Se puede ver así: hace diez años la rompía Machos, tipos trajeados de anteojos oscuros. Hoy ocupa su lugar Las Vega’s, una pandilla masculina parecida, pero sin ropa. Los centímetros de piel a la vista son proporcionales a la apertura en contenidos de la televisión chilena en los últimos tiempos. Digamos que el generoso escote de Perla simbolizó el relajo editorial de Canal 13 tras cambiar de dueños, la misma temporada 2011 en que Chilevisión ganó en rating por primera vez, fracturando el duopolio de la ex estación católica y TVN. Desde el reality de la chica gitana, la tevé chilena se sinceró en una fase con actitud de pelea todo vale. Los ejecutivos se soltaron las corbatas para aprovechar las flamantes libertades. Qué importa contradecirse como le sucede al ‘canal de todos’. Oficialmente siguen abominando de la farándula (“selva donde nos comemos unos a otros sin importar la persona”, proclaman), pero no tuvieron problemas en poner al aire Las Argandoña, paradigma de explotar la intimidad de los famosos y uno de los mayores fracasos del último tiempo.

Hace diez años la rompía Machos, tipos trajeados de anteojos oscuros. Hoy ocupa su lugar Las Vega’s, una pandilla masculina parecida, pero sin ropa.

Porque son días de vueltas de carnero. Hasta 2011 Mega era la señal más conservadora. Persistían los mensajes católicos en medio del descrédito del sacerdocio por abusos de menores, y los homosexuales eran ridiculizados en Morandé con compañía. Pero con nuevos propietarios emitieron Ojo con clase, adaptación de Queer eye for the straigh guy, con gays asesorando héteros, mientras las prédicas desaparecieron de su parrilla.

Por eso, cuando se trata de analizar la generalidad de la industria, los mandamases apuntan de inmediato cuán rápido cambia el escenario. No sólo existen cuatro estaciones con los músculos necesarios para desafiar la supremacía, sino que un quinto actor, La Red, mete bulla por internet apostando a un futuro indisoluble entre televisores, computadores, aparatos móviles y la web. Todos reconocen la maniobra del 13, que mediante realitys se impuso en 2012. “Nakasone demostró que ningún formato está muerto”, reconocen en TVN. “Se comieron el trozo más grande”, dicen en Mega. Wp-Batalla-TV-290
En el canal donde domina el apellido Luksic son escuetos para definir el triunfo. El director de programación Patricio Hernández describe el ascenso mediante “un mejor método de trabajo”, y una “acentuación de procesos”. Prefieren la elocuencia de las cifras: ocho de los 10 programas más vistos de 2012 fueron suyos. Dominaron el último trimestre enero-marzo con 7.9 puntos, seguidos de TVN con 7.7, Chilevisión con 7.5, Mega con 6.2 y La Red con 2.4. Dicen haber alcanzado el liderazgo porque sus programas lograron identificarse nuevamente con el público, válido tanto para Mundos opuestos, Soltera otra vez y En su propia trampa, apuestas muy populares que se convirtieron en temas cotidianos.

Para este año Canal 13 pretende ampliar su producción de ficción. Habrá una sexta temporada de Los 80 y un segundo ciclo de la exitosa Soltera otra vez. Partió el programa de concursos, Ruleta rusa, y se viene el regreso de Vértigo, Atrapa los millones y Mi nombre es. José Alfredo Fuentes oficia de mediador en conflictos entre vecinos en un docureality; retorna En su propia trampa, y sigue afinándose un espacio de reportajes sobre la vida de obesos mórbidos y su batalla por librarse de los kilos, con la conducción de Karla Constant y la compañía de René O’Ryan.

El caso de Mega es muy similar al 13. El canal fue comprado en diciembre de 2011 por el grupo económico Bethia y 2012 se les fue en renovar ejecutivos y equipos. Así, esperan reflejar durante este año su apertura editorial y conseguir la atención de otros públicos. “Los cambios son a todo nivel”, subraya Ignacio Eyzaguirre, gerente de producción. “Tendremos una franja de servicio ya no entendida como asistencialismo, sino atendiendo las necesidades de la clase media, y asumiendo las insatisfacciones en un afán de ir mejorando la institucionalidad”.

Los nuevos bríos de Mega se han notado. En entretención atinaron con El Patrón del mal, con la llegada de Katherine Salosny al matinal lideraron la franja por varios días, y lunes y martes se han atrevido en horario nocturno con documentales de factorías televisivas reputadas como BBC y Discovery. “Nos ha acercado a públicos a los cuales no estábamos llegando antes”, confidencia Javier Villanueva, el gerente de programación. En septiembre pretenden retomar la ficción con Familia moderna, versión criolla de Modern family, donde nuevamente surge el homosexualismo con una de las parejas protagonistas. En este nuevo orden Kike Morandé “se vino a trabajar aquí adentro” comenta Eyzaguirre, en alusión a que el estelar del animador se elaboraba fuera del canal. “Al hacer el programa desde acá, es con un nivel de puesta en escena muchísimo mayor”.
Wp-Batalla-TV-290-2
En prensa tuvieron un traspié. La jefatura de Pablo Badilla duró apenas cinco meses y por ahora hay un mando interino. Según el gerente general Fernando Berndt el proyecto continúa tal cual. “El noticiario de hoy sólo le habla a una parte de la población y nosotros queremos ampliar ese diálogo promoviendo de paso el debate público con una mirada más liberal”.

