La semana recién pasada hablamos acerca de fuentes de financiamiento para emprendimientos y mencionamos al final de la columna este repetido concepto de los VCs o Venture Capital. Muchos me han preguntado al respecto y es que esta etapa del ciclo de financiamiento no se encuentra bien cubierta en Chile.

Corfo ha hecho lo propio, pero aún se encuentra en proceso de creación esta industria, con pocos fondos funcionando y algunos muy poco activos.

Me parece importante partir contextualizando a aquellos que saben menos del tema. Los Fondos de Capital de Riesgo o Venture Capital (VC) son inversionistas profesionales que proveen de capital a emprendimientos o Startups con alto potencial y que se encuentren en etapa de crecimiento.

Los VCs en Estados Unidos invierten en promedio entre 7 y 12 millones de dólares por proyecto en etapas tempranas, pero estos números se empiezan a disparar cuando las empresas alcanzan niveles avanzados de desarrollo. El record lo tiene Uber que este año recibió 3.500 millones de dólares de un fondo de Arabia Saudita a cambio de una participación del 5%.

Operaciones de este tamaño aún no se ven en América Latina, pero sí es un hecho que cada día son más los VC de nivel mundial que están viendo con interés el mercado latinoamericano. Y es que la clasificación de riesgo de los países de la región han aumentado y la penetración de Internet crece a pasos agigantados.

Es un hecho que existe un mercado atractivo con una población de más de 600 millones de habitantes, pero altamente concentrada en Brasil y México, países que representan el 53% del total. Despegar.com, Easy Taxi, ComparaOnline o Restorando aparecen entre los emprendimientos de la región que han recibido inversión de fondos de capital de riesgo de renombre, pero todos tenían un largo recorrido antes de lograr ese objetivo.

La semana recién pasada se realizó un foro internacional llamado “Early Stage Investment Forum” que contó con la participación de destacados inversionistas de Europa y Estado Unidos. En general los expositores coincidieron en que un VC busca invertir en una empresa con alto potencial, pero que ya tenga un modelo de negocios probado.

Es fundamental contar con tracción, cifras que demuestren que el modelo funciona y requiere de aceleración. Tanto o más importante que el modelo de negocios, es el equipo emprendedor. Debe estar integrado por personas altamente competentes, obsesionadas con resolver el problema del cliente (no de su solución), creando o disrumpiendo un gran mercado y capaces de atraer talentos. Esto último se vuelve especialmente complejo, considerando que un emprendimiento no cuenta con los recursos económicos de las grandes empresas y deben compensar eso con desafíos, inspiración y potencial de crecimiento dentro de la compañía.

En general, mi recomendación es no levantar capital a menos que sea necesario para la subsistencia o el modelo de negocios esté probado y requiera de aceleración. Los emprendedores deben tener claro que el levantar capital no es un fin, sino un medio para lograr otros objetivos. Una empresa no vale más por haber levantado capital, una empresa vale más por sus ventas. El foco debe estar primero puesto en vender, en desarrollar productos de calidad y crear equipos de alto desempeño.

Por otro lado, si la decisión es levantar capital, uno de los fundadores debe abstraerse en un 100% de la operación diaria y enfocar todos sus esfuerzo en esa tarea. Entre 2 y 3 meses debe tomar la tarea, porque hay que preparar toda la información que se va a compartir con los potenciales inversionistas, hacer una lista extensa y tomar contacto con cada uno. De todos los que respondan, sólo algunos querrán reunirse y de estos un par terminarán invirtiendo. Hay que penser esto como un embudo de ventas, porque efectivamente lo que estas haciendo es vender acciones de tu empresa.

Para terminar, los que quieran una lista de VCs interesados en invertir en Latinoamérica, les recomiendo visitar la página de la Asociación Latinoamericana de Venture Capital

Comentarios

comentarios