“No la moleste con ese niñito. Ella va a ser monjita cuando grande” Ese tipo de bromas vintage a sobrinas o nietas podrían reaparecer tras varias décadas de estar prescritas de reuniones familiares. Todo es circular. Si hace algunas temporadas los amish se impusieron en la TV, pasarela, barrios y gastronomía; este 2014 parece ser el año de las religiosas. Y no estábamos preparados. Todavía hay desconcierto por esta fascinación con las esclavas de Cristo.

Las alarmas de que en Santiago colegios se quedan sin estas católicas de hábito por ‘sequía de vocación’, desde Europa y Estados Unidos aparecen personajes que encandilan desde la plataforma pop. Y son reales.

Ya no es María a cargo de los malcriados niños Von Trapp, que debe elegir si volver al convento o jugarse por la vida familiar. Tampoco es una joven y rebelde Hermana Bertrille, quien con su toca blanca podía volar por el tropical Puerto Rico. Y no se parece a la cabaretera que se infiltra bajo velo a dirigir un coro de iglesia. Siempre, al inicio y final de cada historia, aparecían los nombre de Julie Andrews, Sally Field y Whoopie Goldberg.

Ni las hermanas Angélica o la cocinera Bernarda se transformaron en tendencia como las mujeres de velo que promociona este milenio la industria de la entretención.

La menuda Cristina se tomó noticieros y web como una curiosidad al concursar —y ganar— la versión italiana del programa que busca cantantes The Voice. Pero los medios volvieron a seguir a chicas que aspiran a la consagración en el docushow The Sisterhood: Becoming Nuns, del canal estadounidense Lifetime. Un fenómeno que sale de los conventos y se toma las calles, según la edición alemana de Elle. Hace pocas semanas, la revista aseguró que la estética del hábito católico, con todo su ascetismo, es la vanguardia en el street style. La plataforma Pinterest está repleta de ejemplos.

Tendencia que ya tiene forma de páginas con nuevos libros, como el recién lanzado For God’s Sake. Este recoge el testimonio de una ex monja que vivió en un convento irlandés. En el circuito del arte, hoy salas de Los Angeles y Nueva York redescubren a la hermana Mary Corita Kent y su elogiado trabajo en los ’60 y ’70 donde exploró en la línea pop que lideró Warhol y graffiti

Y en el área de preproducción ya trasciende que la historia de la hermana Blandina Segale —cuyo caso tiene luz verde para ser santa estadounidense— pronto sería una heroína hollywoodense. La mujer de origen italiano logró fama por cuidar de sus heridas de bala al legendario forajido Billy the Kid, a quien luego enfrentó.

¿Serán las hipster chicas de la serie Girls reemplazadas por otras que buscan el celibato?