Es, sin duda alguna, el maestro de las transformaciones de Hollywood. Ha caracterizado a decenas de personajes entre los que destacan el inolvidable Edward Scissorhands, mejor conocido como el joven manos de tijeras, Jack Sparrow, el singular capitán de Los Piratas del Caribe, Willy Wonka, dueño de la fábrica de chocolate, el barbero diabólico de la calle Fleet, llamado Sweeney Todd y su más reciente personificación: el Sombrerero Loco de Alice in Wonderland

La segunda parte de esta aclamada película se acaba de estrenar en Estados Unidos y fue justamente en la alfombra roja de Alicia a través del espejo donde el camaleón impresionó con otro cambio de look… pero esta vez, personal. Johnny Depp ya no lleva su pelo largo hacia atrás, ni su característico bigote. Ahora, se pasea por Los Angeles con una melena corta y despeinada, y bajo su nariz hay apenas un esbozo de mostacho. Una nueva imagen que fue criticada en las redes sociales, ya que sus fanáticas, escandalizadas, consideran que con esto Depp se echó varios años encima. 

Y es cierto, Johnny no se está volviendo más joven —en pocos días cumple 53 años—, pero si hay algo que nunca pierde es su excentricidad. Así lo demostró sorprendiendo a muchos visitantes en Disney, haciéndose pasar por un afiche del Sombrerero Loco que luego cobraba vida. Tampoco deja de lado su sueño de niñez. De hecho, lo cumple actualmente junto a  Hollywood Vampires, banda que formó junto a Alice Cooper y Joe Perry. Acaban de presentarse en Lisboa, en el festival Rock in Rio, en el marco de su tour que seguirá en países como Alemania, Dinamarca y Suecia. Entre conciertos y eventos de la película, hace vida normal entremedio de problemas emocionales y legales: los medios estadounidenses afirman que se estaría divorciando de Amber Heard, con la que se casó hace solamente 15 meses. La actriz presentó una demanda de separación alegando diferencias irreconciliables, además adjuntó como prueba una fotografía en la que aparece con un moretón en su rostro, y acusa que fue por una agresión de Depp. Todo esto, un par de días después de la muerte de Betty Sue Palmer, la madre del actor. 

jd2

A pesar de sus inconvenientes personales, siempre se roba las miradas. Pero esta vez, en la cinta de Disney, las comparte con Mia Wasikowska. Con solamente 26 años, la polaca vuelve a representar a Alicia, que esta vez retorna como una heroína.

—En primer lugar, Johnny, ¿disfrutaste darle vida nuevamente a este personaje? ¿Exploraste características distintas que no vimos en la película anterior?

—Sí, fue genial volver a esta historia de Alicia y el Sombrerero. Esta vez se muestra un lado muy distinto de él, más allá del estilo de multipersonalidades que tiene. Un Sombrerero que llega a estar cerca de su punto más bajo. Volver a ser este personaje es un placer. En general, no soy de ver películas en las que aparezco, pero cuando las miro siempre siento que hay algo más que pude haber hecho. Ahora, al regresar a esta cinta, tuve la oportunidad de hacerlo y pienso que esta vez hice una actuación más interesante. 

—Mia, la historia de Alicia puede verse como un cuento de evolución, el paso de una etapa a otra. ¿Con qué cosa del personaje de Alicia te gustaría que se quedaran las niñas que la vean?

—Lo que es grandioso es como al principio de esta película Alicia lleva dos años viajando, y está muy empoderada, y sabe quién es. Luego, se decepciona un poco cuando vuelve a Inglaterra y se da cuenta  de que las expectativas que se tienen de ella son muy bajas. De manera innata se percata de que se merece más que eso. Es muy buena para saber cómo ser feliz y es capaz de hacer lo que quiere. Está ese ángulo, y también estamos satirizando la histeria femenina, la que hace no tanto tiempo, era tomada muy en serio. Es realmente maravilloso que llevemos un largo camino y que aún quede más. Es adorable ser parte del primer contacto de las niñas con estos temas, y de los niños también. 

—Hemos visto al Sombrerero como un niño pequeño, muy dulce y creativo, pero nos dejan queriendo saber más. ¿Cómo se volvió loco? ¿Podría haber una película solamente del Sombrerero Loco?

