Ya a mediados de año, Big Little Lies dió el campanazo ganando 8 premios Emmy, los Oscar de la TV.

Esta semana fue nominada a seis Globos de Oro 2018 —los galardones que otorga la crítica extranjera en Hollywood— y a 4 en los SAG (Sindicato de Actores).

En ambos casos, la miniserie de HBO prácticamente copó las categorías. En los Globos de oro: como mejor miniserie; Nicole Kidman y Reese Witherspoon compitiendo entre sí en el apartado mejor actriz protagónica; mismo caso como actrices secundarias para Laura Dern y Shailene Woodley; y Alexander Skarsgard como secundario. Es decir, el elenco principal completo.

Y en los SAG se repiten los nombres, con excepción de Shailene Woodley.

El 7 de enero se darán a conocer los ganadores de los Globos de Oro y en la categoría Mejor Miniserie, en justicia, su más peligrosa competencia debería ser Fargo, seguida por Feud: Bette and Joan (las otras dos son Top of the Lake: China Girl y The Sinner).

Es cierto que no se enfrenta a ese otro gran fenómeno televisivo de 2017 que fue El Cuento de la Criada, porque van en distintos apartados (miniserie y serie, respectivamente).

Pero ciertamente la historia, basada en la novela de Liane Moriarty, ha tocado fuerte a público y crítica.

En los 7 episodios, Jean-Marc Vallé en la dirección y David E. Kelly en el guión desplegaron y organizaron de manera muy eficiente un conjunto de elementos atractivos per se: un ambiente glamoroso-acogedor (con saludables matices); grandes escenarios abiertos, con el mar siempre presente; cuatro mujeres fuertes, de rasgos e historias muy diversos y “cadáveres en el clóset”; y un misterio policial que no solo se pregunta por el/la victimaria/a sino que también por la víctima. Un gancho que se instala en la primera escena del primer capítulo y no se resuelve hasta las imágenes finales, pero que a modo de flash-backs y racontos va agregando gotas de información que contribuyen a mantener el suspenso al respecto.

No obstante, este atractivo envoltorio es el marco y el anzuelo para atraer a una audiencia más amplia que aquella que podría congregar un drama “femenino”. Big Little Lies escarba en vivencias dolorosas de distinto espesor, todas muy universales, las que también van siendo develadas al espectador muy dosificadamente.

El principal de estos asuntos, el maltrato intrafamiliar, está tan brillantemente abordado —en toda su ancha y amplia complejidad— que puede desencadenar reacciones insospechadas en quienes hayan vivido este flagelo (a los niveles que sea).

La emoción de Nicole Kidman al recibir su Emmy fue evidentemente muy sincera. Y los premios que la miniserie pueda seguir recibiendo son una buena noticia: las denuncias, los reclamos, dejan de ser nada más que los “temas de moda” cuando alguien sabe realmente de qué está hablando y sobre todo cómo contarlo.

Eso, el arte nunca debe olvidarlo.

 

En HBO Go

Maratón el 27 de diciembre a partir de las 15.05 horas.

 

Comentarios

comentarios