Fotos Rodrigo López Porcile  Producción Marcelo Madariaga   Asistente Pablo Cordero  Maquillaje y pelo Mauro Contreras

Después de cuatro meses fuera de pantalla el animador está dispuesto a recuperar terreno y llega por partida triple. Debutó con una nueva temporada de Talento Chileno, busca fecha para El Rey del show y No te olvides de la canción. El díficil momento interno de CHV lo pasa por alto, por primera vez habla de política y se ríe de quienes insinuaron un distanciamiento con Marcela Vacarezza.

El día de la entrevista Rafael Araneda (42) preparaba unas vacaciones sorpresa para sus hijos Martina, Florencia y Vicente, a quienes les hizo creer que pasarían unos días en Iquique, cuando en verdad el destino era ¡Disney! De la noticia los niños se enteraron sólo camino al aeropuerto. Su mujer Marcela Vacarezza fue la cómplice en esta aventura que juntaría a toda la familia luego de que el animador pasara un mes fuera, entre las audiciones a lo largo del país de Talento chileno, grabando en TV Azteca su nuevo programa Password y siguiendo a la selección nacional de fútbol en los partidos en Bolivia y Venezuela. “A mucha gente le extrañó verme ahí, pero la previa de los mundiales las hago desde que estaba en La Red y TVN. Ahora Jaime de Aguirre me lo pidió, ¡y encantado! Este deporte me apasiona y es un puente de conexión con la gente de la calle, que a veces se pierde en los grandes escenarios como el de Viña”.
—Marcela habría dicho que sufría cuando se distanciaban…
—Jamás lo dijo. Eso salió de una nota de Intrusos, pero ella aclaró que estaba todo bien.
—Pensaron en un quiebre entre ustedes.
—No, ni ella ni yo ¡le dimos pelota!, el tema pasó sin pena ni gloria.
—Igual no debe ser fácil para Marcela pasar períodos sola con tres hijos…
—El que más se pierde cosas soy yo. Es muy difícil. La gente piensa que ando feliz en los hoteles, arriba de los aviones. Me ausento del día a día, de los domingos que me encantan, de momentos familiares importantes, desde dormir una siesta con mis niños hasta una buena cena con mi mujer. Hay costos, además del físico.
—¿Cómo suple sus ausencias?
—No se suplen, ¡no estás nomás! Da pena, pero cuando tienes un proyecto de vida trazado, entiendes que son etapas. Marcela en esto ha sido empática, sabia y ha tenido carácter para pararme y motivarme cuando me ve agotado. Quizá si hubiese tenido una pareja más débil e insegura, yo también lo habría sido.

“EN LA DISTANCIA ME HE ENCONTRADO CON FACETAS DE MI MUJER QUE DESCONOCÍA: entereza, capacidad para cubrirme y sin cobrármela después, algo tan propio del ser humano. Me ha dado lecciones de cariño, amor, afecto. Lejos de un distanciamiento, hay una mayor admiración por ella”.
—¿Le gusta que haga farándula?
—Me alegra verla contenta, y ella es feliz trabajando; tiene independencia, espacios y maneja sus lucas. Es tan importante que funciona mejor así, por tanto, yo también. Está muy bien evaluada en el Trece, ya le propusieron otros proyectos. Fue una sorpresa para la gente de CHV que se fuera. Le dijeron que verían su contrato de vuelta de vacaciones, ella quería dejarlo listo altiro, no la escucharon ¡y chao!, se fue, no les dio posibilidad. Es así, la conozco, les advertí que era ese minuto o la perdían. Ahora encontró la fórmula de ir al canal tres veces a la semana para estar con los niños. Le encanta hacer las tareas con ellos, y las niñitas lo asumieron bien, no han bajado las notas. Están más independientes.
—¿Cree que la farándula tocó fondo?
—Está partiendo, esperen nomás que entre al mundo político, recién está en el deportivo, luego vendrán los empresarios… Queda mucho, ¡olvídate! En otras partes ha ido evolucionando y aparecen subgéneros. Por ejemplo, la moda se analiza desde la farándula, de sus protagonistas y no de la confección.
—Que hoy el tema sean los videos hot de Valentina Roth, ¿no le parece mucho?
—Es durísimo, como papá me choca. Esas situaciones muestran lo que pasa en las discotheques, cómo se divierten los jóvenes. Es un reflejo de la realidad. Te cuestionas cuánto deporte hacen nuestros hijos, cuál será su entretención, sus carretes. Ahora hay acceso a todo, no sé si por precio, oferta o despreocupación de los padres… Lejos de dar vuelta la cabeza, hay que mirarlo, algo está pasando y es transversal. ¡De qué manera el alcohol ha penetrado en los jóvenes, en las mujeres es preocupante! Nadie está libre.

