Ya hace mucho qué escuche acerca del concepto “inteligencia artificial”. Suena a algo muy sofisticado y futurista, pero la verdad es que solo lo primero es cierto. Hoy existen muchas empresas que ofrecen o utilizan soluciones basadas en inteligencia artificial. Por ejemplo, cuando un usuario sube una foto a Facebook, la imagen pasa por un proceso de reconocimiento de caras y luego te propone etiquetas a tus amigos. En este caso, Facebook desarrolló una app que basada en aprendizaje automático (una rama de la inteligencia artificial), es capaz de aprender a reconocer rostros de personas.

La inteligencia artificial está llamando la atención en los principales polos tecnológicos del planeta. Solo el primer trimestre de este año hubo rondas de capital de más de 140 proyectos distintos. De hecho, el fondo de capital de riesgo más activo en este periodo fue Khosla Ventures, fondo creado por uno de los fundadores de Sun Microsystems, Vinod Khosla.

Los ámbitos en los cuales hoy se trabaja en el desarrollo de soluciones basadas en inteligencia artificial son muy amplios. Por ejemplo, en medicina existen emprendimientos trabajando en aspectos tan diversos como descubrimientos de fármacos, salud mental, imágenes médicas y sus diagnósticos, administración de salas de urgencias o investigación de la salud, por nombrar algunas.

inteligencia-artificialinterior

Otro que genera mucho ruido en el mundo de la inteligencia artificial es DeepMind, empresa adquirida por Google en2014. A principios de año sorprendieron cuando DeepMind se convirtió en el primer computador capaz de vencer a Lee Sedol, el mejor jugador de Go del planeta. Este juego de tablero de origen chino es muy simple en sus reglas, pero se estima que tiene mayor número de posibles posiciones que átomos en el universo. Por lo mismo, la tecnología que se utilizó contempla redes neuronales profundas entrenadas mediante aprendizaje supervisado.

Esta semana volvieron a sorprender al mundo, informando que DeepMind ya era capaz de hablar como un ser humano, sustantivamente mejor que cualquier otro Text-To-Speech (TTS) desarrollado anteriormente. Personalmente lo que más llamó mi atención, es que en base al aprendizaje, recrea también sonidos de respiración e incluso de movimientos de boca al hablar.

Si bien los avances actuales asombran y pueden generar mejoras sustantivas en los más diversos ámbitos de nuestra sociedad, una de las preocupaciones planteadas desde el inicio, tiene relación con alcanzar en algún momento el nivel de singularidad tecnológica.

Hipotéticamente, la singularidad tecnológica implica que un sistema computacional sea capaz de auto-mejorarse recursivamente o simplemente crear otro mejor que él mismo. Si eso sucediera, cada generación de sistemas sería más inteligente que el anterior y evolucionarían cada vez más rápido, logrando una poderosa superinteligencia, que superaría a toda la inteligencia humana conocida.

Comentarios

comentarios