El smartphone es de seguro la promesa del tercer ojo. Correos, pendientes, relaciones viejas, relaciones nuevas, diversión, presupuesto, videos de mal gusto, reuniones improvisadas con familiares… y todos los etcéteras que quiera agregar, porque espero que todos estemos al tanto de que los smartphone son, exactamente, lo que el usuario necesita.

Una vez hecha esta introducción, les propongo explorar una de las dimensiones más atractivas y aún en proceso de exploración: la edición fotográfica desde móviles (smartphones y tabletas).

Sólo en enero de 2013 se anunció que había 800.000 aplicaciones en Google Play, en App Store 759.000, 150.000 mil en Windows Phone y 120.000 en la tienda de Blackberry. El menú es sumamente variado, pero no es necesario conocerlas todas. El secreto es saber qué quiere, y encontrar la más adecuada.

Over es una aplicación de App Store completamente sencilla. Cuesta USD 1,99 dólar, se descarga, luego se escoge una imagen y listo. Sólo debe agregar una frase para ‘inmortalizar’ el momento. Se puede agregar una fecha, el nombre del lugar o cualquier palabra que considere prudente. Se puede escribir en colores diferentes y tipografías especiales. Pero ojo, el objetivo de Over es ser un complemento a su pequeña obra de arte y no un protagonista. Tuvo su última actualización en abril de este año, no pesa demasiado, es compatible para los usuarios con iPhone 3G, 3GS, 4, 4S y 5 y tiene una versión gratuita, que de momento no supera del todo en estética a la pagada, al menos en herramientas.

La originalidad requiere de paciencia y a esto apuesta Hipstamatic. Esta app sirve para darle ‘onda’ a la foto que tomaron con su equipo. Sin importar que la cámara sea o no poderosa, aplicar un filtro antes de publicarla ya lo hace atractiva. Esta app apuesta a lo vintage, a los clásicos colores tierras como plato fuerte en diseño y con opciones virtuales de cambiar los lentes para obtener ediciones mucho más personalizadas. También cuesta USD 1,99.

La mayoría de las apps trabajan sobre una imagen ya capturada, PowerCam ofrece ese momento de edición durante la toma de la foto. Su valor no supera el dólar, y su último upgrade fue a mediados de marzo pasado. Lo interesante es que al igual que la competencia y otros editores, no pesa demasiado, por lo mismo si su equipo es un iPhone de 16GB no se asuste, porque la edición para iOS sólo pesa 31.2 MB.

Adobe Photoshop Touch es, para algunos, la opción portátil más eficiente y profesional a la hora de retocar una foto. Está disponible tanto para los usuarios de Android, como los de la manzanita mordida. Pero ojo, porque no es para todos los equipos. Como es un editor ‘casi’ profesional en el caso de iOS el equipo debe ser desde iPhone 5, 4S, iPad 2 y iPad mini; en Android se necesita una actualización 3.1, y de preferencia un dispositivo con cámara. ¿Qué hace? Es en su máxima extensión el hermano menor de Photoshop para el computador de cabecera, es decir, un editor top de línea con buena aprobación tanto por los heavy user, como de aquellos que buscan aprender y editar sus imágenes sin necesariamente crear una obra de arte vendible. Su valor no supera los 5 dólares, mientras que para Android está a 9,99.

En síntesis: el abanico de posibilidades para transformar sus recuerdos en imágenes más originales es cuestión de tiempo, un par de dólares y paciencia. Recomiendo que se atrevan a jugar, porque no necesita un curso para aprender, sólo un tiempo libre, dedicación y curiosidad.