No tenían previsto dar entrevistas, transparentar a la opinión pública la relación que iniciaron hace dos años, pero la portada de un diario capitalino de hace algunas semanas con el titular: “Scarleth Cárdenas, ¡se casó con la mujer de su vida!” —aludiendo y mostrando el certificado del Acuerdo de Unión Civil que firmaron el 3 de marzo—, cambió sus planes. La periodista (43) y su pareja, la sicóloga infantil y ex panelista del Buenos días a todos (BDAT) Maribel Corcuera (40), se sintieron invadidas, arrinconadas con dicha publicación.

Comenzó el acoso por conocer detalles y a la mujer que conquistó a la ex panelista de Bienvenidos; y también el temor de ellas de que los dos pequeños hijos de Maribel (de 9 y 11 años) quedaran expuestos “y no respetaran su privacidad y el derecho a crecer felices y tranquilos”, sostienen. Y aunque en un principio confiesan fue complicado, con los días se convencieron de que era mejor contar su historia de amor, para así terminar con los rumores y para que sus niños vieran que no había nada que ocultar.

IMG_5696

“Según Maribel, el gancho lo hice yo”, abre la conversación Scarleth al recordar cómo nació la relación. Una historia que comienza el 2010, cuando a ella —como periodista de prensa de TVN— le tocó entrevistarla para una nota del noticiero matutino. “En prensa sabíamos que participaba en el BDAT y que era reconocida en su área. La llamé y acordamos para el día siguiente un despacho desde su casa a las 6 AM”.

Maribel, por su parte, solo la ubicaba por televisión. Recuerda que el día del móvil en directo, le llamó la atención que a pesar del frío, estaban todos listos para el despacho, excepto Scarleth que se quedó en el auto tapada con una frazada hasta el minuto antes de hacer la nota. “No salía nunca y pensé: ‘qué pesada’,” dice la sicóloga, que cambió su apreciación luego de conocerla. A partir de ese día, fueron años de sucesivas entrevistas por parte de la periodista a la sicóloga, ya sea para el noticiero central, radio Bío Bío, el programa Medianoche, en que confiesan solo había buena onda. Ambas se detienen en una entrevista del 2014, en que hablaron sobre las familias homoparentales —a propósito del libro Nicolás tiene dos papás—, en que Maribel a pesar de estar con bronquitis y fiebre, a punto de operarse por sus múltiples problemas a la columna, apareció con muletas para señalar que eso no debiera ser tema. “Nicolás puede tener dos papás, dos mamás, una abuela; es familia, ¡es amor!”, argumentó; lo que maravilló a la entrevistadora y fue lo central de su nota.