HA PENSADO VIVIR FUERA DE CHILE CON LA FAMILIA, pero no es simple. “Somos muchos, además de mi mujer y mis tres hijos, vivo con mi mamá y una hermana; no estoy dispuesto a cambiarle los hábitos a tantos. Estoy feliz hasta ahora. Marcela y los niños están bien, para nadie ha sido una cruz que viaje tanto. El día que lo sea, optaré siempre por los míos”.
—Debe complicarle además irse a México con ellos por la violencia que hay.
—A los mexicanos no les gusta que quienes viven y trabajan allá hablen de lo inseguros que se sienten, quiero ser respetuoso…
—Tendrá una visión del clima que se vive.
—Lo que más han valorado es que cuando se desató la gripe humana, mientras los sellos sacaron a todos los artistas del país, yo no fallé ningún capítulo. Es un país diez veces más grande que Chile, y en el DF hay un grado de inseguridad proporcional a su tamaño. En las fronteras del norte hay otros líos…
—Pero usted se mueve con guardaespaldas. Y cuando van su señora e hijos, ¿toma medidas de protección?
—Son normas de la compañía. Ellos van en las vacaciones de invierno y jamás hemos pasado peligro. Me ha acompañado mi mamá, hermana, sobrinos, amigos. El canal tiene muy bien organizado el tema, nunca me ha pasado algo como tampoco en Santiago. Fíjate que acá han asaltado todas las casas de mi cuadra, menos la mía.
—¿Cómo ve el clima social en Chile con tantos indignados y protestas?
—Las manifestaciones las veía venir antes que los indignados de España. Hay temas no resueltos de años en educación, salud, vivienda, seguridad… Mi papá que murió alegaba por las mismas cosas, por eso empatizo con la desazón y rabia, porque ha habido mucha promesa.
—Da la sensación de que hay que salir a la calle para ser escuchados.
—No queda otra, y qué lata llegar a esos extremos. ¿Cómo las autoridades de los últimos 30 años no tuvieron sensibilidad en esos temas? No soy de los que le adjudica los problemas al presidente de turno.
—¿Hoy le cargan la mano al mandatario?
—Sí, aunque en casos han reconocido que han reaccionado tarde como en Aisén. Hay muchos temas pendientes. No puede ser que no esté garantizado el acceso a la educación superior, que cabros brillantes queden fuera por una mala base o por plata. Vengo del San Ignacio, que tenía tarifa diferenciada, y cuando mi padre no pudo pagar, con mi hermano nos permitieron seguir estudiando y entrar a la universidad. A mis hermanas, en cambio, las monjitas —aunque se enojen— las echaron y se fueron a un liceo. Se las arreglaron y les fue bien por un esfuerzo personal.
—¿Qué lo indigna?
—Esa palabra fomenta un estado que no me gusta, del indignado se pasa al encapuchado, ¡y vamos rompiendo todo! Prefiero hablar de que hay muchas cosas que no van de la mano con los tiempos, con el ingreso per capita; está mal repartido el chancho. Hay que tomar cartas en el asunto, llegar a acuerdos nacionales…
—¿Y ve voluntad política?
—Ninguna. Los grandes bloques ya están en campaña. Los intereses del país se usan para éstas, pero después quedan en segundo plano. Los políticos están concentrados en sus problemas, en juntar votos: ‘que quién va por aquí, por allá, ahora te toca a ti, tú me hiciste este favor, te tengo prometido un cargo…’. Para una sociedad más justa necesitamos personas que no miren a Chile desde el partido político. Hoy están más preocupados de la repartija del poder que de la gente.

