¿Se han puesto a pensar si las intensas ganas de vivir cosas nuevas, nos llevaran a un lugar donde nunca pensamos estar? Hace unas semanas conocí un personaje que me hizo plantearme muchas preguntas como estas; Piper Chapman, una mujer común y corriente que en su juventud se dejó llevar por esas ganas de ser libre y tomó algunas malas decisiones –relacionadas con el contrabando de drogas–  que luego de una década la llevaron a vivir la experiencia más fuerte de su vida, estar en una prisión femenina durante un año.

Esta es la trama principal de la aclamada serie de Netflix, Orange is the new black. Debo reconocer que al momento de ver el primer capítulo de la temporada inicial I Wasn’t Ready (No estaba preparada), no pude dejar de verla, es increíble la manera en que uno se inserta en el personaje que interpreta la actriz Taylor Schilling, mal que mal, ella pasa de llevar una vida personal y laboral altamente satisfactoria y estable, a convivir con mujeres que han cometido delitos como asesinatos en primer grado. 

Wp-450-orange

Estrenada en julio del 2013, ha logrado robarse todas las miradas. Este año tiene 12 nominaciones a los premios Emmy, incluida la de mejor serie de comedia y mejor actriz invitada para Uzo Aduba. Me pregunto ¿qué es lo que nos hace adictos a esta serie estadounidense? Será que al ser una historia real llamé más nuestra atención –se basa en el libro autobiográfico de Piper Kerman–  o que los personajes como “Crazy eyes” o “Red” nos cautiven con su impecable interpretación. En lo que sí estoy segura, es que mezclar la extrema y difícil experiencia de Chapman con las diferentes historias de cada reclusa ha sido todo un acierto de su creador Jenji Kohan. Sin duda, se logra conocer a cada una de ellas y sentirse “como una más” dentro de la prisión de Litchfield.

Y si creen que con la segunda temporada esto ha acabado, están totalmente equivocados. La tercera parte de esta historia ya ha comenzado a grabarse y según la información que reveló TV Guide, un nuevo personaje hará ingreso a la prisión, se trata de la actriz Blair Brown, a quien vimos recientemente en Fringe

El naranjo reemplazó totalmente al negro, pero no es sólo una moda, para mí es un acierto de la industria televisiva al lograr mostramos de la manera más real, entretenida y cruda, la vida de una mujer como tú o yo al interior de la cárcel. 

Comentarios

comentarios