Hace años que vivimos el fenómeno de la radio. Ese aparato cuadrado que nos acompañó y nos permitió escuchar teleseries, poesías y la música preferida por tanto tiempo.

Pasamos por un periodo de oro en Chile. Era un lugar privilegiado para la opinión, y el medio de comunicación que mejor informaba. Desde hace muchos años la radio ha sido un buen negocio para la publicidad, y aunque nunca se ha podido medir efectivamente, se ha mantenido siempre como el medio más confiable de todos.

Desde el auto seguimos escuchando la FM, claro, pero no tanto como antes, y eso tiene que ver con la segmentación creciente de las audiencias. ‘Culpa’, en gran parte, de internet. Nace ahí una alternativa que viene a revolucionar el medio con libertad editorial infinita y medición exacta: la radio online.

La manera de relacionarse con los contenidos cambió radicalmente. Todo corre online. Todo se ha reformulado con el desarrollo de la tecnología y así las radios convencionales dan cabida a nuevas opciones que llegan a través de un sitio web o aplicación del celular.

La revolución de las redes sociales en el mundo y en especial en nuestro país continúa, y las compañías de celulares ya han abierto un mercado y nichos bien importantes en la conexión a internet. Del 3G pasamos al 4G (funciona más rápido el celular) por lo que la música, la discusión y el contenido de una emisora online llega más fácil a la gente. Algo que nunca pudimos creer ni imaginar, hoy viaja a la velocidad de la luz. Los programas tienen un contenido original y radioescuchas que son fieles seguidores conectados con sólo un click.

En el mundo hay un sinfín de radios y emisoras de este tipo, y el mercado chileno ha logrado productos online que llevan más de dos años. Partieron silenciosamente apuntando a nichos de gente y público objetivo, y lograron que las marcas pusieran sus ojos en ellos. Hoy, incluso, hasta diferentes personalidades han dejado el mercado de la radio FM para pasar a trabajar desde la libertad que ofrece el mundo digital.

Tenemos radio para un amplio abanico de públicos. Es posible segmentar contenidos o programas, actualidad o sólo informarse de noticias o lo que está en las redes sociales con un conductor que pone su punto de vista frente a la información. Son medios que ofrecen contenidos frescos, sin barreras territoriales y con fácil acceso para ir creando comunidades. Como dije, un fenómeno.