En la Planta de Reciclados Industriales de La Pintana, María Luisa Godoy se equilibra sobre enormes fardos de cartón y papel. Su vestido oscila con el viento y un cielo encapotado amenaza con lluvia. No parece primavera sino un largo otoño… “Son los efectos del cambio climático —comenta— y tenemos que asumir la responsabilidad. En mi casa la basura se recicla y yo me ducho con las niñitas para enseñarles a cuidar el agua. Y no salgo de mi casa sin las bolsas reutilizables”.

La sesión de fotos continúa. En silencio, María Luisa obedece las instrucciones. Se encuentra a cuatro metros de altura. No dice nada pese a que luego confiesa que sufre vértigo. “Qué bueno que resultaron las fotos —dice mirando las imágenes en la pantalla de la cámara—; no quise contarles que me mareo porque iban a trabajar estresados. Ha sido un miedo que me ha acompañado toda la vida”.

La anécdota la define: amable, relajada, sin poses. Ha armado una carrera a su ritmo, con aciertos y fracasos. Y, en los últimos años, suma cada vez más éxitos. Pero aquí no se marea. Lo demuestra su reciente designación como la animadora de la nueva versión del Festival de Viña del Mar. La fecha es clave: se conmemoran seis décadas del certamen musical de habla hispana más importante del mundo. Y se celebrará con una nueva alianza conformada por TVN, Canal 13, Fox e Iberoamerican Radio, que en su conjunto prometen una audiencia de 200 millones de personas, 50 millones más que en su última edición.

Sellarán este pacto sobre el escenario María Luisa Godoy (Muy buenos días, TVN) y Martín Cárcamo (Bienvenidos, C13).

La periodista sabe que se trata de un desafío importante, y si bien tiene otros certámenes en el cuerpo, con este, el más internacional, no se asusta. “Tengo claro que la gente no espera mucho de mí y ¿sabes qué?, lo prefiero. Tengo todo por demostrar”.

No es primera vez que ejerce como presentadora. En 2011 y 2012 estuvo a cargo de la conducción del Festival del Huaso de Olmué; ese 2012, a dos años del terremoto y tsunami del 27-F, animó a su vez Viva Dichato. Desde 2015 hasta 2018 estuvo al frente del Festival de la Independencia de Talca ante un público conformado por 150 mil personas cada noche. “De no contar con esas experiencias creo que no habría tomado este desafío”, reconoce.

mlinterior2

María Luisa Godoy realizará el sueño frustrado de su madre, la exdiputada (RN) y figura televisiva Carmen Ibáñez. En 1987 ella sería la compañera de Antonio Vodanovic sobre el escenario viñamarino, sin embargo, a último minuto su lugar lo tomó la periodista Pamela Hodar y Carmen (conocida como “la regalona”) pasó a integrar el jurado.

“Nunca supo la razón. La habían nombrado y luego los jefes cambiaron de opinión. Le ofrecieron sumarse al jurado, ella lo pensó, tenía pena, pero después se entusiasmó y dijo ‘sabes qué más, lo voy a hacer igual’. Mi mamá es bien optimista, igual que yo”.

María Luisa tenía siete años y los recuerdos quedaron grabados en su memoria. Durante los cuatro días que duró el Festival —su familia materna además es de Viña del Mar—, acompañó a su mamá en cada jornada: la observaba probarse todas las noches un nuevo vestuario, maquillarse y luego partían juntas hasta la Quinta Vergara donde, como es tradicional, al ser presentada como parte del jurado, se ponía de pie y saludaba al “monstruo”.

“Recuerdo haberme impresionado con ese tremendo escenario, los artistas, a la gente aplaudiendo cuando salíamos en la van. Son cosas que jamás se olvidan. Por eso me encantaría que mis hijas lo vivan”.

María Luisa reflexiona: “Siento que he ido construyendo poco a poco mi carrera, quemando etapas sin saltarme ninguna, siempre fiel a lo que soy. He ido de menos a más. Me ha ayudado estar en el matinal. Cinco horas y media al aire, cinco veces a la semana, durante estos últimos dos años. Hay que improvisar, a veces debemos estar serios, otras ser divertidos. Te conectas con las emociones, haces entrevistas humanas y notas de contingencia”.

 Revisa la entrevista de portada completa en la edición que estará disponible en kioscos a partir del viernes  9 de noviembre.