plataforma tiene una promoción en que ofrece un período gratis de prueba para acceder a sus contenidos (algunos de producción propia, otros adquiridos). Luego hay un período de 6 meses por US$2,99 mensuales; y luego, US$5,99. No todo el material está en castellano y/o con subtítulos.

Comentarios

comentarios