Parece mentira, pero las prestigiosas charlas TED ya cumplieron 30 años inspirando al mundo con sus conferencias. Fue en 1984 cuando el arquitecto y diseñador norteamericano Richard Saul Wurman puso en marcha este centro de intercambio de conocimiento libre para los pensadores de todo el planeta. 

Entonces, sólo se necesitaban tres cosas: ser un líder nato, tener una idea que contagie y todos los medios tecnológicos disponibles para hacer que cada discurso llegue al último rincón del globo.

Lo demás es historia. Más de 350 millones de visualizaciones en sus siete canales de YouTube, 1.700 videos compartidos en TED.com, 1,9 millón de visitas al día y cerca de 11.000 voluntarios que traducen las conversaciones a 104 idiomas.

Para conmemorar las tres décadas, durante cinco días 700 líderes de todo el mundo se dieron cita en Canadá. Y cerca del diez por ciento subió al escenario para descifrar los acontecimientos más importantes de las últimas décadas y “aplicar ese conocimiento para entender lo que se avecina”. Uno de ellos fue Nicholas Negroponte, el cerebro tras el Laboratorio de Medios del MIT. Adelantó que en el futuro vamos a ingerir la información; nos tragaremos una píldora para saber inglés y, con otra, conoceremos a Shakespeare. “La información pasará por el torrente sanguíneo y se sabrá cuando llegue en el cerebro, que la almacenará en los lugares adecuados”. Para él, algo así es también TED: una dosis de conocimiento condensado en cápsulas de 18 minutos. Así lo han demostrado a su vez algunas de las charlas más vistas en el mundo, como la de Sir Ken Robinson, quien hasta hoy está en el primer lugar con su exposición sobre cómo el colegio mata la creatividad (2006) y 23,5 millones de visitas; o la de  Jill Bolte Taylor‘s (2008), quien explicó las diferencias entre los hemisferios del cerebro humano y lleva 14,3 millones de visitas;  o la exposición de Simon Sinek, con la presentación de un modelo simple pero poderoso de liderazgo que a estas alturas ya va en los 14, 2 millones de clicks. 

Los chilenos comenzaron a mostrar interés en las Ted Talks a mediados del 2011 alcanzando su punto máximo a fines de abril de 2014. Por zona geográfica, la Región Metropolitana es la que concentra la mayor cantidad de búsquedas. Pero hasta el momento sólo dos de nuestras figuras han llegado a exponer en esta famosa sala de conferencias: la escritora Isabel Allende y la primatóloga Isabel Behnke. Es de esperar que de aquí a los 40 años sean más los líderes locales que inspiren al mundo.