El domingo previo al Oscar las estrellas se las arreglaron para llegar a Nueva York. El aeropuerto JFK estaba cerrado por las heladas de ese día, pero los grandes nombres de la industria se adelantaron a cualquier imprevisto y se instalaron antes en Manhattan. Era una cita imperdible. Más que nada, histórica: se trataba de la celebración del aniversario 40 de Saturday Night Live, el programa que llevó a la comedia a otro nivel en la TV. Desde allí saltaron a la devoción y estrellato mundial nombres como Bill Murray, Eddie Murphy, Dan Aykroyd, Chevy Chase, Billy Crystal, Mike Myers, Adam Sandler, Chris Rock, Will Ferrell, Tracy Morgan, Jimmy Fallon, Tina Fey, Amy Poehler y Kristen Wiig, entre tantos otros nombres del elenco. Sin olvidar a los desaparecidos John Belushi, Gilda Radner, Phil Hartman y Chris Farley.

A este tributo hacia los comediantes, se sumó la editorial Taschen. La compañía lanzó un libro de lujo con fotos inéditas de este show que marcó la cultura popular. Durante todo el año pasado (y parte de éste) tuvieron acceso completo a los archivos de la producción. Tesoros gráficos de la preparación de sketches, ensayo de invitados, personajes que cobraban vida con maquillaje, las fiestas, los años locos, los días de desgracia. Recopilación de más de 2.300 imágenes bajo el título Saturday Night Live: The Book (US$ 50). A la que se suma la voz del genio y gestor detrás de este programa: el fundador y productor ejecutivo Lorne Michaels.

Fiel a la tradición, este líder se mantuvo frente al escenario en el episodio aniversario. Sabía que no estaban solos, el público al otro lado de la pantalla también era parte de una era. Y se notó en los números: esta reunión de los elencos de todos los tiempos duró cerca de tres horas, como los premios de la Academia. Pero, contrariamente a lo que sucede con el Oscar, la audiencia de esta transmisión fue sólo en ascenso minuto a minuto. Tuvieron a 23,1 millones de espectadores que no cambiaron de canal. Récord en más de una década para la NBC.

Se presentía: revistas les dedicaban sus portadas a SNL y el lugar más cotizado de Manhattan no era el asiento de un desfile de la Semana de la Moda, sino que un rincón en la galería del estudio del edificio en el Rockefeller Center donde se realizaría el aniversario 40.

Y de etiqueta para mostrar sus respetos, reírse y hasta actuar aparecieron desde Justin Timberlake a Jack White. También Robert de Niro y Jack Nicholson. Mientras que leyendas como Paul McCartney, Paul Simon y Keith Richards hacían de cómplices en cámara y bambalinas.

Homenaje necesario de pares y fans a comediantes que saltaron a la categoría de mitos y referente desde que un 11 de octubre de 1975, en un confuso clip, John Belushi y Chevy Chase dieran la partida al programa con la clásica frase “Live from New York, it’s Saturday Night!”. Y sigue más que vivo.