Horas después de que se liberaran las primeras imágenes de Diego Boneta (27) como Luis Miguel, todo el esfuerzo que el cantante y actor mexicano ha desplegado en los últimos meses comienza a ser recompensado. En las redes sociales, las fans del artista de 48 años fueron las primeras en darle su beneplácito.

La operación a la que debió someterse para separarse los dientes y tener la misma dentadura del astro, más las interminables jornadas de ensayo intentando dar con el tono del intérprete de “La incondicional” adquieren un sentido especial. “Fue duro, muchísimo trabajo, pero él es un superdotado, de eso no hay duda y sabes, es un poco injusto (risas). Llevo 18 años en clases de canto. He tenido que trabajar durísimo para llegar a cantar como hoy lo hago y él nunca necesitó nada de eso para hacerlo tan maravillosamente. Son 37 años de ejercer un poder asombroso sobre el público”, dice Boneta desde Ciudad de México.

Son días vertiginosos y encontrar un espacio libre en su agenda es una verdadera odisea. Si antes de Luis Miguel, la serie, Boneta —que debutó en el programa de talentos Código Fama—, era considerado una de las grandes promesas de Hollywood, hoy sus bonos en el mercado se han triplicado. Él lo sabe y agradece. “Es una gran responsabilidad interpretarlo, ha sido muy generoso, por lo que mi forma de relacionarme con él siempre ha sido desde el respeto. Cuando lo conocí, en una cena en la casa de uno de los productores, lo que más me impresionó fue su sentido del humor, realmente muy mexicano. Se la pasó todo el tiempo haciéndonos reír”.

Semanas atrás fue testigo presencial del regreso del ídolo a los escenarios en el Auditorio Nacional y define la experiencia como “increíble”. “Más allá de los altos y bajos que puede haber tenido, creo que demostró que nunca se fue. Su talento, su voz, su magnetismo. No hay nadie que cautive más que él en un show”, afirma. Durante los meses de filmación, en varias oportunidades Boneta terminó liquidado física y emocionalmente. “Nunca me había costado tanto desprenderme de un personaje. Terminaba el día completamente agotado. Cuando vean la serie entenderán por qué”.

Consciente de las altas expectativas que la misma biografía de Luis Miguel despierta, adelanta que no sólo los grandes misterios que lo rodean —como el quiebre con su padre y la desaparición de su madre— sorprenderán a la audiencia, sino que también aspectos completamente desconocidos. “La gente se va a impresionar de su coraje. Es admirable su decisión de contar su historia. Información sobre él ha llenado millones de páginas de revistas y diarios, pero él nunca abrió las puertas de su vida como ahora. No sólo sus fans se van a sorprender. Hay muchas interrogantes sobre su vida, existen aspectos que nadie entiende, pero que a través de la serie se van a despejar muchas dudas y misterios”.