—J.D: ¿Qué lo volvió loco? En realidad, lo que pasaba con los sombrereros en el siglo XIX es que el pegamento que usaban para hacer los gorros de copa de pelaje de castor estaba lleno de mercurio. Y llegó un momento en el que efectivamente se volvían cu-cu, locos, y se dieron cuenta de que era el mercurio. Por el naranjo y verde que usa, el Sombrerero Loco debe haber pasado toda su vida alrededor de él.

jd4

—Muchas personas están fascinadas con la idea de viajar en el tiempo. ¿Es algo que a ti te interese? ¿Si pudieras hacerlo, qué cambiarías?

—M.W: Creo que estoy bien sin viajar en el tiempo. No hay nada que quiera cambiar o volver a hacer. Pero sí, me gusta lo que dice la cinta sobre el tiempo: aceptar lo que ha pasado y liberarte para vivir más cómodamente en el presente. Pero si yo viajara probablemente haría algo muy aburrido. Me gustaría convertirme en alguien de 100 años y que me cuidaran, y que me llevaran en un cochecito o algo por el estilo.

—J.D: Bueno, yo podría hacer eso por ti.

—Si pudieras invitar a tres personas, que estén vivas o muertas, a la fiesta de té del Sombrerero Loco, ¿quiénes serían?

—M.W: Elegiría a Patti Smith, Mary Shelley y Amy Winehouse.

—Tuviste que explorar distintos lados de tu personaje. ¿Cómo fue interpretar a un Sombrerero ligeramente menos loco en esta versión? De hecho, hay una escena en que Alicia dice que ella está teniendo menos sentido comparada contigo.

—J.D: Eso es lo que fue interesante de interpretar al Sombrerero esta vez. En la primera película, con Tim Burton, el Sombrerero es el Sombrerero Loco, por lo que te puedes tomar licencias y viajar a interesantes lugares en el contexto del personaje. Pero cuando estás tratando con el Sombrerero Loco que ha ido notoriamente más abajo en su carretera de locura es distinto. Cuando estás loco, cuando tienes alguna clase de dilema mental, y no estás consciente de ello, es genial. Pero si es que estás consciente, te comerá vivo. En este Sombrerero hay tantas cosas que tiene que preguntarse, y tantos lugares a los que viajar. Entonces lo que hay que hacer es representarlo infinitamente más loco, más confundido, más perdido, más paranoico, incluso más violento. Eso fue un gran desafío. 

jd5

—¿Cómo te sentiste cuando abriste el guión por primera vez y viste a Alicia como una heroína de acción siendo tan valiente? 

—M.W: Pensé que accidentalmente me habían dado Alicia del Caribe o algo así. Fue genial que me entregaran un guión de alguien tan activa y que viene de un lugar donde ha sido capitana de un barco por dos años, sintiéndose increíblemente empoderada y haciendo lo que ama. Fue todo grandioso, excepto grabar la escena de los tres días y noches en las que Alicia estaba mojada y congelada.

—Johnny. Estuviste de tour con tu banda Hollywood Vampires. ¿Cuando estás en el escenario tocando música eres el Johnny Depp verdadero o también es un personaje?

—J.D: La música fue mi primer amor, a los 12 años, y no he parado de tocar desde entonces. Aún es mi primer amor. Pero hubo un punto en el que llegué a ser reconocido solamente por un campo en particular. Y habiendo sido músico durante toda mi vida, supe que ya era todo. El sueño que había tenido desde niño había terminado. Y sí, estaba bien tocando en canciones de otras personas, o en álbumes de amigos y manteniendo un perfil bajo. Luego tuvimos a Alice Cooper en Dark Shadows y me invitó a tocar con él, lo que es un honor. Tocamos un par de canciones y me preguntó si quería escribir algunas canciones con él. Lo hice, y ahí me di cuenta de que estaba escribiendo canciones para Alice Cooper. Con esto, de repente, se me ocurrió lo de Hollywood Vampires y de alguna extraña manera estaba convirtiendo en realidad un sueño que había dejado de lado. No tuve que hacer todas esas ridiculeces del hombre que está al frente. No tengo el síndrome del cantante principal. Aquí no soy protagonista, simplemente toco la guitarra, me paro en la oscuridad y es genial. Es mi pasión y las películas son entonces el trabajo que hago para mantenerme.