El ejemplo de la foto basta para resumir la importancia de las redes sociales en el último mundial. Imágenes, tweets apasionadas o llenos de frustración, videos en Instagram y en Vine. No es necesario ser futbolero para emocionarse con un partido y vibrar minuto a minuto desde el teléfono, y con todos los “amigos” en Facebook y Twitter.

No se trata de una percepción, los dueños del ‘pajarito azul’ y del ‘libro de caras’ lo sabían: la avalancha de clicks por segundos, sumado a los infinitos likes y miles de RT se tomarían sus plataformas. Pero además de palabras, estaría a disposición la nueva generación de cámaras que incluyen nuestros smartphones, contexto que potenció la idea de perfeccionar todas las redes para lucir el encanto de las fotos. Algo completamente necesario, si consideramos que sólo durante los octavos de final, el tráfico alcanzó 8.000 imágenes por segundo.

Y los datos siguen sorprendiendo, porque de acuerdo al Sindicato Nacional de Empresas de Telefonía (Argentina), el promedio de las imágenes tomadas en los primeros 20 días fue de 0,55 megabytes. Y esto sigue y suma. Porque los partidos terminaron pero la euforia continúa.

Convengamos que la presencia de las redes sociales en este tipo de hitos, que se aplica tanto a nivel mundial como nacional, es el emblema de estos primeros años del siglo XXI. Probablemente pasen un par de lustros más para determinar lo que ha sido esta revolución en su totalidad, pero me atrevo a decir que, entre toda esta tormenta de información, es Twitter el gran ganador de la última copa del mundo.

Hace unas semanas la agencia 3AWorldWide publicó un análisis de los hashtags más populares de esta gran celebración futbolera. Entre los resultados más atractivos, se logró identificar que más de 300 jugadores pertenecientes a los 32 países del torneo tienen una cuenta activa en Twitter. Y el partido de inauguración tuvo 12.2 millones de tweets

Pero ni todos esos datos vaticinaron lo que se registró durante el partido en el que Brasil quedó fuera de su Mundial: la goleada de 7 a 1 se coronó como el evento más comentado en la historia de las redes sociales, de acuerdo al Departamento Digital de la Fifa. La cifra cerró en 35.6 millones de tweets, superando al récord anterior de 24.9 millones durante el enfrentamiento de los Seahawks de Seattle y los Broncos de Denver en el Super Bowl. 

Desde la trinchera nacional, nosotros también logramos números interesantes. El segundo gol de Chile a España, tuvo el récord de 246 mil tweets por segundo (el promedio es de 100 mil). ¿Capacidad de asombro? Siempre se tiene que guardar para los súper poderes de Twitter.