TVN también siente que 2013 es el año para disparar toda su artillería, ya que sus últimas temporadas tampoco fueron para enmarcarlas. Claudia Godoy, productora ejecutiva de programación, evoca 2011 como ‘complicado’ tras la salida de María Elena Wood desde el área programática. “No se podían tomar decisiones a largo plazo, sólo administrabas lo que había”. Empezó 2012 y para el verano TVN no tenía nada. El trabajo del ingeniero comercial Marcelo Bravo, el nuevo titular de programación, se reflejó después de marzo del año pasado. Una de sus apuestas fueron las teleseries chilenas después de almuerzo. “Decían que eran imposibles porque no se iban a financiar”, explica. “Luego, en la teleserie de las 20:00 horas recuperamos un liderazgo más familiar. Y con la ficción de las 22:30 hemos buscado productos más transversales y positivos”.

Saben que suena a cliché, pero en Chilevisión prefieren asumir la baja al tercer puesto en 2012 como “un periodo de aprendizaje”.

Entre las novedades para el resto de 2013 figura Socias, la nueva teleserie nocturna que debuta en junio con una trama en torno a un grupo de abogadas. En la misma área, la serie Bim Bam Bum, ambientada en el Santiago bohemio de los ’50. Se viene una segunda temporada de El reemplazante para el último trimestre, y también un nuevo ciclo de Los archivos del cardenal. Ya para 2014 uno de los grandes proyectos es la alianza con Moviecity para coproducir Sitiados, una serie histórica basada en el brutal sitio de Villarrica ejercido por los mapuches a los conquistadores. La nueva temporada de Informe especial, programada para mediados de año, incluirá reportajes de algunos rostros informativos clásicos de TVN como Mónica Pérez, Mauricio Bustamante y Amaro Gómez-Pablos. También debutará una versión propia de 21 días, formato español de periodismo vivencial.

Saben que suena a cliché, pero en Chilevisión prefieren asumir la baja al tercer puesto en 2012 como “un periodo de aprendizaje”, según María de los Angeles Ortiz, subdirectora de programación. “¿El por qué de la baja? Porque la televisión es cíclica. Probablemente no hicimos una renovación de marca necesaria”. Las novedades van por la entretención con adaptaciones de The Voice, formato holandés donde los jurados son estrellas mundiales de la canción, y Stars in danger —presentado como Salta si puedes—, con famosos practicando saltos ornamentales. Se suma otro ciclo de Quiero un cambio con Francisca García-Huidobro, y el retorno de El Club de la comedia, más cercano al formato de sus primeros años.
Wp-Batalla-TV-290-3
En un universo alternativo viven los dos chicos, UCVTV y La Red. El canal porteño sigue la lógica de contraprogramar. El director Enrique Aimone describe el plan: “Si en la mañana hay noticias y matinal, ponemos dibujos animados. Si a las 15:00 está la Doctora Polo y teleseries, va farándula. Si a las 18:00 corren programas juveniles, tenemos noticias. A las 21:00 el resto tiene informativos, nosotros apostamos por series. Una línea que nos ha permitido aumentar flujos de audiencia y utilidades”. En La Red en tanto, no hablan de ratings, sino destacan que el canal reservado en YouTube registra 55.524.125 de reproducciones de sus videos.

Creen férreamente que “hay dos teles, la tradicional y la pantalla web”. La idea es de Natalia Freire, por años mandamás de SQP, hoy gerente de producción y contenidos. “Dejé de entender la programación como una manera de encajar un rompecabezas, para pensar desde las audiencias y las plataformas. Tengo que lograr que estas pantallas converjan. Hoy existe un mundo paralelo, el de YouTube, con otra estética, contenidos y rostros”.

Hay dos teles, la tradicional y la pantalla web

¿Cuáles son las deudas de la televisión local? En Canal 13 apuntan hacia la escasa relevancia de los programas nacionales en mercados extranjeros, pese a su alta factura técnica. “La debilidad está en que los productos chilenos son menos exportables”, sintetiza Patricio Hernández del 13. En TVN, Claudia Godoy señala la manera en que se entiende al televidente: “Se piensa en quien está al frente como un consumidor y no como un ciudadano que necesita contenidos para un país mejor”. ¿Y el momento de la industria local? Para Natalia Freire, la uniformidad cruza la oferta general. “No es muy diferente lo que vemos de un canal a otro. Los ejecutivos van a comprar (programas) a los mismos lugares”. En Chilevisión lo resumen como no bajar la guardia en todo el día. “No hay horario pobre”, sentencia María de los Angeles Ortiz. En opinión de Ignacio Eyzaguirre de Mega, el escenario se define “con menos restricciones y una feroz competencia”.

Y la televisión por cable, que llega a un 64 por ciento de los hogares en Chile ¿representa alguna competencia para la pantalla abierta? Según Enrique Aimone de UCVTV, existe una diferencia que siempre mantendrá a salvo a las estaciones tradicionales. “La ficción domina en el cable, y la realidad en la televisión abierta. Los canales se han refugiado en los realitys y también en los servicios informativos. Por lo tanto, el camino de la televisión abierta seguirá siendo los formatos de realidad en el amplio sentido de la palabra”.