DESDE FEBRERO NO ESTABA EN PANTALLA. Pero ahora se viene con todo. Acaba de debutar con una nueva temporada de Talento chileno, está grabando El rey del show (espacio de humor aún sin fecha de salida) y prepara un tercer programa de karaoke No te olvides de la canción, con los cuales CHV pretende superar una baja de audiencia que, de estar en primer lugar el 2011, hoy los tiene en tercera posición.
Para Araneda no hay otro responsable que el reality Mundos Opuestos (MO), “y que el Trece supo administrar muy bien. A CHV lo debieran evaluar a fin de año, ya que la nueva parrilla aparecerá, estratégicamente, el segundo semestre”.
—¿Aumenta la presión salir con un estelar cuando la sintonía no acompaña al canal?
—No, pasa todos los años y en todos los canales. Noticia es que no haya competencia ni fenómenos televisivos, que los nuevos dueños de canales no se arriesguen… MO estuvo muy bien hecho, mezcló lo mejor de los realitys, con la entrada de noticias que generó más romances, rupturas, afectos; y un excelente casting que conectó con la audiencia. Esto cambia el escenario y las expectativas de los equipos. Ahora tenemos que construir y proyectarnos desde otra posición, no del que tiene la pantalla caliente, sino del que quiere calentarla.
—A veces los ejecutivos no lo entienden así, quieren resultados y presionan.
—Es normal, cada uno cumple su rol. El rating no te marca como animador, sino tu permanencia en el tiempo. He estado con programas fenómenos, otros que han sido sacados del aire, pero tengo una misma línea de conducta. Navego con un rumbo claro, más allá de las turbulencias. Eso se llama experiencia, años de circo, por eso con mis equipos estamos tranquilos, conversamos, nos reímos, esto no tiene nada de dramático.
—Perdón, pero se sabe que en CHV hubo quiebre de equipos, productores se fueron, acaba de renunciar el gerente general Mario Conca. Se dice que los problemas comenzaron en el Festival de Viña, y que eso trajo coletazos.
—Sí, la industria cambió en la búsqueda de talentos a nivel ejecutivo, técnico, animadores… Y se vendrán más cambios, más movimientos, hay nuevas plataformas, lo que insisto: debe ser más parte de la costumbre que de la sorpresa. No me asombra que los que hacen un excelente trabajo reciban ofertas.
—¿Niega entonces problemas de coordinación y producción en Viña?
—Los análisis y observaciones las hago con las personas, lugar y en el tiempo que corresponde, lo que habla de un rigor profesional, ¡perdona que te deje fuera! (ríe). Trabajo con personas, y no por un momento determinado voy a perturbar una relación laboral.

“DURANTE EL FESTIVAL, VARIOS SE TOMARON MUY EN SERIO EL ROL DE CRÍTICOS y crearon una sensación de negatividad que no había. Buscaban el problema, y no sólo por una supuesta mala relación con Eva (Gómez), sino por todo, hasta por un micrófono que cortó el mismo Salvatore Adamo, en vez de centrarse en que trajimos a Luis Miguel después de 18 años”.
—A usted también lo criticaron por gritar más de la cuenta, ¿le afectó?
—No, la crítica debe existir, y tengo la capacidad de ver de dónde viene y qué sentido tiene. Con 15 años en TV, aprendes a leer los mensajes entre líneas.
—La gente lo identifica más con el Festival que como ‘rostro’ de CHV, a diferencia de cuando estaba en TVN.
—Es una visión, no tengo un análisis al respecto, por lo que no puedo negar ni afirmar esa idea. En TVN estuve casi 14 años, había costumbre de verme ahí.
—¿No será que tanto ir y venir a México lo alejó de la gente?
—No lo siento así, ¡para nada! Siempre han existido visiones sin mayores razonamientos que obedecen a olfatos de los que no me hago cargo. Que esté en la industria hispanoparlante más importante a muchos los enorgullece; la gente apoya mi expedición en México, se identifica con mi éxito, casi como yo descubrí a este cabro y mira lo bien que le va afuera; eso vale mucho más que el día a día…
—¿Arma equipos en CHV, presenta proyectos?
—Estoy trabajando con tres equipos para tres programas, lo que antes habría sido un drama. En Chile nos acostumbramos a trabajar con la misma gente, allá es distinto. En un día me cambiaron una unidad de producción completa: camarógrafos, técnicos, iluminadores, sonidistas, ¡y no pasó nada! Aprendí a delegar y a entender que esta industria es enorme, que hay tele más allá de nuestras fronteras, con aire y espacio para todos. También que es un medio evolutivo, lo que aprendiste hoy no necesariamente sirve mañana. Así es que los que se van de tesis con la TV, ¡están fritos!

