Atrás quedarán las arenas de enfrentamiento entre Selesy y Daenerys. Emilia Clarke (30) se prepara para su próximo proyecto que se desarrollará en el terreno de la famosa saga Star Wars. Adiós le dirá a su peluca platinada y ahora se transformará en la guerrera Kira.

El romance entre Jon Snow, el rey del norte, con Daenerys Targaryen, la muerte de uno de sus dragones y el paso de los caminantes blancos más allá del muro marcaron la séptima y penúltima temporada de Game of Thrones, que finalizó los últimos días de agosto. La heredera de los siete reinos se prepara para ganar el trono, el cual se disputará en la última temporada que se estrenaría en 2019.

gallery-1435701255-emilia-clarke-in-game-of-thrones-season-5-wallpaper

El futuro de la actriz que interpreta a Targaryen, la madre de los dragones, en la famosa serie americana tendrá lugar en el mundo de la Guerra de las Galaxias. Clarke, conocida también por su papel de Louisa Clark en la película Me Before You, se unirá al spin-off de Han Solo, el capitán del Halcón Milenario, que llegará a las pantallas el 25 de mayo del próximo año.

Pero su desplante escénico no es lo único que caracteriza a Clarke. Su belleza y fortaleza dentro del campo de batalla de Juego de Tronos es una de las razones que la convierte en uno de los personajes más aclamados por parte de los fanáticos. Pero para ella, su vida no se compara con Khaleesi. “Lo siento, esa no soy realmente yo. Es una peluca. Ningún humano es tan hermoso. Los jóvenes obtienen esta visión distorsionada de lo que es la belleza debido al tiempo, dinero y esfuerzo que van a las producciones para hacer que la gente se vea bien”, dijo la estrella de la serie basada en los libros de George R. R. Martin al medio estadounidense InStyle.