En columnas anteriores he compartido mi apreciación de algunas tecnologías revolucionarias que prometen revolucionar el mundo en lo próximos años. Hablamos en su momento de los automóviles auto manejados que ya está probando Uber en Pittsburg. También hablamos del blockchain y cómo esta tecnología está dando que hablar en múltiples aplicaciones desde las monedas digitales hasta el ejercicio de la democracia. Otro tema que abordamos fue respecto a Inteligencia Artificial y cómo Google Deep Mind estaba marcando la pauta al respecto.

Hoy mi intención es contarles acerca de otra sorprendente tendencia en tecnología llamada Internet de las cosas (Internet of Things o IoT).

Este concepto se abarca todo lo relacionado a la conexión de objetos con internet. Si bien la definición puede ser simple, abre un universo de posibilidades y usos para esto. Son muchos los emprendedores a lo largo de todo el mundo que están desarrollando nuevas aplicaciones relacionadas al IoT. Es que este concepto abre un mundo de posibilidades.

Para ejemplificar pensemos en una máquina expendedora de bebidas y snacks. Si esa máquina se encuentra conectada a internet, puede informar en línea el stock de cada producto. Además puede informar en caso de cualquier anomalía técnica y solicitar automáticamente la reparación. En caso que la máquina sea desenchufada, naturalmente perderá su conexión a internet, lo que puede generar otra alerta. Por último, si este equipo recibiera pagos en Bitcoins, ya ni siquiera sería necesario ir a retirar el dinero acumulado y la máquina sería 100% autónoma.

El internet de las cosas sigue avanzando en los artefactos del hogar y hoy ya funciona en chapas de puertas, llaveros, cafeteras, parlantes, lámparas, hornos, etc.

Con el internet de las cosas, para el año 2020, se espera que 30.000 millones de dispositivos se encuentren conectados a internet. Una de las áreas de mayor foco el último tiempo, son los nanosensores capaces de circular por el cuerpo humano o venir incrustados en materiales de construcción.

Una vez conectados, esta internet de las nanocosas puede tener un impacto enorme en el futuro de la medicina, la arquitectura, la agricultura y del desarrollo de fármacos.
Cuando todo esto funcione, el IoNT nos proveerá de información mucho más detallada y actualizada de nuestros cuerpos, pudiendo prever y tratar de manera efectiva muchas enfermedades.

 

Comentarios

comentarios