Durante décadas la fama de Bruce Jenner (66) se concentró en Estados Unidos, donde lo consideran un héroe nacional por subir al podio olímpico en 1976 gracias a su triunfo en declatón. Popularidad de la que hizo negocio con charlas, auspiciando marcas e, incluso, coqueteando con la actuación. Pero nada le hacía pensar que esa visibilidad alcanzaría nivel planetario cuando se acercara a la tercera edad. Y no por una cobertura asociada a las pistas de carrera, sino que por ser integrante de un fenómeno de la TV: el reality Keeping Up with the Kardashians.

Gracias al programa del Canal E! millones de fans conocieron sus logros atléticos mientras sintonizaban en el show. Allí era el tradicional padrastro de los rebeldes Kourtney, Kim, Khloe y Rob Kardashian, también un marido sumiso de la ‘momager’ Kris y tierno papá de las jovencitas Kendall y Kylie Jenner. Por diez temporadas las cámaras expusieron su intimidad, pero nunca advirtieron que detrás de cada toma el ganador de la medalla de oro vivía una mentira. Guardaba su secreto al margen de los televidentes y propia familia.

La verdad recién salió a la luz en abril del año pasado, cuando reveló su identidad de mujer transgénero en una entrevista con la respetada periodista Diane Sawyer. Tres meses más tarde confirmó el cambio en una sexy portada para Vanity Fair. En corset y de pelo largo mira a la cámara con el título Call me Cait (“Llámenme Cait”). Nacía Caitlyn Jenner.

En paralelo al impacto mediático, su proceso sirvió para discutir sobre los derechos y respeto hacia este grupo de la sociedad. Rápidamente, la figura deportiva asumió un rol de referente. Su transición fue registrada en el docushow I Am Cait, que estrena segunda temporada este año. El único programa del clan que no tiene a su ex mujer de productora.

En el nuevo ciclo, Caitlyn enfrenta su propio esquema valórico, además de abrir la puerta a la posibilidad de citas y romance.

De esta manera, en pocos meses, Jenner no sólo toma las riendas de su identidad, también se reconvirte en la cultura pop como modelo de coraje y estilo. Estatus que se confirma con un trofeo especial en los premios masculinos Spike, un línea de maquillaje de MAC con ella como musa y su fichaje para el próximo ciclo de la aclamada serie Transparent.

jenner2

—¿Cómo vives esta nueva etapa?

—Por primera vez en mi vida despierto sin sentir que estoy mintiendo. El otro día me preparaba para salir y pensé: Realmente soy feliz. Recién conocí a otras personas trans cuando, hace nueve meses, invité a comer a todas las chicas de mi reality. Nos sentamos y hablamos del tema. No tenía idea de que lo que pasaba. Así que aprendí más de la comunidad, junto con sus problemas políticos y sociales. También asumí el compromiso para marcar diferencia y lograr que nos entiendan… la parte más difícil.

—¿Fue muy duro revelar tu verdad?

—Fue una progresión que duró 65 años… La prensa amarilla me estaba destruyendo (lo seguían y fotografiaban en cada cambio antes de que hablara con Sawyer). Todas las mañanas tenía cinco o seis autos de paparazzi en mi puerta. Me seguían y acorralaban. Necesitaba hablar con mis hijos y ellos respondieron de manera magnífica. Fueron puro amor. Con el primero que conversé fue Brandon (del segundo de sus tres matrimonios), él es  el ‘pequeño Gandhi’ de la familia. Me dijo: Nunca me había sentido tan orgulloso de ti. Ahí me di cuenta de que todo iba a estar bien. A esa altura todos sabían lo que pasaba, pero nadie quería hablar.

—¿Hiciste las paces con Kris?

—Nos llevamos muy bien. Ahora, cada uno tiene una interpretación diferente de lo que sucedió. Pensé que había partido de forma muy honesta al conocernos 25 años atrás. ¿Le resté importancia (a lo que sentía)? Absolutamente. ¿Alguna vez pensé que con el paso del tiempo llegaría al punto en que me encuentro? No. Pero tuvimos 23 grandiosos años juntos y ella es una excelente persona. Hoy mantenemos una gran relación. Sí creo que tiene problemas para enfrentar el tema y lo entiendo. Pero nos mantenemos como grandes amigos y cuando nos encontramos reímos y lo pasamos bien.

—¿Cómo enfrentaste tu cambio?

—Siento que Dios me hizo así y  siempre me cuestiono el por qué. Cuando voy a la iglesia me pregunto si abordo las cosas de la manera correcta. Un pastor me visitó y, después de una larga charla, tuve una especie de revelación: Quizás esta es la razón por la que Dios me puso en esta Tierra. Primero, para abrirme acerca de quién realmente soy y respirar sin secretos. Segundo, con el objetivo de marcar una diferencia; quizás esta es una causa a la que me debo. Lo sentí en mi corazón y decidí seguir adelante. Ya crié a mis hijos y lo hice bien, así que era libre.

—¿Es extraño encontrar la paz frente a las cámaras?

—Llevo 10 años en el reality. Honestamente, tener a la cámara alrededor te obliga a tocar temas que deberías haber abordado hace tiempo. Como llevamos en esto tanto me siento muy cómoda. Debo decir que he tenido algunas de las más mejores conversaciones con mis hijos y Kris frente a la producción.  Ha sido una experiencia muy positiva en muchos sentidos. Ha unido a la familia y ahora al grupo de I Am Cait.

—¿Te llama la atención ser considerada ícono de estilo en tu nueva vida como Cait?

—Quizás en la casa absorbí por osmosis una gran cantidad de consejos de moda. Me involucré mucho con mis niñas en los últimos 25 años y vi su evolución. Aunque ninguna sabía lo que pasaba por mi cabeza, yo rescataba el impacto de una buena presentación. En la comunidad trans me dicen que no tome el asunto en serio, pero cada día me fotografían los paparazzi y los fans me piden selfies. Por eso le doy importancia a la imagen.

—¿Ya hiciste el ‘luto’ por Bruce?

—En el tercer episodio de esta temporada lidiamos con el tema. Bruce fue una buena persona y lo hizo muy bien. Tuvo una vida increíble, con hijos maravillosos. Cuando cambias (de identidad sexual) sabes en tu corazón que debes dejar ir al ‘otro’. Pero, a veces, sentí como si lo estuviera expulsando y eso fue muy duro. Pero era el momento para que esta mujer que ha vivido dentro de mí tuviera una oportunidad. Veremos lo que ella puede hacer.