—EL REY DEL SHOW AÚN NO PARTE Y YA HAY POLÉMICAS. Pancho del sur contó que el concurso estaría arreglado.
—Mauricio Medina (jurado del programa y acusado de beneficiar al grupo Fusión Humor) lo aclaró en el casting ante las cámaras. Dijo que trabajó con ellos, después pelearon, ahora le tocó evaluarlos y ojalá les fuera bien. Por qué Pancho del sur hizo esas declararciones, no tengo idea, hay que preguntarle a él.
—¿Qué más le ha enseñado trabajar fuera?
—Lo más importante: salir de la comodidad. Pude haberme quedado aquí haciendo TV, un programa cada tanto, y te vas achanchando, juntando grasa, pero asumí un riesgo.
—También hay un beneficio económico detrás.
—Llegar el 2008 a México sin que nadie te conozca, no te explico el nivel de adrenalina y ansiedad. Me la jugué, podía irme mal, pero terminé en el estelar más importante de TV Azteca (La Academia) que ya cumplió diez años, en un medio donde no hay animadores extranjeros, ¡no era menor! He trabajado con grandes directores españoles, gente de la industria brasileña, mexicana que al final te nutren, enseñan, dirigen y modelan.
—¿Hacia dónde quiere apuntar?
—No lo tengo tan claro. Nunca soñé con estar donde estoy, antes del siguiente paso, ¡déjame disfrutarlo! Ahora voy con un formato nuevo de concursos (Password) que no había hecho, que va todos los sábados a las 10 de la noche. Permíteme ver qué pasa.
—Cuesta pensar que no haga proyecciones…
—Tengo mis tiempos, trato de ser respetuoso conmigo…
—¿Hasta cuándo se proyecta en TV?
—No tengo fecha, dejo que los procesos tomen su tiempo, maduren… A veces la vida te lleva para otras partes, te enfermaste, te hicieron una oferta increíble o te aburriste, ¡y no le achuntaste a ninguna de tus proyecciones! Solo sé que de viejo pretendo estar en la casa maravillosa que con Marcela nos construimos en Cachagua. Es mi rincón, quiero estar más tiempo en ese lugar al que le pusimos tanto tiempo y dedicación.
—¿Influyó en su visión la muerte de Felipe Camiroaga?
—A quién no le movió el piso… Fue muy violento, no sólo por Felipe, había papás de amigos de nuestros hijos, mucha gente que conocía. Fue fuerte también por mis niños, no entienden que un avión no tenga capacidad de combustible para volver. Ellos pensaban que yo podría haberme subido. Las noticias estaban todo el día, lo que generó en ellos inquietud de preguntar: papá para dónde vas. Esas despedidas fueron más jodidas, angustiantes, los vería afectados. Y no sólo por Felipe, su hermano Francisco le decoró sus piezas en la playa, estaban los papás de sus amigas…
—Siempre se habló de una cierta rivalidad suya con Camiroaga, ¿era tan así?
—Es parte de las mezquindades de la TV que después de lo que pasó, no viene al caso ni siquiera analizar.

Vea video de Backstage en www.caras.cl

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl