El comienzo es electrizante.
En pleno Time Square, en una noche cualquiera, repleta de gente que va de aquí para allá, como corresponde a la ciudad que nunca duerme, un policía haciendo ronda más o menos aburrido de pronto divisa un inmenso bulto.
Llegan patrullas, el FBI, los especialistas en bombas…
Una muy bien montada y ágil secuencia, que corresponde al primer capítulo —el piloto— de Blindspot, la serie que la cadena NBC estrenó el año pasado y cuya segunda temporada pondrá al aire en estos días. La primera, está en Netflix.

La historia sigue a Jane Doe (la manera de nombrar a una N.N.), una atractiva mujer (Jaimie Alexander, Thor), nerviosa, alterada, de mirada huidiza que de pronto se aparece en medio de Nueva York, sin siquiera saber su nombre.
Otra particularidad: su cuerpo está enteramente tatuado.

Una de las marcas en su espalda es la más vistosa: corresponde al nombre de Kurt Weller. Se trata nada menos que del líder de un grupo de élite del FBI (Sullivan Stapleton) quien de inmediato se hace cargo del caso.
De ahí en adelante la acción no se detiene.
Porque mientras “Jane Done” es escaneada, analizada, entrevistada, etc., los especialistas del FBI van descubriendo lo que significan varios de esos signos y —como en Blacklist— suelen ser direcciones o nombres de personas que serán blanco de algún atentado.
Jane no sabe decir nada de sí misma, pero como le dice el sicólogo que la entrevista cuando le da a probar té o café, sí sabe que prefiere el café.
La memoria tiene muchos pasadizos…

También, muy prontamente, y para asombro de ella misma, sabremos que tiene un entrenamiento solo equiparable al de Jason Bourne (y los mismos forados de memoria, claro).
Que Blindspot tenga elementos de la saga Jason Bourne, la serie Blacklist y la película Nikita (después hecha serie) no le resta ningún mérito: no solo porque no hay nada nuevo bajo el sol, sino porque Jane Done resulta ser un personaje altamente atractivo a partir de este mismo mix.

Y la acción, el suspenso, las pistas y los hallazgos en flashback de la memoria borrada la hacen muy entretenida.
El espectador va siguiendo junto a este equipo -con Jane y Weller a la cabeza- y a ritmo trepidante los rastros de algo que no sabemos muy bien qué es y cómo el misterio en torno a ella se va develando.

Primera temporada: Netflix.
Capítulos: de 45 min aprox.

Comentarios

comentarios