Esta semana se llevó a cabo en Las Vegas una de las ferias tecnológicas más importantes del año, CES 2017. Como ya es tradición, la principales empresas del mundo aprovechan este evento para presentar sus más recientes innovaciones que van desde automóviles autónomos hasta robots asistentes personales, pasando por parlantes para el cuello, refrigeradores de última generación e incluso pornografía en realidad virtual.

En este universo de novedades tecnológicas, uno de los grandes protagonistas es la bullante industria de Drones. Y es que este tipo de dispositivo hace muchos años es utilizado para fines militares. Hoy es más que solo un juguete caro que te permite sacar fotografías y grabar videos desde las alturas. Los beneficios que hoy ya ofrece esta tecnología son múltiples, en los ámbitos más variados y esto es sólo el principio. Las posibilidades son infinitas y bien lo saben emprendedores alrededor de todo el mundo que están proponiendo día a día nuevas aplicaciones. Aquí pasaremos a revisar algunos ejemplos interesantes:

1. Lily. Este drone es probablemente uno de mis favoritos. Está pensado para acompañar a su dueño filmando desde los aires y siguiéndolo en sus pasos. Una de las grandes ventajas es lo simple que es utilizarlo. Sólo debes activar el Tracking Device y luego lanzar al aire Lily para que empiece a funcionar.

2. Ambulance Drone. Desarrollado por estudiantes universitarios, el Dron Ambulancia tiene por objetivo salvar vidas prestando ayudando en casos de emergencia. Este Dron es capaz de viajar a más de 100 Km/hr, ofreciendo un sistema de respuesta ultra rápida y mejorando la probabilidad de supervivencia de manera significativa.

3. Amazon Prime Air. Uno de los casos más conocidos es sistema de despacho de Amazon utilizando drones. Bueno, eso era un proyecto hasta el mes pasado cuando se hizo el primer despacho a domicilio en 30 minutos utilizando esta innovadora tecnología. Realmente sorprendente.

Pero como es común, toda innovación conlleva riesgos y amenazas. Los drones llegaron para quedarse, por lo que la normativa en este ámbito es clave. En primer lugar esta lo relativo a la regulación aeronáutica, ámbito en el cual nuestro país lleva la delantera dentro de la región. La Dirección General de Aeronaútica Civil exige a los operadores de drones una certificación. Además cada dispositivo debe contar con un paracaídas en caso de accidentes.

El otro ámbito de preocupación tiene que ver con la privacidad de las personas. Hoy el reconocimiento facial es una realidad y si se combina con el uso inescrupuloso de drone puede derivar en un atentado a la intimidad de las personas. Superflux, los creadores del proyecto Drone Aviary lo presentan muy claro en su video.

Comentarios

comentarios