El tiempo avanza, y con él, las ciudades continúan creciendo, la población sigue aumentando y cada día más materias primas y recursos naturales son necesarios para la sobrevivencia del ser humano. Sin duda, uno de los problemas más importantes que va a afectar al planeta en un futuro no tan lejano, es la escasez de alimentos. Si para el 2011 éramos cerca de 7 mil millones de personas en todo el mundo, se estima que en unos 40 años más, superemos la barrera de los 9.500 millones, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Es un hecho, la comida será un problema. Sin embargo, y para beneficio de todos nosotros, la semana pasada un grupo de científicos holandeses logró crear la primera hamburguesa 100% sintética. Utilizando algunas células madre de vaca, y con un trabajo de investigación de más de 5 años con un costo cercano a los 250 mil euros, fue posible la creación de la primera ‘carne de laboratorio’.

Según los dos especialistas gastronómicos que degustaron esta maravilla tech, la hamburguesa ‘casi tenía sabor a carne’. Los expertos aseguraron que todavía hay que mejorar algunas cosas –como el sabor– antes de que este procedimiento se masifique en la industria de los alimentos.

Wp-chocolate-450

Otra de las invenciones más revolucionarias del último tiempo, si de comida se trata, es la impresora 3D. Desde chocolate hasta vestidos –como el que uso la actriz Dita Von Teese en marzo de este año– han pasado por esta máquina que aún está en etapa de experimentación. Pero, ¿qué pasaría si pudiéramos obtener nuestra comida favorita con un sólo click desde nuestro computador? Hasta el momento, bombones y algunos pasteles elaborados con esta tecnología se han logrado con bastante éxito.

A pesar de que el mundo de la repostería a sacado provecho a esta técnica, aún es necesario perfeccionar este mecanismo y disminuir los costos de implementación. Lamentablemente, todavía tendremos que esperar para tener una de estas impresoras en casa.

Quién sabe si en el 2050 serán necesarias sólo algunas pastillas saborizadas para alimentarnos o quizás, inventen un compuesto en polvo que se transforme en unas ricas papas fritas y tengamos que despedirnos definitivamente de la cocina. Al menos, todo indica que de hambre no nos moriremos.

> Revisa el video de la impresora 3D

Comentarios

comentarios